jueves, julio 14, 2011

El perdón de Dios


Estos días de verano estoy sustituyendo en las parroquias de Meco y Camarma. Cada día me siento antes de la misa en el confesonario en ambas parroquias. Siento una gran alegría en estar sentado en el confesonario, aunque sólo sea esperando que algún alma venga a pedir perdón a Jesús. La espera allí ya es para mí un tiempo gozoso. Por supuesto que espero rezando el breviario o haciendo oración. Pero nunca he considerado ese tiempo como un tiempo perdido.

Animo a todos los sacerdotes a dedicar un tiempo fijo del día a sentarse en el confesonario. Un tiempo fijo a hora fija. El mejor momento es antes de la misa, que es cuando viene la gente. Lo cual supone que el sacerdote tiene que tener todo preparado en el presbiterio media hora antes.

Animo a mis compañeros sacerdotes a redescubrir el gozo de ejercer este sacramento de forma diaria, con penitencias siempre diversas (aunque breves) tales como tener oraciones nuevas impresas en papelitos, u hojas con salmos. También animo a mis compañeros a usar el confesonario. El confesonario es la sede más digna y adecuado que se me ocurre para esta acción sagrada. Al penitente le da menos vergüenza confesarse a través de una rejilla. El confesonario aporta (sin contacto visual) una intimidad especial. El penitente, sin ver al sacerdote, puede imaginarse que es Jesús el que está allí escuchándole y dándole la absolución. Confesarse en un banco no es lo mismo.

Sacerdotes que leéis este blog, en el nombre de Jesús, os suplico que cada día antes de la misa estéis media hora orando en el confesonario. Si no viene nadie, al menos, os prepararéis con oración para el Santo Sacrificio.

Éste es el vídeo de hoy. Es curioso que tantos años después me siga produciendo tanta emoción ver un vídeo como éste. No os aconsejo verlo entero el video, ya que es largo, basta con que veáis sólo el primer minuto.

http://www.youtube.com/watch?v=b1yECF4tSTg

20 comentarios:

  1. Anónimo10:49 p. m.

    Es muy cierto lo que dice padre Fortea, ya en algunos templos se han eliminado los tradicionales confesionarios para dar paso a la confension en la banca del templo en una silla junto al sacerdote, y si es normal que la gente tenga "verguenza" de la confesion cara a cara porque hay cada pecado que hasta dan eso verguenza pero nos olvidamos que Dios todo lo perdona, solo hay que pedir
    Saludos de Mexico

    ResponderEliminar
  2. Celebro su recomendación Padre José... ME ENCANTA!!!... Que lindo que le guste confesar... y por sobre todo orar mientras espera!!!...

    Mi Párroco o su Vicario... y hay veces los dos al mismo tiempo se disponen a confesar todos los días media hora antes de la misa... y si no confiesan... acompañan el Rosario que se reza en el micrófono ya que hay gente que llega media hora antes dispuesta a rezarlo... o tan sólo a esperar la misa... pero el Rosario se reza... ES LINDO.. hay días en los que confiesan desde que se sientan hasta 2 minutos antes de empezar la misa... y hay veces hasta tienen gente que se quedó con las ganas porque no alcanzó el tiempo!!!!..

    FELICITO A LOS SACERDOTES A QUIENES LES GUSTA EN EL NOMBRE DE JESÚS DAR LA ABSOLUCIÓN... Y ORO POR CADA UNO PARA QUE EL SEÑOR LES FORTALEZCA Y LOS LLENE CADA VEZ MÁS DE SU AMOR Y PAZ!!!!

    Y para los que como yo, infieles pecadores, la confesión es un alimento sin el que no podemos avanzar en el desierto, les pido que oremos por todos aquellos que aun no han descubierto el GRAN REGALO que nos ha dejado JESÚS... en las manos de SUS SACERDOTES!!!

    PAZ Y AMOR PARA TODOS!!!!

    p.d. en mi parroquia no hay confesionarios, es sentados en el banco que nos confesamos... pero sin la mano del confesor en mi cabeza sintiendo la MANO DE JESÚS en sus manos durante la absolución creo que no sería lo mismo...

    ResponderEliminar
  3. Es necesario que los mismos sacerdotes y obispos vuelvan a valorar más el sacramento de la confesión, tan en desuso y tan menospreciado en la práctica diaria del pueblo de Dios.
    Somos pecadores todos y necesitamos urgentemente el Perdón de Jesús.
    La iglesia de Cristo está lacerada por tanta comunión sin arrepentimiento de los pecados cometidos.

    Me alegro mucho de este su post de hoy.

    ResponderEliminar
  4. ahhh... me olvidé... me gusta la foto Padre... es el MEJOR MOMENTO DE LA MISA!!!... siempre digo en mi interior... me gustaría tener ojos para ver lo que pasa en ese momento... que mis sentidos perciban el misterio que allí se encierra...

    El video... si... es emotivo... pasó de estar en un solo lugar... con determinada gente... a poder estar con todos y cada uno de aquellos que lo amábamos y amamos...

    Que todos tengan dulces sueños!!!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:23 p. m.

    Me parece perfecto poder regresar a la confesión de los pecados en el tradicional confesionario, hincados y con rejilla; me gusta mas porque siento que se le da mas peso al acto; el simple hecho de estar arrodillada ya es motivo para sentirme conmovida a pedir perdón con mayor humildad y a reconocer un grado superior en mi confesor, no de tu a tu, como me percibo cuando me confieso sentada frente o a un lado de el.
    Pd. Gracias por tu publicación P. Antonio y saludos desde México! DTB!

    ResponderEliminar
  6. Padre: gracias por compartir algo tan bonito de su ministerio.

    A todos los que han orado: gracias.

    Rocio

    ResponderEliminar
  7. Felicitas: gracias por su compartir. Aunque no tiene foto de gato alguno.

    Rocio

    ResponderEliminar
  8. Hola, Rocío,
    yo también recé por ti, preciosa.
    Un fuerte abrazo.
    ;O)

    ResponderEliminar
  9. Querido Padre: esta foto es hermosa, que gracia tan grande la del sacerdote que puede hacer que Dios baje hasta el altar!!! yo acudo a la Santa Misa y me siento en un pedacito del cielo. Gracias a Dios que aun hay sacerdotes que gusten en confesarnos a los pobres pecadores.
    El video es realmente emotivo, Nuestro Querido Juan Pablo II djó honda huella en nuestro país, 5 veces lo visitó y las 5 lo recibimos con alegría inmensa, siempre lo sentimos nuestro Papa, cuando murió fué una tristeza indescriptible, nos sentimos huérfanos. Gracias por compartir. Besos y abrazos mil!!

    ResponderEliminar
  10. Muy bonito este post de hoy. Me ha gustado especialmente. Mándelo también a sus colegas, por si no leen ese blog o publíquelo en algún portal web cristiano :)

    Esta semana, además, el Papa hablaba precisamente de la importancia de la confesión. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo1:15 p. m.

    ...pues sí padre...el hecho de poder confesar es un gran REGALO, no solo el tener que evaluar y hacer con(s)ciencia de los pecados, el "deber" de arrepentirnos y pagarlos de alguna forma... todo en conjunto es una gran regalo que tenemos gratis y nos libera...

    ...es un "borrón y cuenta nueva" sin coste alguno que algunos deberían utilizar más a menudo aunque solo fuera para estar en paz con algunas cosas...

    ResponderEliminar
  12. Anónimo2:28 p. m.

    Padre tiene razón.

    ResponderEliminar
  13. Sacerdotes que leéis este blog, en el nombre de Jesús, os suplico que cada día antes de la misa estéis media hora orando en el confesonario
    ---------------------------

    Yo tambien os lo suplico, cuantas veces si no es por verguenza uno no se acerca mas a confesar porque:

    -no sabe a que hora
    - cuando va hay mucha cola y no da tiempo

    -otras condiciones , yo tengo el problema p.e de donde dejar a los nignos; recuerdo que en una ocasion trate de confesarme de 'incognito' con un sacerdote conocido a quien no le dije quien era. Estaba yo ahi cuando uno de mis hijos pequegnos a los que les habia dejado sentaditos en un banco se habia cansado y se vino al confesionario a tirar de mi y decir : 'mami, mami!!'. Tiendo a pensar que al sacerdote que ya sabria quien era yo antes y ahora ya no le cabia ninguna duda, no le importó

    ResponderEliminar
  14. Anónimo4:27 p. m.

    antes de ir al confesionario debemos ir primero a la persona que le hemos ofendido y `pedir perdon y despues el confesionario

    am

    ResponderEliminar
  15. Anónimo5:04 p. m.

    en mi parroquia hay ser breve porque la confesion es 15 antes de la misa y solamente hay un confesionario y muchas veces los sabados por la tarde no se pone el sacerdote y he tenido que ir a la sacristia a quejarme, más de un confesionario debe de haber en la parroquía

    yo nunca puedo olvidar a aquel sacerdote que no le vi la cara pero que por la voz me agradó muchisimo, me pregunto tal y como fuese un terapeuta hasta tenía la voz de como sacerdote.terapeuta. sentí que no era la voz del sacerdote la que me hablaba, sentí que era la voz de Dios la que me hablaba por la rejilla del confesionario, que pena que este sacerdote no lo vea en la ciudad donde vivo

    a ese sacerdote con el que me confesé en el santo cristo le mando un abrazo desde la distancia y que vuelva a mi ciudad

    am

    ResponderEliminar
  16. Padre Fortea, tiene toda la razón, en todo lo que dice.

    Cuando, tradicionalmente, la Iglesia, viene haciendo algo, por algo es y el uso del confesionario es un buen ejemplo.

    Por otra parte, nada es tan triste y da una impresión mayor de dejadez y abandono en una iglesia como no encontrar en ella un confesor, entres a la hora que entres.

    Y además, cuando el Santo Cura de Ars que es el patrón de los párrocos dedicaba horas y horas al confesionario, es evidente que eso es lo que deben hacer.

    A ver si le hacen caso, Padre y cunde el ejemplo.

    ResponderEliminar
  17. "No puedo hablar hay gente espiano."

    cr

    ResponderEliminar
  18. Anónimo8:34 p. m.

    http://www.hetemeel.com/einstein/477318.jpg

    ResponderEliminar
  19. Que cierto y que importante es lo que Vd. dice.

    Con que poco se puede facilitar algo que para muchos es una dificultad.
    Recuerdo estando esperando para confesar que se me acerco un señor y me preguntó ¿ Quien está confesando? Yo le contesté que no sabía (ni me importaba). Mi sorpresa fue que se fue de la iglesia.
    En ese momento vi una victoria del demonio y me sentí algo culpable por no haber dicho " hay un cura estupendo ".

    Como decía el padre Amorth, el demonio odia más una confesión que un exorcismo, pues con el primero pierde un alma y con el segundo solo un cuerpo.

    ResponderEliminar
  20. MARIA-HOLANDA11:44 p. m.

    FELICIDADES PADRE FORTEA, POR ESTA
    RECOMENDACION TAN VALIOSA A LOS
    SACERDOTES QUE MUY POCO USAN EL CONFESIONARIO.

    YO, VALORO MUCHO CUANDO UN SACERDOTE ME CONFIESA USANDO EL CONFESIONARIO
    Y CON EL BREVIARIO EN LA MANO. SIENTO
    LA OBSOLUCION DE MIS PECADOS.
    OJALA LOS SACERDOTES ESCUCHEN ESTA RECOMENDACION, PORQUE NOS INVITA A IR
    CON MAS FRECUENCIA AL CONFESIONARIO SIN NINGUN TEMOR.

    BENDICIONES PADRE.

    ResponderEliminar