jueves, abril 14, 2011

Hoy un post amable y nostálgico para compensar por el de ayer


Es un tema sobre el que ya he hablado antes, o mejor dicho sobre el que ya he hablado infinidad de veces antes. Pero es que de verdad es un tema que me puede.
He estado revisando el listado de películas de Sábado Cine durante los años 70 y parte de los 80, y comparar la televisión de entonces con la de ahora es echarse a llorar.

Con qué nostalgia recuerdo la emoción de estar sentado en mi casa y ver El Guateque, Con faldas y a lo loco, Cleopatra, Dr Zhivago, Oliver, La Huella, Sansón y Dalila, La Agonía y el extasis, Historia de una monja, Caravana de mujeres, Camelot, El león en inverno, Becket, Los ladrones de cuerpos, Planeta prohibido, El Puente sobre el Río Kwai, Zulú, 55 días en Pekín, El cardenal, La gran evasión, Los siete magníficos.
Memorias inolvidables. Títulos que nos hacían soñar. Escenas que han perseverado en la memoria un cuarto de siglo después. Alguien dirá: también ahora hay cine. Cierto, pero ahora es totalmente distinto. Entonces sólo había una vez a la semana. Nuestras mentes eran sencillas y candorosas. No es lo mismo ahora. Ya nunca podrá ser lo mismo.

Los niños de ahora crecen viendo películas, series y similares todos los días. Aquella época era totalmente distinta. Los que la vivieron saben de lo que estoy hablando. Absolutamente irrepetible. Es algo que ya no volverá. Que no puede volver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario