miércoles, febrero 09, 2011

El mundo es muy grande, el viaje puede ser largo, todo sea por la Teología

Muchos teólogos disidentes insisten en que la Iglesia ha equivocado el camino y que hay que volver a Jesús. Pero nunca se concreta qué significa ese volver a Jesús, fuera de unos cuantos lugares comunes: el cuento ese de las riquezas, el rollo del poder acumulado, la mandanga de la inquisitorial Roma, y leyendas populares similares. Para ellos todo se resume en que la mala Iglesia es la de los suelos de mármol y las casullas con brocados, y que la buena Iglesia es la de la libertad.

Pero fuera de eso, nunca se concreta en nada qué es esa Iglesia del Evangelio con la que tanto dan la murga. Debemos dejar claro a los teólogos descontentos que la Iglesia del Evangelio es la Iglesia Católica. Esa Iglesia no es un ideal imposible de alcanzar, sino una realidad viva desde la Victoria de Cristo. Por eso me gusta una Iglesia Triunfal, porque Cristo ha resucitado. Mi vida es la celebración de un banquete, de una alegría, es la participación en la manifestación de la Gloria de Dios sobre la tierra.

Se imaginan que si Cristo entrase en el Vaticano, echaría con un látigo de cuerdas a cardenales y oficiantes. Cuando, en realidad, Cristo está en medio de ese gran acto litúrgico. Está en medio, en pleno presbiterio, corporalmente, y habla a través de los pastores legítimos.
La fidelidad es la norma en la Casa de Dios. Pero en los medios de comunicación siempre aparece la triste figura del teólogo católico protestando, también llamado teólogo católico permanentemente protestante.

Por eso aconsejo a todo teólogo descontento, disconforme, amargado, con la ilusión por los suelos, que se tome unas vacaciones, que se vaya a la playa, que descubra los placeres de la buena mesa, que practique el yoga y se relaje. Yo si fuera el superior de algunos, les pagaría un viaje alrededor del planeta con tal de alejarlos de sus cátedras en seminarios y facultades. Y consideraría que estoy haciendo no un gasto, sino el mejor negocio del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario