jueves, mayo 05, 2011

Encuentro de bloggers III

Hoy me ha escrito un lector desde Argentina, diciéndome que había encontrado fotos del encuentro de bloggers. Y que creía que había visto una foto mía comiéndome un pastelillo.

¡Me extraña mucho! ¡Me extraña mucho!, le he contestado. No creo que fuera yo.

Durante el encuentro de bloggers nos pidieron que diéramos sugerencias. Yo, cerré esta boquita que es mía. Pero después de meditar sobre el asunto, sí que tengo una sugerencia. Quizá sea una tontería. Pero allá va.

En el mundo hay muchos blogs y páginas webs que son formidables, pero que son difíciles de encontrar. A menudo, grandes webs quedan sepultadas por estratos y estratos de webs mediocres. Y las buenas languidecen hasta desaparecer. Existe la idea de que una buena página web irá teniendo más visitantes, porque el boca a boca funcionará. Es cierto que eso, a veces, funciona, pero a veces no.

No siempre la calidad se extiende por sí misma. Muy a menudo, la web más excelente desaparece, y la mala permanece. Es curioso, eso ocurre hasta en el campo con las malas hierbas. Y así, el autor tras luchar tres o cuatro años y seguir teniendo una media de visitas de diez personas al día, tira la toalla. Esto ocurre, aunque sea triste. La Red no tiene piedad.

Por eso, sería bueno crear una comisión (que trabajara gratis) y que ofreciera la lista de los mejores 100 blogs de la blogosfera: los 100 Magníficos.

Esa comisión podría ser organizada por el Pontificio Consejo de la Cultura. Sería para la blogosfera lo que es para la Teología la Comisión Teológica Internacional. Es decir, esa Comisión impulsaría la calidad, pero sus elecciones no implicarían para nada al Vaticano.

¿Por qué no promocionar lo excelente, pudiéndolo hacerlo? Es cierto que esto podrían hacerlo las Conferencias Episcopales. Pero mientras no lo hagan, es preferible que lo realice alguien.

Una acción de este tipo, revisada cada año, sería una ayuda para los viajeros de la Red, promovería lo bueno, y no costaría nada. La Comisión (llamémosla la Comisión de los 30 Expertos), recogería candidaturas de todas partes. Cada experto investigaría por su cuenta. Después se reunirían (los que pudiesen) y tomarían una decisión. Los blogs no estarían en la lista meramente por votos de lectores en la Red, sino que sería la Comisión de los 30 la que la confeccionaría basándose meramente en criterios de calidad por categorías y sin buscar la representatividad, sólo y exclusivamente se buscaría lo mejor sin atender otro criterio.

En fin, es una idea que se ocurre aquí, en la soledad de mi habitación, a la vera del inmenso Mare Interneticus. A veces me pregunto qué pulpos gigantes morarán en las oscuras aguas de ese mar.

Ah, hoy me ha escrito Gadhafi, me ha dicho: ¡Estoy rodeado! ¿Qué hago?

Pues, hombre, qué vas a hacer. ¡Ríndete! Retírate a un monasterio de jerónimos y allí dedícate a la fotografía o la jardinería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada