viernes, julio 29, 2011

Carta abierta a la señora que le envió una carta abierta al obispo de San Sebastián



He leído hoy una carta abierta a monseñor Munilla escrita por una señora de ochenta y cinco años llamada María Victoria Gómez.


Me hace gracia que esta buena cristiana le envíe una carta al obispo para darle consejos, mandando la carta a los cuatro vientos. Espero que si me quiere ayudar esta ancianita con algún consejo, me envíe la carta a mí y no al New York Times. Lo de carta abierta al obispo es puro género literario. En cuanto leemos cuatro párrafos, nos damos cuenta de que mejor la hubiera titulado dale leña al mono que es de goma. Esto de ayudar sinceramente dando garrotazos debe ser el último grito en caridad cristiana. Yo por lo menos prefiero no ser ayudado.


Esta señora escribe al obispo que hay que ir con compasión y amor. Insiste en lo de la ternura, el amor, el respeto y otra vez el amor. Fantástico. Pero después de todas las florecillas de San Francisco, después de cuatro tarros de miel, al final (y en medio) ocho cucharadas de su amarga medicina. Porque en definitiva eso era lo que importaba: su medicina.


Le ruego perdone mi osadía, dice la señora de la ternura después de echarle en cara al obispo, más o menos, que ha esterilizado su vida eclesial, la vida eclesial de la señora octogenaria.


Mire, cuando hoy por la tarde, antes de cenar, salía de la iglesia donde estoy sustituyendo al párroco he visto una caja de madera colgada de la pared con un cartel sobre el que pone: sugerencias y reparaciones. Pues bien, estaba pensando en usted, y le aseguro que he leído: sugerencias y malos rollos.


Señora de la ternura, señora de la eterna ternura primaveral, el que le escribe esta carta abierta (también llamada Carta abierta a la octogenaria de las dulces entrañas de la misericordia) no es un integrista. No, señora, no. el que le escribe considera el Concilio Vaticano II como el mejor concilio de la Historia, la reforma litúrgica como el mayor logro del Concilio, y el nuevo espíritu que nos infundió el concilio como un verdadero don del Espíritu. Acepto el Concilio y su espíritu sin reservas, lo amo. Pero usted lo que es es una malrollista. Ya que usted ha hablado con toda claridad, permítame que le hable con toda claridad.


Señora, después de leer su carta, le aconsejo que se siente en el sillón de su salón, coja el gato, se lo ponga en el regazo, y vea otra vez, por centésima vez, Las sandalias del pescador. Usted no precisa un nuevo obispo, lo que necesita es una máquina del tiempo. Ya quedaron atrás los años de El Foro de los Quinientos, que era el foro de los quinientos curas disconformes con el obispo. Que después pasó a llamarse El Foro de los Cuatrocientos. Posteriormente conocido como El Foro de los Trescientos. Finalmente conocido como Comando G.

25 comentarios:

  1. Anónimo11:52 p. m.

    La carta:

    Estimado hermano y obispo Munilla: No esperaba que Vd., obispo de la Diócesis de Guipúzcoa, aun habiendo sido nombrado en contra del sentir mayoritario de los sacerdotes y del de muchos fieles de la Comunidad Diocesana, fuera capaz de enfrentarse a su Consejo Presbiteral y con una prepotencia y menosprecio sin precedentes, los ofendiera con el análisis y valoración que hizo del proceso seguido hasta hoy en la Iglesia diocesana y el comportamiento y papel que en ella han desempeñado sus sacerdotes. Encuentro su modo de pronunciarse inaudito.

    Deseo recordarle lo que el Foro de Curas de Madrid escribió a propósito de su nombramiento: " La elección de los obispos, según la Tradición de la Iglesia, era hecha con la presencia y participación de presbíteros, los obispos más cercanos y, sobre todo, del pueblo cristiano, ya que éste era quien más y mejor podía conocer la conducta del candidato y así poder aceptarlo o repudiarlo. Este protagonismo del Pueblo de Dios era considerado de tal importancia que se llegaba a decir: "Elegir sin el pueblo, es elegir sin contar con Dios". "Nadie sea dado como obispo a quienes no lo quieran. Búsquese el deseo y el consentimiento del clero, del pueblo y de los hombres públicos (ordinis )" (Papa Celestino I). • "No se imponga al pueblo un obispo no deseado " (San Cipriano, obispo de Cartago, Carta 57.3.2). (18 de Diciembre de 2009) .

    Es ya de dominio público cómo en ese Consejo Vd. descalificó sin ningún fundamento la conducta teológico-pastoral de sus sacerdotes y comunicó haber decidido trasladar sus seminaristas al seminario de Pamplona sin contar para nada con ellos. Esto confirma que Vd, no ha aprendido nada de lo que se le ha venido diciendo y confirma que más que unir y mejorar la vida de la Comunidad Diocesana, la está enconando, empeñado en implantar un modelo eclesiológico preconciliar, en el que su centro incuestionable es el absolutismo del obispo.

    Esto hiere la sensibilidad actual con sus exigencias de diálogo, participación, discernimiento en comunidad, respeto de los derechos de todos y muestra ausencia de las actitudes básicas de todo cristiano: corresponsabilidad, humildad, servicialidad.

    Vd. se creerá investido de autoridad para proceder así, pero visto desde el Evangelio y desde la Tradición cristiana nosotros cristianos la encontramos en contradicción y por supuesto en desacuerdo con los principios y espíritu del Vaticano II.

    Parece como si Vd. encajara sin inmutarse este escándalo para el pueblo y nuestra mentalidad moderna, lo cual no se explica sino porque Vd. está anclado en otro tiempo, muy atrás, y en otras sociedad que la nuestra. No está dispuesto a perder un pedestal -el clerical- que Jesús, el Señor, nunca puso y que otros auparon para poder dominar. Sólo cambiará cuando admita, en principio y de hecho, de palabra y con las obras, que su rango no es más que el de cualquiera otro de los fieles, porque la suprema dignidad cristiana, que consiste en seguir a Jesús, no es monopolio o privilegio de nadie sino propiedad de todo cristiano.

    Sería muy cristiano que, a la luz de este principio, viera si su procedimiento es el correcto.

    continua...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:53 p. m.

    (continuación):

    Yo espero que sus propósitos, por muy en consonancia que los crea con la "doctrina cristiana", no prevalezcan, por el bien de todos y por fidelidad al mismo Evangelio. Creerá que su visión es la verdadera; otros creemos que Vd. defiende una interpretación subjetiva, muy personal, no liberada de ideología, prejuicios y falta de verificación comunitaria.

    No se extrañará que le manifieste que no puedo entender para nada que a la mayoría de sus sacerdotes, con entrega, competencia y celo que Vd. parece desconocer, en vez de estimularlos y apoyarlos en su labor pastoral, los desautorice de esta manera ante la Iglesia entera. He tenido ocasiones de comprobar en mis largas estancias en el País Vasco, la calidad y magnífica labor de estos sacerdotes. De verdad que, a pesar de mis 85 años, me sigo sorprendiendo de tales juicios y medidas.

    Su decisión deliberadamente fría pretende, creo, asegurar otro tipo de vida cristiana, otro modelo de sacerdote, otro enfoque y estilo de formación teológico-pastoral para los seminaristas, que en su diócesis no encuentra, pero lo intenta a base de un desprecio y humillación de toda la vida de la diócesis, intolerabale e imposible de entender.

    No es ningún secreto que todo esto lo hace Vd. por estar respaldado por quienes le han puesto ahí "para poner las cosas en orden". ¿Qué orden? Puede que Vd. haga todo esto convencido de que la Diócesis necesita otro estilo de vida cristiana y presbiteral, que asegure el aumento de vocaciones, etc. Pero, toda su buena fe, logre o no esos objetivos, no se justifica con procedimientos tan claramente antidemocráticos y antievangélicos. A nosotros nos toca buscar y ensayar comunitariamente estilos y procedimientos acordes con el Evangelio, sepamos o no los resultados.

    (continua)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:54 p. m.

    (continuación):

    Y ya, puesta en clara y fraterna rebeldía, le pregunto: ¿Qué Evangelio leen Vds.? ¿Qué interpretación del Jesús todo compasión, ternura y misericordia hacen Vds.? Jesús lo primero que hacía era amar, mirar con amor, con el amor y ternura del Padre y, desde ahí, se entiende el pasaje evangélico del hijo que se ha ido de la casa de su padre, es recibido por él sin el más mínimo reproche y con el mayor cariño del mundo. ¿Cómo interpretan y aplican eso de que a Jesús se le conmovían las entrañas? Estoy por afirmar que quien no ha sido amado así , es difícil que lo pueda practicar. Para transmitir el amor de Jesús hay que llevarlo dentro, lo mismo que su libertad.

    Le pido disculpas por mi atrevimiento, pero la edad a la que he llegado y con la larga experiencia que he vivido, me ha hecho comprender mucho más a mis hermanos, disculparlos setenta veces siete y comprender que no está en el juicio ni en la condenación el amoroso designio del Padre, sino en la entrega, en la comprensión, en la cercanía a mis hermanos.

    Sr. Obispo, los caminos que llevan al Padre son infinitos, pero el que a nosotros nos ha sido regalado es el de Jesús, Hijo del Padre, que vino al mundo a humanizar al hombre caído. Fue lo primero para El: ponerlo en pie, haciéndose uno de tantos, para estar más cercano y compartir con nosotros su filiación divina y así hacernos partícipes de su amor y ternura.

    Sólo cuando podamos decir como Jesús "El Padre y yo somos uno", seremos capaces de decir muy humildemente a nuestros hermanos la verdad que vemos en ellos. Si nosotros no vamos delante en el amor y compasión, con entrañas de ternura , no podemos entender a a los hermanos y hermanas por mucho clergyman que nos pongamaos, por mucho ritualismo que practiquemos y por muchas procesiones con el Santísimo y Horas Santas que hagamos... No, ni menos podemos tomar decisiones en solitario, contentándonos con "comunicarles" lo decidido a solas, por uno mismo.

    ¿Para qué sirve tanto hablar de cumplimiento y eficacia, de números de bautizos y matrimonios por la Iglesia y tantas cosas más que no dejan de repetirnos, si no partimos del Evangelio? El Evangelio es, ciertamente, el mismo que en el s. I, pero es distinta su presentación y encarnación para el hombre de hoy.

    En medio de tantos intereses partidistas, promesas y hostilidades, vemos que la Humanidad se muere de hambre material, pero también de hambre de amor, de hambre de Dios. ¿Y vamos a esterilizar nuestra corta vida con estas historias de sacristía?

    Le ruego perdone mi osadía, no lo hago desde mi santidad que no la tengo, sino desde el amor del Padre que desde niña he experimentado en mi hogar profundamente cristiano. A Dios me lo han enseñado siempre como Amor, que sale a mi encuentro, me ama y se entrega por mí. Este es mi Dios, en Él confío y no temeré, porque mi fuerza y mi luz es el Señor.

    Le he hablado con sinceridad, motivada por el dolor e indignación de tantos que vienen sufriendo en esa porción hermosa de nuestra Iglesia. Sinceridad fraterna, que me hace sentirme con derecho para decírselo. Le aseguro, no obstante, que lo hago movida por amor a la Iglesia, y hacia Vd. en concreto de un modo especial por la responsabilidad que tiene, segura de que también Vd. es hijo y víctima de sus circunstancias.

    Mi oración pobre pero de hija que se sabe amada y perdonada siempre, también está con Vd.

    Con respeto y amor.

    María Victoria Gómez

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado el post de hoy!!!
    y la imagen bueno ni se diga, jajaja!!! Padre, que tino con sus comentarios. Besos y abrazos miiil!! a ud. a los amigos de este blog, y ala dulce sra. Ma. Victoria.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto y a propósito de la obediencia, acabo de leer que el Padre Pío declaró en una ocasión que si su obispo le ordenara saltar por la ventana lo haría inmediatamente, ¡que fidelidad a Dios y cuanto amor a su Iglesia! cuanto tenemos que apredender al respecto, yo en primer lugar.

    ResponderEliminar
  6. Quizas la abuelita tiene muchisimas equivocaciones y no ve con los ojos de el corazòn a quienes representan, el magisterio de la iglesia, ni encuentra a Jesùs en ellos, ojala le pudieran enviar y aclarar con muchisimo amor que esta muy lejos de los designios de Dios, para todos aquellos que le sirven, como son sus obispos y sacerdotes, pobre señora es de muy mal caracter asi se ve en la caricatura, lo peor no sabe amar.
    Dios lo bendiga . gloria

    ResponderEliminar
  7. ¿Quién dice que ha escrito esta carta? Una señora de 85 años no, desde luego.

