jueves, marzo 24, 2011

Mi mayor respeto hacia ustedes, señorías

La foto la he puesto para mostrar con una imagen lo que pienso de los políticos. Al final he tenido que poner ésta con monos, porque no he encontrado una con cocodrilos.

Os contaré más cosas sobre Australia, pero es que hoy he tenido un sueño que os lo quiero participar. Ha sido muy cortito y justo antes de despertarme. No sé por qué, pero a veces uno tiene la sensación de que el sueño ha sido justo antes de abrir los ojos.

Soñaba que entraba en el Cielo. El sueño entero era ese momento, nada antes, nada después. El sueño se concentraba en los instantes precisos del acto de dejar este mundo. Ha sido un sueño extraordinariamente cinematográfico, con una secuencia en la que miraba hacia atrás, hacia un hipotético espectador o quizá hacia lo que dejaba aquí en la tierra. Y ante la felicidad que me embargaba, ante los coros que se escuchaban, entendía yo que todo había valido la pena. ¡Que todos los esfuerzos habían valido la pena!

Curiosamente no recuerdo que había delante de mí, es decir, no recuerdo lo que se abría ante mis ojos. En el sueño lo he visto durante un momento de felicidad suprema, entonces ha sido cuando me he vuelto como para decir al que me miraba (yo mismo quizá) que todos los sacrificios y trabajos no eran nada en comparación ante lo que estaba ante mí.

Ha sido un sueño impresionante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario