jueves, mayo 19, 2011

Mi primo de Japón



Cuando alguna vez me ha entrado alguna pequeña tentación acerca de alguna ambición, me pongo la música de If I were a rich man, de esa inolvidable película poética que es Un violinista en el tejado.

Cuando uno ve las pequeñas ambiciones de riqueza del pobre labriego de un poblado ruso, me doy cuenta de que nuestras tentaciones no son más nobles que las de él por más que se revistan de la bondadosa intención de hacer bien a los demás.

El vídeo es éste, por si deseáis verlo.
http://www.youtube.com/watch?v=vo6BvfaOu5c


Pero esa canción sólo está dotada de sentido viendo la película entera. Es sólo una pieza de una vida que se nos va narrando magistralmente durante las más o menos dos horas que dura la cinta.

Recuerdo que vi esa película en el seminario. Nos dejó a todos encandilados. Una película de una celestial bondad para un público especialmente bondadoso. Una situación encantadora.

Ah, aquellos tiempos en los que en el seminario no existía ni un sólo teléfono celular (en realidad no existían en ninguna parte), ni Internet (en ésa época era un proyecto secreto militar). No perdíamos el tiempo con e-mails, ni con sms. El tiempo, me parece a mí, cundía más. Era más compacto, más sólido, con menos agujeros. La tecnología nos ha agujereado las horas. Yo creo que hasta los días eran más largos.

10 comentarios:

  1. Ummm...., para películas de celestial bondad me quedo con Que Bello es Vivir de James Stewart.
    Que buena.

    ResponderEliminar
  2. victor (de marujita)11:34 p. m.

    Alguien está perdido:

    http://www.elpais.com/recorte/20051003elpepivin_5/XLCO/Ges/20051003elpepivin_5.jpg

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:41 a. m.

    your cousin from Japan is not as beautiful as you.

    ResponderEliminar
  4. considero el tiempo como una bolsa, cuanto mas la llenemos menos espacio queda, nada mas bellos que esas horas antiguas en que la mente no dejaba de crear, siempre buscando llenar los espacios vacíos de la vida, ¿ y ahora?...
    saludos cordiales padre Fortea

    ResponderEliminar
  5. Genial película. Ya compartimos algo más. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Genial pelicula, genial post..Usted ya debe ser rico de alguna forma porque aqui todos creemos que 'You know'...

    ResponderEliminar
  7. Cómo se nota su americanitis. En los Estados Unidos hasta los kilómetros son más largos y se llaman millas.

    ResponderEliminar
  8. Pensando un poquito en su comentario sobre las ambiciones, yo siento que no toda ambición es tentación. Yo pienso que sí algunas ambiciones son tentación cuando en el fondo detrás de esa ambición se oculta algún deseo egoísta donde se cumpla la famosa trilogía - yo quiero, yo puedo, yo tengo - allí sí que es tentación.

    En cambio, si el deseo atrás de la ambición es el sincero deseo (pero hablo de verdadera sinceridad) de manifestar aun más el amor de Dios no sólo en mi vida sino también en la vida de los demás, allí sí la ambición sería buena y justificada.
    Allí sí Dios diría AMÉN lo más rápido posible.

    En cuanto a lo que dice del tiempo... y si... es verdad... parece que era más 'productivo' para nosotros el tiempo... ahora podemos gozarlo, pero para eso debemos estar encerrados en algún convento de clausura... jajajaja... allá en algún monte lejanooooo, alejados de todoooooooo!!!!

    Pero es eso lo que nos hará más productivos en la obra de Dios???... es eso lo que quiere para que salvemos más almas???... mmmmm... me temo que no... porque es por e-mail, llamadas a celulares, sms y cuanto recurso tecnológico haya en estos tiempos que debemos ayudar a su obra... No pongo en duda que los que estén encerrados en conventos lejanos ayuden a salvar almas... lo único que digo es que ya Dios no nos llevó allí desde un principio... y nos permitió que tengamos habilidades y accedamos a tecnologías y es nuestra obligación utilizarlas como ÉL lo necesita.

    En fin... basta de bla bla bla... y a poner manos a la obra!!...

    FELIZ VIERNES A TODOS!!!... DIOS LOS BENDIGA ABUNDANTEMENTE!!!

    ResponderEliminar
  9. jajajaj.. me olvidé comentar la imagen del gatito y su primo del Japón...

    Yo lo único que puedo decir es que me identifico total y plenamente con Piolín (Tweety)... ya que puedo decir con toda la ternura, amor y dulzura del mundo... "Creo que he visto a un liiiindoooo gatiiiitoooo"... y después darme la vuelta y destinar a la adopción al mismo, sin sentir el más mínimo remordimiento... jajajaa

    Besos y abrazos!!!

    ResponderEliminar
  10. Hay AMBICIONES y ambiciones pater.

    Pero si las AMBICIONES por hacer el BIEN, también son eso :

    A M B I C I O N E S ,

    ¿para qué tenerlas, si el magisterio de la I.C. no mira con buenos ojos cualquier tipo de ambición???.

    La peli. citada la vi hace tieeeeeeeeeeeeeemmmmmmpo y no se me grabó en mi disco duro el argumento, solo la música y el estribillo: "si yo fuera rico..."

    ResponderEliminar