    En cualquier caso, quien haya sido, se atreve incluso a enmendar la plana al mismísimo Jesucristo: "los caminos que llevan al Padre son infinitos, pero el que a nosotros nos ha sido regalado es el de Jesús" (sic). ¡Pero si Jesucristo dijo justo lo contrario!: que sólo se llega al Padre a través de Él, que Él es el Camino..., y que entremos por la puerta estrecha.

    Y esa visión edulcorada de Jesús, ¿de dónde se la habrá sacado? Tiene mala memoria o hace lecturas selectivas del Evangelio. A latigazos echaba del templo el Señor a quien se tomaba las cosas de Dios a pitorreo. Nada de besitos ni miradas compasivas. Dios es Amor... y Justicia (ambas).

    Y lo último es decir que un obispo es igual que cualquier otro fiel... ¿en cuanto a qué? En ser pastor de los fieles no, desde luego. Esa labor es única y exclusiva de los pastores, no de los fieles deslenguados y soberbios.

    Por cierto, ya que se le llena la boca con la palabra "democracia" (la democratolatría es uno de los peores males de nuestro tiempo)... Señora: ¿quién le ha dicho a usted que la Iglesia es una democracia? Le han engañado. Y, además, acaba de recordárselo el propio Papa a todos los que padecen este mal.

    Un cordial saludo, en Cristo,

    CATHOLICVS

    ResponderEliminar
  8. Dos cosas:

    1.ª Esta tía tiene una diarrea mental de tomo y lomo.

    2.ª Parte de esta diarrea sólo puede tener su origen en ciertos ámbitos "teológicos" criptoherejes muy de moda.

    Consecuencia: esta carta le da toda la razón a Munilla tanto del diagnóstico de su diócesis como de desconfiar de lo que tiene.

    Apuntes sobre doctrinas confusas de la octogenaria:

    * Sobre el sacerdocio, elección, etc.

    * Sobre la obediencia.

    * Ejemplo de errores salidos de las Vascongadas, que por desgracia tienen mucho predicamento en ciertos ambientes.

    * El libro del P. Iraburu: "infidelidades", para leerlo con gran detenimiento y meditar profundamente.

    Por último, recordar que el problema no es tanto "Concilio Vaticano II " o "Concilio Vaticano II no", sino "Concilio Vaticano II a la luz de la tradición" o "Concilio Vaticano II en ruptura con la tradición", que es lo que se cuece realmente y lo que ha destacado últimamente el Papa.

    ResponderEliminar
  9. Vaya con la octogenaria. Menudo rapapolvos que le ha echado al obispo. Me recuerda a la canción de "Mi abuela"

    CATHOLICUS, no te extrañes de que una mujer de 85 años escriba esta carta con tanta nitidez. Una tía mía lleva con 86 su farmacia perfectamente, al igual que mi tío Pepe, con 84. Son condenadamente duros. Eso de "cuanto más viejo, más pellejo", es cierto en estos casos". Mi padre murió con 81, y te aseguro que era duro, pero duro de verdad. Ah, y estaba muy lúcido de mente y con pocos signos de chocheo, si es que tuvo alguno. Ah, y de sexualidad andaba fantástico: un mujeriego total, y gran seductor que fue. Le gustaban tanto las mujeres, que las respetaba demasiado y se abstenía de echar demasiadas canas al aire.

    ResponderEliminar
  10. "Mi abuela, mi agüela... Arroz con habichuelas... ¡aquí se come, mierda!"

    ResponderEliminar
  11. Gracias al anónimo que ha colgado la carta de Maria Victoria. Me parece sano conocer de que está hablando el Padre Fortea.
    Para conocimiento general, y especialmente de aquellos que la califican de "tia" al parecer sujeta a los "errores salidos de 'las Vascongadas'", y otras lindezas, añadiré que "la señora que le envió una carta abierta al obispo de San Sebastián", Maria Victoria, estuvo 60 de sus 85 años recogida en un Convento de Monjas Redentoristas.
    No es pues una señora que pasaba por ahí, ni creo que tenga gato porque le habría quitado tiempo en sus trabajos de ayuda (a su edad!) a la marginalidad más oculta y ocultada de Madrid.
    Ya le preguntaré si ha visto "Las Sandalias del Pescador".

    ResponderEliminar
  12. Anónimo12:59 p. m.

    ´jamás se me pasaría por la cabeza escribir una carta al obispo, al no ser un caso bastante extremo,
    ms

    ResponderEliminar
  13. Anónimo1:05 p. m.

    ...estoy descolocada, solo puedo decir que manda cojones !

    ResponderEliminar
  14. ...estoy descolocada, solo puedo decir que manda cojones !

    ResponderEliminar
  15. Julia María2:23 p. m.

    Conclusión esperanzadora:"...Finalmente conocido como comando G". Católica de a pie, que con sus más y sus menos nunca se ha separado de la Iglesia universal, mujer, esposa, madre, profesional, me pregunto: ¿la preocupación de una mujer católica a los ochenta y cinco años es atacar públicamente a su obispo? ¿no debería dirigir su corazón a Aquél con el que pronto se va a encontrar cara a cara? ¿cómo es posible que hayamos perdido el rumbo de esta manera?
    ¡Qué Dios le bendiga, don José Antonio!

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo7:24 p. m.

    No, más bien Las Sandalias del Pescador es Hora Cero.

    ResponderEliminar
  18. Que penita que esta señora ataque de esta manera... en verdad... me da una tristeza única!!! y pensar que esto es sólo un botón que sirve de muestra para saber en qué estado está la gente que está parece a punto de reventar... se me viene a la mente la punta del iceberg... no se porque... pero eso es lo que veo ahora...

    Los que queremos estar sujetos a la obediencia, docilidad, humildad seguiremos orando para que todos aquellos que están representados en la parte de abajo de este iceberg se conviertan y VEAN Y RECONOZCAN LA VERDAD!!!

    FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LA AMISTAD!!! (nació en Paraguay hace mucho tiempo este día de la amistad y recientemente fue aprobado por las Naciones Unidas)... si quieren saber más les paso el link
    http://www.abc.com.py/nota/el-dia-internacional-de-la-amistad-es-hoy/

    FELIZ FELIZ FELIZ DÍA!!! DIOS LOS BENDIGA ABUNDANTEMENTE!!!

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. Ma Guadalupe9:50 p. m.

    me riooooo,jajajjaja...deberiamos usar emoticons (deberian de poner emoticons en blogger) puesto que me muero de risa con este caso de la octogenaria........jajajaj

    Cariños....♥

    ResponderEliminar
  21. Yo no sé Munilla, pero a mí me mandan una carta así y me hago pis. Si esto es amor, espera a que nos peleemos.

    ResponderEliminar
  22. Padre Fortea, hoy De la Cigoña le alaba y le enlaza. Teniendo en cuenta el tono bronco y desconsiderado que habitualmente gasta ese señor, es para preocuparse...

    ResponderEliminar
  23. Anónimo8:38 a. m.

    Más allá de lo que opine o no yo de la carta de la señora me pregunto ¿es ético hacer escarnio público de la opinión de un creyente sea cual sea? es ético y coherente la burla en lugar de la explicación? No me imagino yo redactando una carta a mi Obispo (con el contenido que sea) para luego encontrármela en el blog de un sacerdote (ni más ni menos)como objeto de burla. Me pregunto, si la señora va a la sacristía y se lo dice a usted de frente ¿qué hará? le dirá que se calle y vaya a ver Las sandalias del pescador? total que esta Iglesia "moderna" me cambia dia con dia el concepto de lo malo y lo bueno, de lo correcto y de lo incorrecto, que lio

    ResponderEliminar
  24. Anónimo8:44 a. m.

    Oh! olvide la parte de "el gato en el regazo", en realidad una perla! No hubiera sido más fácil que le dijera "cállese vieja chocha"? no es lo que quiere decir en realidad, señor teólogo? Bravo, bravo!!!

    ResponderEliminar
  25. Sin ánimo de entrar en polémicas preguntaría a la señora si le parece natural que haya tan pocos seminaristas en su diócesis, y si no podría concederle un voto de confianza al actual Obispo antes de juzgar sus decisiones severamente.Parece muy dedicado a su rebaño, quizá fuera beneficioso que éste mostrara algo de generosidad con el pastor.

    ResponderEliminar