domingo, mayo 22, 2011

La oscuridad insondable del Universo



Hablaba hace pocos días de Un violinista en el tejado, película de 1971. Hoy después de veinticinco años he visto de nuevo el comienzo de la película. Y ha sido muy gracioso, porque hace un cuarto de siglo (cuando lo vi yo) lo que era aceptado por todos como lo natural, como lo obvio, ahora es todo un discurso rabiosamente opuesto a lo políticamente correcto.

¿Que a qué me refiero? Bueno, podéis ver vosotros mismos el comienzo de la película y lo entenderéis:

http://www.youtube.com/watch?v=gRdfX7ut8gw&feature=related

Lo que ha cambiado el mundo. Lo que antes era el concepto de familia, de tradición, de orden, aceptado como lo más natural del mundo, hoy en día es un mensaje revolucionario. No sé vosotros, yo veía la primera canción de la película y me imaginaba a varios políticos meneando la cabeza preocupados ante semejante mensaje subversivo. Ahora entiendo por qué este tipo de joyas cinematográficas no aparecen por la televisión. Es claro, los directivos de las cadenas nos han convencido de que la gente prefiere sangre, odio, malas palabras y agresividad.

Nos han metido toda la basura del mundo en casa, y la gente no ha protestado. Nos han metido toda la basura que moraba en las mentes de gente pervertida, en casa, en el salón, ante vuestros hijos. Y la gente se calló: no hay que ser anticuados. ¡Pues sí! ¡¡Ay que ser anticuados!! Que se fastidien los otros.

Yo nunca he pretendido ser moderno. La modernidad está muy anticuada. No iba a apostar por un caballo perdedor. Qué sean modernos los otros, yo voy a mi bola. Los pequeños hombres persiguen la modernidad. El futuro seguirá a los grandes hombres. Y son grandes no por su cuerpo, sino por su espíritu. Son los grandes espíritus los que hacen grandes a los hombres colosales. Ellos forjarán el futuro. Tardan en elevarse esos grandes hombres, pero una vez que se elevan arrastran a todos los pequeños hombres. La influencia de los grandes hombres de la Iglesia (laicos, religiosos, clérigos) se extiende a todos los campos. Uno sólo de ellos moviliza legiones, los capitanes y reyes los siguen: un Ignacio de Loyola, un Juan Bosco, un Escrivá de Balaguer, y otros laicos, escritores, músicos, políticos menos conocidos, pero colosales asímismo. De ellos es el futuro. Ellos reconstruirán lo que otros están destruyendo. Ellos levantarán las columnas, los pilares, del Futuro. El pecado es el pasado, es la repetición de los admirables derrumbamientos del pasado.




A todos esos obnuvilados por la modernidad, por lo políticamente correcto, por el afán de estar con los tiempos, les pondría en un sillón a ver Un violinista en el tejado con una taza de té y unas pastas al lado. ¿Cómo se puede comparar una noche viendo esa película tras la cena, en familia, frente a irse a la discoteca en medio de unos ruidos infernales hasta las cuatro de la mañana?

15 comentarios:

  1. Anónimo11:31 p. m.

    Los amantes del silencio comprendemos sus razonamientos en este post, Padre Fortea.
    Los amantes del ruido y la estridencia, dirán que es usted un retrógrado. No entienden, entre otras cosas, porque, con tanto ruido, las neuronas ni ven ni oyen, ni se encuentran entre ellas....

    Y luego vienen nuestros políticos y nos ponen a la altura del orangután...

    yo prefiero el rambután, francamente.
    Y ni hablar del alacrán.
    que como dice el refrán:

    De fuera vendrán,
    que de casa te echarán.

    ¿Hace un patxarán?

    ResponderEliminar
  2. Claro que tiene usted razón. Ya sólo creen en el matrimonio los gays y las lesbianas. El matrimonio es la principal causa de divorcio, como bien saben las mujeres maltratadas hasta la muerte y sus hijos. Es la principal causa de asesinato en España.

    ResponderEliminar
  3. Endriago, el matrimonio, vivido tal y como Dios manda, es fuente de vida, amor, buena convivencia, fraternidad, generosidad y todas las virtudes que tanto ayudan, porque el matrimonio cristiano se fundamenta en el Amor de Dios y el y este Amor es más fuerte que la muerte y que cualquier destrucción.
    El maltrato a las mujeres es fruto del egoísmo y la falta de amor con la que las personas hoy en dia se tratan. Se usan y se malusan unos a otros, porque eso es lo que el materialismo y el ateismo les enseña.
    Hay que profundizar mucho más en las reflexiones que se hacen y no quedarse en los meros prejuicios que pululan en el ambiente.
    Como decía Jesucristo: Un arbol malo da malos frutos y el arbol bueno da buenos. Esto es sensatez y todo lo que se aparte de esto, es necedad. Pero se hace necesaria una sincera búsqueda de la verdad. Sin ello, vivimos en la superficie, al albedrío de los vaivenes ideológicos del momento.

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, Felicitas, tienes toda la razón.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:05 a. m.

    Hola Fely...
    . vamos a ver si no prosperan las leyes que hacen mal uso de los derechos ...en especial para lo no nacidos.
    . A ver si no se matan a tantos no nacidos con estos nuevos gobernantes.

    ...Y también a ver si se paran un poco los ataques antidemocráticos contra los católicos.
    .

    moski

    ResponderEliminar
  6. Padre Fortea, no le reconozco en los últimos post.

    Tal vez, en los meses que le sigo, me haya hecho una falsa idea sobre usted. Bueno sigamos un tiempo más y despues.....Dios dirá.

    Gracias por los buenos ratos que me ha hecho pasar.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:16 a. m.

    Todo el mundo sabe que a la discoteca se va a ligar, jajaja. Claro cuando te das cuenta y eres consciente de lo que hay allí dejas de ir y prefieres quedar con alguna amiga a tomar un café.
    La tradición unida a los avances tecnológicos es una gozada pero la familia es la familia por mucho Iphone y ahora mismo los únicos que mantienen viva la familia somos los católicos. El resto como los animales (me refiero a heterosexuales), se emparejan, de desemparejan y se vuelven a emparejar con el anhelo de formar una familia pero sin darle nombre. Eso sí bautizan todos a sus hijos pero ni creen en nada, ni practican nada. Pobres, no saben lo que se pierden!!
    Estoy de acuerdo contigo Endriago Y con Felicitas.
    MC

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12:49 p. m.

    padre... ja ja ja:TRADITION!!!... qué bueno...

    ...cada vez tengo más claro hacia donde evolucionamos y de dónde viene la palabra contradi(cc)tion...

    ...habrá que ver la peli...

    ResponderEliminar
  9. Anónimo3:08 p. m.

    A veces nos imaginamos la lucha entre el bien y el mal como una gran batalla final, en medio de grandes catastrofes naturales.

    Yo creo que esa lucha esta teniendo lugar en la actualidad, centrandose en la destrucción de la familia, el odio a la fe, la vanalizacion del sexo, y una animadversion cada vez mas fuerte hacia la Iglesia Catolica.

    Un fuerte abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  10. mmmm.. es verdad!!!.. no hay placer más grande que la cena con la familia (aunque sea delivery), y después la peli en el sillón preferido y haciendo el famoso sonido de silencio.. shiiiiiii... para que los más barullentos se callen y podamos entender la pelicula desde el principio... es de lo mejor!!!!

    En cuanto a las grandes almas... donde podemos encontrarlos para que vayamos a buscarlos???!!!!!... cuáles son las pistas que debemos buscar???.. .ese sería un buen dato!!!

    FELIZ SEMANA A TODOS!!!.. DIOS BENDIGA CON PAZ Y AMOR SUS CORAZONES!!!

    ResponderEliminar
  11. Bakhita4:13 p. m.

    Pues a mi me encanta el silencio, y no me gusta el post de hoy del padre Fortea.
    Nuestros tiempos son los mejores. Hay mucha, mucha libertad.
    La pena que es temas como el aborto, el "matrimonio homosexual", el divorcio express vayan a echar todo por la borda.
    Pero hoy en día una mujer hace lo que le da la gana, sin preocuparse por el que dirán.
    Puede picar en una mina, o fregar cacharros en su casa si le apetece. Puede dedicarse a los negocios, al que quiera, puede ser artista, o simplemente dedicarse a sus hijos.
    En los tiempos de esa película, en la que no me gustaría estar metida; la mujer en el río lavabando la ropa, y el hombre negociando. ¡¡que horror¡¡

    Esas pobres mujeres no tenían ni cuenta bancaria, dependían de sus maridos para todo.

    En la vida tiene que haber orden, y religión, pero siempre LIBERTAD.

    Son mejores nuestros tiempos, solo falta que limpiemos algunas barbaridades y me quedo con la tecnología, el disfrute d ela naturaleza, la mujer lo que quiera hacer, casarse, quedarse soltera...

    ir al cine sola ó acompañada.

    Me quedo con el cine de hoy, el buen cine de hoy, más humano, más profundo, con más matices. Con infinidad de formas de vida que mostrar, más complejo.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo4:56 p. m.

    domingo, mayo 22, 2011
    La oscuridad insondable del Universo

    La verdad es que muchas veces la gente puede protestar... de ahí a que algo suceda, pues.. En mi país, la respuesta típica es: "-hey, tienes otros canales, cambiale si no te gusta." Y qué viva la libertad de expresión!! Me limito a comentar este hecho, no expondré lo que pienso, así evito extenderme innecesariamente. Sólo diré que, verdaderamente creo que el absurdo es hoy por hoy el gran patrimonio de la humanidad.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo5:16 p. m.

    Esta su ecuación de modernidad + politico-correctismo + estar con los tiempos = irsealadiscotecaenmedioderuidosinfernaleshastalascuatrodelamañana, me parece de un simplismo cuando menos risible.

    Y si la prueba del algodón que certifica la tenencia de virtudes es ver "El violinista en el tejado" con una taza de té y unas pastas al lado, tras la cena y en familia, apaga y vámonos.

    ResponderEliminar
  14. Padre: la oscuridad de nuestras almas, esa es la que Dios ve y que sabemos debemos de intentar aniquilar con la luz de Cristo.

    Gracias, Felicitas.

    El Anonimo de las 3:08 escribio:

    "A veces nos imaginamos la lucha entre el bien y el mal como una gran batalla final, en medio de grandes catastrofes naturales.

    Yo creo que esa lucha esta teniendo lugar en la actualidad, centrandose en la destrucción de la familia, el odio a la fe, la vanalizacion del sexo, y una animadversion cada vez mas fuerte hacia la Iglesia Catolica."

    Amiguito Anonimo: que palabras mas sabias le inspiro el Espiritu Santo! Es la pura verdad. Y nosotros, los de esta epoca, tendremos que rendir cuentas a los que vendran despues de nosotros si no hacemos todo lo que podamos por luchar de cara a Dios contra tanta injusticia.

    Rocio

    ResponderEliminar
  15. Anónimo6:47 p. m.

    Amen a todo.

    ResponderEliminar