jueves, diciembre 22, 2011

Historia del Mundo Angélico. 32ª Parte



Toda la inteligencia de los ángeles buenos se había empleado en elaborar hasta los más pequeños detalles de esos estandartes. Conjuntamente los fieles habían alzado en el Cielo esos dos estandartes. Lo que no se imaginaban al realizarlas, era que esas imágenes iban a desprender como una espiritualidad tan irresistible. Los ángeles miraban extasiados los estandartes.
¡Quitad eso de ahí!, gritó Luzbel. Quitad eso de en medio de los Cielos. Pero las huestes de Dios ya avanzaban imparables, como un ejército ordenado, en formación cerrada. ¡Por Jesús y María!, gritó Miguel. Y bajo la mirada lejana de los Cuatro Grandes Espíritus, el capitán de las huestes, justo delante de todos esos millones de soldados, alzó su espada resplandeciente de verdad, y exclamó con una voz que se escuchó en todo el Cielo: ¡Quién como Dios!
Ni todas las mentiras de los demonios pudieron resistir el embate del Ejército del Bien. A cada momento que pasaba, más y más ángeles caídos comprendían por fin, se arrepentían y abandonaban las filas de Belial. Los demonios se afanaban con sus garras por apresar intelectos. Pero era como si la luz de la mañana se hiciese, y los engañados comprendieran qué equivocados habían estado. Señor, perdóname, se oía por todas partes. Y los arrepentidos se alzaban hacia arriba abandonando el campo de batalla. Dios mío, ¿cómo he podido caer tan bajo?
Cuánta más luz se hacía entre los ángeles, más descoordinados, más sin sentido, más salvajes, pero sin efecto, eran los golpes de sus garras en mitad del aire. Eran movimientos desesperados tratando de agarrar algo, tratando de herir a los ángeles que huían del Mal. La ebriedad había pasado.
Sólo los peores, sólo los más endurecidos en el mal, resistieron todas las razones, todas las oraciones, todas los esfuerzos que los buenos hicieron por su conversión. Pero, al final, hubo un número de irreductibles. Sólo uno de cada varios miles de ángeles se mantuvo petrificado en su decisión. Eran millones. Desgraciadamente eran millones.

41 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Que pena que no se arrepintieran todos, incluyendo Lucifer, a la verdad de, quien como Dios! Y siguiera con su locura y maldad arrastrando a la 3º parte de los ángeles, ahora demonios con todo lo que ello acarreó.
    ¡Muy bueno Padre! ¡Que Dios lo bendiga y le siga iluminando a escribir tan bello relato! Ya lleva todo un librito.
    ¡Muchos besos!
    Pd: Se hecha de menos a Rocío, La Iglesia es Santa y Católica, Mengual, Mrs Wells y algunos hermanos mas, espero verles pronto por aquí. n__n

    ResponderEliminar
  3. entoces la humildad consiste en decir todos los pecados más oscuros que tengamos, auque nos de verguenza, porque si lo retenemos, el demonio caanta victoria

    ResponderEliminar
  4. Pater:

    Es una pena que esta historia vaya llegando a su fin, porque es un auténtico placer leerla y además, muy instructivo sobre los ángeles, de los que tan poco sabemos pese a tener uno asignado cada uno.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:04 p. m.

    LOCURA Y maldad es lo que tienen los etarras, con risas burlonas, pero serán como lucifer o como satan en la otra vida.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10:06 p. m.

    Muy bueno y verdad cuanto dice.
    siga pues nos ayuda gracias

    ResponderEliminar
  7. Es que de todos lo que se confiesa, hay un uno pòr ciento, que no puede haber arrepentimiento, pero es bueno expulsarlo, ¿no??

    en el sentido de actuar en defensa propia, para evitar que el otro nos coma por sopa,

    ResponderEliminar
  8. Una tercera parte de las estrellas del cielo cayeron....
    Es una gran parte, ciertamente.
    No hubiera sido preferible que no hubieran tenido la libertad de poder negar a Dios? Por ejemplo, que la atracción hacia lo divino hubiera sido tan grande que jamás a ninguno se le hubiera podido ocurrir siquiera el dudar en nada de Dios....
    Más si Dios valora tanto la libertad personal de cada una de sus criaturas, es porque Él es el más libre de todos. Dios es libre y hace lo que quiere y todo lo hace bien.
    Por eso desea que también sus criaturas le amen libremente.
    Aún a riesgo de perderlas para siempre....

    ResponderEliminar
  9. Anónimo11:40 p. m.

    Si, Dios nos quieree libre, pero decirle las cosas con humildad, porque rechaza a los soberbios

    ResponderEliminar
  10. Amigos este cuento nada tiene que ver con "Historia del Mundo Angélico", pero me parece oportuno compartirlo con ustedes.

    El Niño, el buey y la mula.

    Un campesino tenía un buey y una mula muy viejos e inservibles para el trabajo en el campo. Se había encariñado con ellos y le habría gustado que muriesen de muerte natural, pero se consumían día a día. Así que resolvió llevarlos al matadero. Cuando tomó la decisión se sintió mal y no consiguió dormir en toda la noche.

    El buey y la mula notaron que había algo raro en al aire. Movían inquietos sus osamentas sin poder dormitar. La vida había sido dura. Habían pasado por varios dueños. De todos habían recibido muchos palos. Era su condición de animales de carga.

    Hacia la media noche, de repente sintieron que una mano invisible los conducía por un estrecho camino hacia un establo. Decían entre sí: «¿Qué nos obligarán a hacer en esta noche fría? Ya no tenemos fuerzas para nada».

    Fueron conducidos a una gruta donde había una lucecita trémula y un pesebre. Pensaban que irían a comer algo de heno. Quedaron maravillados cuando vieron que allí dentro, sobre unas pajas, tiritando, estaba un lindo recién nacido. Un hombre inclinado, José, procuraba calentar al niño con su aliento. El buey y la mula comprendieron inmediatamente. Debían calentar al niño. También con su aliento. Acercaron sus hocicos. Cuando percibieron la belleza y la irradiación del niño sus viejos esqueletos se estremecieron de emoción. Y sintieron un fuerte vigor interno. Con sus hocicos bien cerquita del niño empezaron a respirar lentamente sobre él, y así se fue calentando.

    De repente, el niño abrió los ojos. «Ahora va a llorar», dijo la mula al buey, «verás que le asustaron nuestros feos hocicos». El niño, por el contrario, los miró amorosamente y extendió su pequeña mano para acariciar sus hocicos. Y seguía sonriendo, como si fuera una cascada de agua.

    «El niño ríe», dijo José a María. «No para de reír». «Debe ser que le hizo gracia el hocico del buey y la mula». María sonrió y quedó callada. Acostumbrada a guardar todas las cosas en su corazón, sabía que era un milagro de su divino niño.

    El hecho es que los propios animales se sintieron alegres. Nadie les había reconocido ningún mérito en la vida. Y he aquí que estaban calentando al Señor del universo en forma de niño.

    Cuando volvían hacia casa notaron que otros burros y bueyes los miraban con un aire de admiración. Estaban tan felices que al avistar la casa, hasta se arriesgaron a un galope. Y ahí se dieron cuenta de que estaban realmente llenos de vitalidad.

    Volvieron al establo. Por la mañanita vino el patrón para llevarlos al matadero. Ellos lo miraron compungidos, como diciendo: «¡déjanos vivir un poco más!». El patrón los miró sorprendido y dijo: «¿pero son éstos mis viejos animales?, ¿cómo es que están tan vigorosos, con la piel lisa y brillante y las patas firmes y fuertes?»

    Y dejó que se quedaran. Durante años y años sirvieron fielmente al patrón. Pero él siempre se preguntaba: «Dios mío, ¿quién trasformó de repente en jóvenes y robustos a aquella mula y aquel buey tan viejitos?» Los niños, que saben del niño Jesús, pueden darle la respuesta.

    Leonardo Boff.

    ResponderEliminar
  11. Valentina12:28 a. m.

    "Entonces entorno a esa figura biológica vimos al Padre."

    ResponderEliminar
  12. Anónimo12:36 a. m.

    La fuerza es aniquilar al mal, pero no viene del mal, por eso me corro.

    C

    ResponderEliminar
  13. LECTORA DEL BLOG12:36 a. m.

    El perder a DIOS para siempre, sería la pesadilla del jamás despertar, ¡que angustia DIOS MIOS!

    Dios quiere nuestra salvacion, por eso es importante la HUMILDAD ES EL PASAPORTE PARA ENTRAR EN EL REINO DE LOS CIELOS

    ResponderEliminar
  14. otra lectora del Blog12:39 a. m.

    Levántate Señor, ven pronto a socorrernos.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo12:49 a. m.

    con los autodialogos, no me extraña

    ResponderEliminar
  16. Las oraciones por aquellos que se han perdido en el camino, son escuchadas, pero algunos espirtüs se han alejado tanto y no se puede hacer nada por ellos , Dios da el libre albedrio pero los que deciden seguir al mal, han creado un mundo lugubre, siniestro y oscuro que no abandonan facilmente, los angeles caidos no recapacitaron, el mal los atrapo por siempre.
    Bendiciones.gloria

    ResponderEliminar
  17. Bakhita1:30 a. m.

    ¡Quien como Dios ¡
    ¡Quien como Dios ¡
    ¡Quien como Dios ¡

    Dios mío, quiero repetir esa frase una y mil veces. Por que es bonita hasta lo más profundo.

    Dios mío, quiero ser como un angel de los siempre fieles, de aqui hasta la eternidad, siempre fiel.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo3:04 a. m.

    Creeré - Tercer Cielo (música y letra)

    http://www.youtube.com/watch?v=4PTuvs-5Fo0

    ResponderEliminar
  19. Te quiero mucho

    ResponderEliminar
  20. Elba Sandino8:49 a. m.

    Nadie como nuestro DIOS!
    San Miguel defiéndenos del enemigo!
    Magnifica Historia Padre! Mil Gracias!

    Abrazos a todos!

    ResponderEliminar
  21. Anónimo9:22 a. m.

    Padre Fortea:
    Creo entender que D. César Vidal le mienta al comentar el último libro de FJL:

    "Cualquiera que repase las jugosas páginas de este libro verá con transparente y cristalina claridad que al olor de la sangre acudieron no pocos; entre ellos hubo algún pseudo-exorcista (subrayo lo de pseudo porque no he podido comprobar que ninguna autoridad eclesial le haya encomendado tan delicado encargo),..."

    http://libros.libertaddigital.com/a-por-federico-1276239716.html

    Como otro exorcista, salga "en defensa propia".

    Aprovecho la ocasión para desearle unas Felices Fiestas Navideñas.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo10:23 a. m.

    ¿Algún bendito día dejarán ustedes de comentar como desde un púlpito, hacer interpretaciones teológicas de libro, dejar aquí oraciones públicas al aire, mostrar forzadas exaltaciones quasi-místicas, colgar cancioncillas, hacer política, insultar, menospreciar...?

    ¿Algún bendito día hablarán ustedes como personas, algún día hablarán ustedes de la VIDA?

    ResponderEliminar
  23. Te quiero muchísimo y siempre estás presente en mi corazón y en mi mente.

    ResponderEliminar
  24. Este amor es más fuerte que la muerte. Enraíza en el mismo Dios.
    Con él, en él y por él debemos seguir hasta el final, obedeciendo en todo su santa voluntad.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo12:26 p. m.

    al 10:23h
    tiene Vd. razón, pero quizás es que no damos para más, hermano.
    Cada uno hace lo que puede y no todos somos tan inteligentes como el Padre Fortea. Dios nos acepta tal y como somos y nos va purificando poco a poco, sabe? Armese de paciencia, hermano.

    ResponderEliminar
  26. Buen díaaa!!!! espero que todos estén teniendo un lindo día!!!

    En verdad... siempre espero con ansias poder leer un chiqui más de este relato... siempre lo leo apenas publicado... pero lo comento a esta hora porque me es más tranquilo... y puedo releerlo todo de vuelta...

    Hay una cosa que siempre me intrigó y es eso que aquí el P.Fortea escribe en "¡Quitad eso de ahí!, gritó Luzbel. Quitad eso de en medio de los Cielos."... lo que me intriga es ese sentimiento de rechazo profundo... profundísimo... que tiene el mal en contra del bien... es como que le produce dolor con solo mirar... en realidad no entiendo y creo que no entenderé nunca los motivos del mal... para mi es un sinsentido...

    Me gusta San Miguel y su ejército... son lo máximo!!! qué haríamos sin su ayuda!!! Gracias le doy a Dios que nos dió defensores y guerreros de la fe como ellos!!!

    PAZ Y AMOR PARA SUS CORAZONES ES MI DESEO!!! FELIZ VIERNES!!!!

    ResponderEliminar
  27. Anónimo1:06 p. m.

    Carmen, espero que no te hayan regañado en el trabajo por la video llamada, ya nos conectaremos por el gamil, vale

    Monse

    ResponderEliminar
  28. Anónimo1:29 p. m.

    Monse
    Ya que Maria del Carmen es demasiado buena y no te lo dirá nunca, te lo diré yo: deberías hacer un esfuerzo para poner un poco de sentido común en tu vida y en tus relaciones con los demás.
    No tomes a mal lo que te digo. Callando se hace muchas veces más daño que hablando abiertamente.
    Te deseo lo mejor.

    ResponderEliminar
  29. FELIZ Y SANTA NAVIDAD Pare Fortea!!! Abrazos desde Paraguay.

    ResponderEliminar
  30. Anónimo4:17 p. m.

    Muchas veces sin queerer somos un poco imprudentes, y, sin querer podemos ofender

    Como se comentó en el sacramento de la reconciliacionn, que nos incomoda el otro con la verdad,

    Monse

    ResponderEliminar
  31. No en vano, el Señor, nos purifica cada día.
    En Él el Amor nunca se apaga, en un instante hace florecer su bendición.

    ResponderEliminar
  32. Anónimo5:03 p. m.

    al anónimo 10:23 y 12:26:
    El dialogo es tan necesario como aceptar que somos diferentes.
    Hacer y contemplar dos tareas básicas.

    C

    ResponderEliminar
  33. MONSE... en verdad no me causaste ningún inconveniente... podemos hablar en Facebook o Gmail... espero que pronto puedan configurarte bien ambos para que pueda ser menos complicada nuestra charla... mi niña, es mejor que me dejes los mensajes en uno de esos lugares (facebook o gmail), aquí hay mucha más gente y los mensajitos puede que nos les sea del todo agradable.

    1:29 PM a mi me gusta hablar con Monse por chat... es como hablar con una niñita... y no me molesta para nada, pues mientras hablo con ella estoy haciendo otras cosas... gracias por tus buenas intenciones. Dios te bendiga!

    Besos y abrazos a todos!!!

    ResponderEliminar
  34. Anónimo5:14 p. m.

    Yo venía aquí para enterarme de los avatares de la vida de Fortea pero estos relatos son muy aburridos.

    ResponderEliminar
  35. Anónimo5:22 p. m.

    Encontré en Atrio.org este artículo de Juan José Tamayo que me pareció muy bueno. También son muy buenos los comentarios que hace Javier Renobales Scheifler


    El sermón de fray Antón Montesino

    http://www.atrio.org/2011/12/el-sermon-de-montesinos/#more-5514

    ResponderEliminar
  36. Anónimo5:35 p. m.

    EN QUE PARTE DE LA BIBLIA SE MENCIONA A BELIAL? PUEDE ALGUIEN DECIRME, POR FAVOR?

    ResponderEliminar
  37. "Sólo uno de cada varios miles de ángeles se mantuvo petrificado en su decisión."
    Parece ser el fundamento por el cual el p. Fortea desde "Historia del Mundo Angélico" nos explico/a con un lenguaje tan sencillo y amable este tema tan oscuro.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  38. Anónimo6:36 p. m.

    el problema es que tengo que actualizar el navegador, creo que ese es el problema Carmen

    Monse

    ResponderEliminar
  39. Anónimo6:38 p. m.

    la hora de la merienda, tengo que hacer un te

    ResponderEliminar
  40. Que Nuestro Niño le bendiga y le llene de amor y alegría.

    Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  41. Anónimo10:21 p. m.

    Cuando no hay autodialogos, los comentarios avanzaban muy despacio, el autodialogo es lamentable,

    es como si la persona tiene dos fichas de ajedrez en cada mano y se monta una discusion, una pelea, descargar todo lo que tiene dentro y expulsarlo y escribirlo, pero cuando yo intervengo, muchas veces recibo criticas, no sé si la cara es seria o de guasa,

    LECTORA DEL BLOG

    ResponderEliminar