miércoles, marzo 02, 2011

Os invito a todos a tomar el té conmigo. O mejor dicho, os invitaría si pudiera.

Desde hace dos días no deja de llover en Roma. Aquí las lluvias tienen esa particularidad, cuando empiezan no paran. Pueden ser dos días de lluvia, cuatro, una semana, dos semanas.

Con la pasta me ha pasado como a los israelitas con las codornices. Los italianos sufren una adicción por la pasta, que me resulta difícil de comprender. Con lo amplio que es el mundo de la gastronomía de los primeros platos. Pues a ellos dales pasta y ya está.

En mi pasillo el tráfico de residentes se ha incrementado notablemente desde que pusieron una segunda lavadora en el cuartito que tengo enfrente. Sobre todo se ha incrementado el tráfico de los que a horas muy tempranas ponen la lavadora hablando en voz alta, sin pensar en los pobres que aprovechamos esos deliciosos momentos finales de nuestro sueño.

Hace tiempo que tengo ganas de ver una buena buena película nueva, algo que no haya visto. Pero nada. Me haría ilusión ver algo tipo Un hombre para la eternidad o Shakespeare in love o La Misión. Pero no hay nada así entre los DVDs que me dejan. Seguro que esas joyas existen, pero no logro acceder a ellas. A ver si en verano en Alcalá.

Eso sí, estoy leyendo a Navokov que sí que es un escritor mayúsculo, arte en estado puro. Aunque reconozco que es más fácil darle al PLAY. Hago propósito de leer a Alberto Manguel este año, uno de mis autores favoritos. Incluso en mi próximo viaje, creo que me llevaré La Regenta.

Bueno, hago propósito de mañana elegir las frases ganadoras. Hasta ahora hay 250 posibilidades. De las diez finalistas, habrá que elegir una. Es un bonito ejercicio mental. Me gustaría teneros a todos junto a mí, y elegir la frase mientras nos tomamos un té con pastitas blandas cubiertas de chocolate y rellenas de mermelada de frambuesa. Os lo digo en serio, qué buenos momentos pasaríamos en la labor de elegir una, declamándolas, arrugando y tirando los papelitos de las frases perdedoras. Quizá en el Cielo tendremos momentos así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario