viernes, febrero 04, 2011

Cuán alto croan las ranas

Mi construcción mental de la estética eclesiástica ideal es para mí un paraiso gótico. Lo sé, lo sé, es una idea muy subjetiva, eso no es la Iglesia, y no lo será, ni lo ha sido. Y aun así no quito ni una palabra de lo dicho antes.

Si a alguien no le gusta lo que he dicho, puedes saltarse ese texto e irse cuatro líneas más abajo, más o menos por esta línea. Pero me temo que ya es demasiado tarde.

Como decía antes de la interrupción, deambulaba yo hoy por mi jardín gótico en medio del Mar Barroco que es Roma, Mare Barrochum, y me regocijaba (una vez más) en la idea de que en estos pequeños paraisos estéticos todo es perfecto. Las potencias del alma deambulan por un espacio en el que la Teología se hace Belleza, en el que todo está ordenado.


En estos paraisos neogóticos postvictorianos (véase Pugin) todo está en su lugar: los Santos Padres, la moral, los ritos litúrgicos ancestrales, los niños que corretean hacia el pórtico de la iglesia acompañados de sus felices padres que llevan en brazo su último retoño que no será el último, el perro que mueve la cola y juega alrededor de las piernas de la señora Woolworth que hace unos pasteles de frambuesas negras deliciosos.

Entonces, en medio de este ambiente sacado de La Casa de la Pradera en versión High Church, llegan los gritos de un grupo de teólogos germanos que protestan como los manifestantes de Egipto. Sólo que estos no protestan contra el faraón, ni contra los impuestos de José, estos protestan contra las pirámides. Yo meneo la cabeza, cierro las ventanas de mi rectoría, había asomado mi calva cabeza, y les pregunto a Chesterton y Tolkien: ¿algún comentario?

Y Chesterton, que francamente debería perder algunos kilos, dice comiéndose la enésima pasta de té: los que hablan contra el celibato no saben lo que hacen, porque no saben lo que deshacen.

Lo malo de Chesterton es que a lo tonto a lo tonto se me acaba todo el chocolate y me deja la mitad de las pastas. Al menos Masiá comía poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada