lunes, enero 31, 2011

Este grafitti me encanta. Es como la Gioconda en versión siglo XXI.

Ah, qué sermón tan bonito el que hoy he escuchado en la concelebración a la que he ido por ser la memoria de San Juan Bosco. El obispo-rector de la Universidad Lateranense ha estado fantástico. El mejor sermón que he escuchado en varios años. Se le veía un hombre sencillo y humilde, un verdadero apóstol.

Después de la misa, para cenar, cuatro curas nos hemos tomado dos panini sentados en un banco de la Plaza Navona. Allí donde según la película Ángeles y demonios intentaron matar a un cardenal. La cosa no creo que sea muy histórica, entre otras cosas porque el agua de la fuente de esa plaza, llega como mucho hasta la rodilla. Ahogarse allí en el modo descrito por la película, no es que sea difícil es que casi rozaría casi lo paranormal. Sí, el cine no siempre es una fuente del todo fiable para conocer la Historia o la Iglesia.

Los cuatro curas (dos colombianos, un puertorriqueño y yo) hemos estado hablando de esa escena de la película y de la economía mundial. Hacía frío. Delante de nosotros, a paso ligero, pasaban grupos de japoneses y de norteamericanos. El frío barre a la gente de las calles romanas. Los turistas no vienen preparados para el frío. Los ves mal vestidos durante el día, piensan que Roma es la tierra del eterno verano, y por la noche no quieren salir de sus hoteles y hostales.

domingo, enero 30, 2011

J.A. Fortehans Cucurkung

Bien, creo que ya he dado bastantes bastonazos contra Kung. Últimamente he hecho bastante deporte contra Arregui (al que algunas veces he llamado Aguerri), contra Masiá (al que le he cogido verdadero cariño) y contra un par más de menos conocidos. Estas cosas me ayudan a entrar en calor. Sin esto, sería tan distinto el ejercicio de la Teología. Reconozco que le dan vidilla al cotarro.

A Masiá estoy deseando conocerlo. (La dichosa cena.) Quizá en mi imaginación lo he idealizado un poco y la realidad, más moderada, me defraudará. Pero él tiene que saber que mis post nada tienen que ver con la inquina, sino con una especie de juego a deux. Este pobre don Camilo, que soy yo, no espera menos de la inteligencia jesuítica.

Hablando de cosas aburridas, ayer me fui a ver Tron. Había leído varias críticas, todas magníficas. Todas equivocadas. Sentí en la butaca un tedio sólo comparable al que uno siente al leer ciertas obras de Hans. Sólo deseaba que acabara esa película por la que, por cierto, había pagado para verla.

Encima, y para colmo, me monté en el asiento de atrás para ir la cine. El coche de un cura español en Roma. Y cogí un mareo tremendo a la vuelta. Me puse malo de verdad. Con la calefacción al máximo, y con las curvas, vueltas y revueltas de las callecitas romanas, llegué a casa en un estado lamentable.

En un acto loable, mareado, sintiéndome muy mal, recé completas sentado en el lecho de mi habitación, y me metí sabiendo que la noche haría de mí un hombre nuevo. Y así ha sido. Me he levantado perfecto, en forma, optimista, con ganas de empezar un nuevo día (cosa que se ha notado en el desayuno) y con grandes deseos de santificar el Día del Señor. Para celebrarlo, me he ido a escuchar misa en Rito Antioqueno.


Una curiosa eucaristía en lengua aramea oficiada por un obispo iraquí nacido en Nínive. Después de la misa, otro sacerdote y yo hemos tomado un cafe con él. En realidad, el compañero sacerdote un café, y yo un bombón. En realidad, han sido dos.

sábado, enero 29, 2011

Las difíciles, pero caritativas, relaciones entre Hans B. Kung y Fortea C. Kung

Hoy le voy a dedicar otro post a Hans B. Kung. Mi estima por los doctorados honoris causa impúlsame a ello.

Quiero dejar bien claro desde el principio que siempre doy por supuesta la buena voluntad en los teólogos disidentes. No doy por supuesto la buena voluntad en el ladrón que roba en una pastelería o en el mafioso que exige una colaboración voluntaria al dueño de un restaurante chino. Pero en el teólogo, sí.
Siempre pienso que si estas personas no tuvieran fe, no creyeran de corazón en lo que dicen, se hubieran quedado en casa. Así que mi juicio es de fuero externo, aunque este tipo de términos tridentinos no sean del gusto de Hans.

Dicho lo cual, y con todo el respeto del mundo, yo le pregunto a Kung: Querido Hans, si de verdad crees en lo que dices, si has llegado a las conclusiones que nos has enseñado en tus libros, entonces, ¿por qué no te unes a una de las comunidades que ya están viviendo el Evangelio como dices que se debería vivir?

Es evidente que las premisas que él plantea y las conclusiones a las que llega, nos llevan, como si de una fórmula matemática se tratara, a ese resultado. Siempre elogié y elogiaré a los protestantes que prefirieron dejarse matar de los soldados de Carlos V, antes que renunciar a lo que su conciencia les dictaba que era el verdadero camino de seguimiento de Cristo. Pero nunca he entendido la postura de aquellos que manteniendo una teología enteramente incompatible con la fe católica, insisten en presentarse como lo que no son.
Sé del caso del joven profesor de Teología al que su obispo le dio un ultimatum. Con tal de mantener el puesto por el que el sacerdote había estudiado tanto y había trabajado tanto, hizo la profesión de fe que se le pidió. Años después, reconoció públicamente que su profesión de fe fue meramente externa, pero que él ya no creía en las cosas que le obligó el obispo a profesar.
Hans, Hans, viejo zorro que devastas la viña de Dios, lobo que muerdes a los pastores, católico anticatólico, bautizado seguidor de la propia fe, creyente que guías hacia el abismo, hereje hipnotizador de las ovejas, acróbata en el trampolín de la ortodoxia, acusador de los Sucesores de los Apóstoles, te felicito por tu doctorado honoris causa.

viernes, enero 28, 2011

Diez cosas que ha aprendido Fortea de Hans B. Kung

Diez cosas que he aprendido de Hans B. Kung:

1. La iglesia anglicana es el futuro. Respecto a la conversión al catolicismo de laicos, sacerdotes y obispos anglicanos, una golondrina no hace verano. Dos golondrinas tampoco. Diez golondrinas tampoco. Ochenta mil golondrinas tampoco.

2. Las ideas teológicas, cristológicas y eclesiológicas válidas son las del progresismo triunfante. Todo se resume en este principio evidente: lo que sea progresista es lo bueno.
3. Liturgia: Latín, no. Mejor gallego, francés, alemán o batusi. Concelebración, sí. Misa privada, no.

4. Misa privada en latín, no, no, no.

5. Los curas jóvenes buenos eran los de antes. Los curas jóvenes de ahora, no saben lo que es la Iglesia. Nosotros lo supimos por inspiración democrático-revolucionaria. La Iglesia debe ser democrática. No obstante, cuando una votación nos sea contraria (porque ahora hay mucho carca, no lo olvidemos), hay que insistir en que el rodillo inquisitorial no nos puede, ni nos debe aplastar. Es el concepto de democracia conveniente, id est, cuando me conviene.

6. El barroco romano, es malo, traición al mensaje evangélico. Iglesia tipo garaje, es lo auténtico, eleva los espíritus. Con guitarra eleva todavía más los espíritus. El órgano es muy malo, recuerda a los Papas. El órgano de iglesia es como el Sumo Pontífice de los instrumentos.
7. Santo Tomás de Aquino, mal. Casaldáliga, bien.

8. Capa magna cardenalicia, no.

9. Roma debería estar en Holanda.

10. Cuando las cosas se pongan feas repetir como un mantra: años 70, años 70, años 70, años 70, inquisición, inquisición, inquisición, años 70, inquisición.

Cuando salí de clase le dije al viejo profesor:
-Hans, tranquilo, siempre nos quedará París –rememorando Casablanca, lo dije por animar.
Pero él me contestó:
-El problema es que ya no nos está quedando ni París.

jueves, enero 27, 2011

Hans Burger Kung: enhorabuena por el doctorado honoris causa.

Hans Kung ha recibido ayer un doctorado honoris causa aquí en España. Mis lectores poco avezados en Teología ya habrán olido a chamusquina cuando es Zapatero (Motor Primario del Secularismo y Dinamo Humana del Laicismo) el que le lleva otorgando al susodicho ochocientos telediarios a fondo perdido.

Sí, hay que reconocer que huele a chamusquina cuando es el Progresismo Intelectual el que le concede el doctorado a este teólogo disidente del Magisterio de la Iglesia.

Este tipo de universidades del gobierno, le darían un doctorado al mismísimo Belcebú si con ello pudieran fastidiar un poco a la Iglesia.

Aunque este doctorado hay que entenderlo en el contexto del doctorado honoris causa a Carrillo, a Whoopy Gooldberg, a Carmen de Mairena y a Enjuto Mojamuto.

Como es lógico, los jovenzuelos periodistas allí presentes le han preguntado a Kung por la situación de la Iglesia y el Estado en España. Como el premio (llamemos así a ese doctorado) se lo daba el Estado, el buen alemán no iba a morder la mano que le da de comer. Así que lo que a venido a decir era que la Iglesia no sabía distinguir entre Derecho y la Ética. Lo ha dicho con más palabras, de un modo más enrevesado, más germánico. Pero en román paladín ha dicho eso.

Vaya, y nosotros que no nos habíamos enterado entre la distinción entre Ética y Derecho. ¡Cuántos disgustos nos habríamos ahorrado de haberlo sabido antes! Es que somos de los que no hay. Menos mal que ahí está la disidencia teutónica para recordarnos nuestro lugar. No hay nada como el que venga alguien de fuera, para que te diga que tendrías cambiar el jarrón barato del recibidor, o que directamente deberías tirar a la basura la mesita camilla del salón de estar.

Estoy seguro de que todos nuestros problemas dentro de la Iglesia se arreglarían si hiciéramos caso a Hans Kung, al Dalai Lama, a Evo Morales (gran teólogo y mejor Presidente), y a la Asociación Gastronómica de Galicia.

miércoles, enero 26, 2011

HONNY SOIT QUI MAL Y PENSE: infame el que piense mal.

Respecto a la foto de ayer, paseando en Jerusalén junto a una tienda de sostenes, lo único que puedo decir es que ciertamente, mi sentido del humor quizá sea mi mayor virtud. Según algunos la única.

Según los entendidos no es sólo el encuadre de la instantánea, dicen que es mi cara de flema británica, mi mirada dirigida como quién no quiere en el ángulo preciso en que visualmente no choca con nada que no deba, ese gesto chestertoniano, dicen, irrepetible de pasaba por aquí y tal.

Yo creo, quiero creer, que exageran. Mi natural me inclina a ello. Además, dado mi desconocimiento de la materia, lo que bien pudo suceder es que confundí los sujetadores con gorritos para gemelos. Mira, con una cintita única para juntar las cabecitas, probablemente pensé.

No me digais que no es maja la foto del perrito. Pues alguien habrá que le encuentre algún sentido retorcido.

La foto de ayer, la foto del perrito y mi dulce visión del Vaticano, me llevan a una conclusión que queda resumida en una cita de Orson Welles, una cita que resume mi visión hacia mi querida Roma:

En Italia, en 30 años de dominación de los Borgia hubo guerras, terror, sangre y muerte, pero surgieron Miguel Angel, Leonardo da Vinci y el Renacimiento. En Suiza hubo amor y fraternidad, 500 años de democracia y paz. ¿Y que tenemos? El reloj de cuco.

martes, enero 25, 2011

Fortea, el Vaticano y la dentista polaca


La foto es de Jerusalén. Pero estoy en Roma. Hoy he ido al dentista, bueno a la dentista. Una dentista polaca que atiende cerca del Vaticano. A las 8:00 de la mañana Roma castigaba mi pobre cutis con un frío castellano. Hacía tiempo que no sentía dolor en las orejas. No me extraña, cuarenta minutos de caminata ha sido mucho para mis orejas.

Más triste ha sido al llegar, dar mi nombre, sentarme en la salita de espera, y descubrir que la agenda decía que mi visita era para el miércoles. El asunto no me ha cogido por sorpresa. Al principio la dentista me dijo que fuera el martes a la 1:00, yo le pedí si podía ser a otra hora, y me dio cita para el miércoles. Una semana después, la memoria me jugó una mala pasada. La traición de mi memoria ha sido descubierta hoy. Quizá unos pocos segundos antes de que viniera la enfermera diciendo: habiamo un problema. Así que con flema británica le he contestado: no pasa nada, me viene bien hacer ejercicio, volveré mañana.

Ya que estaba tan cerca del Vaticano, he entrado a la basílica. Allí me he encontrado con un pasionista gallego lector de mi blog. Me ha hecho ilusión saludarle. Me ha parecido muy buena persona, simpático, y un fraile de entregado. Ésa es la impresión que me ha dado en tan breve tiempo en el que hemos intercambiado unas palabras. También me ha alegrado, porque últimamente tenía la sensación de que este blog sólo lo leen franciscanos y jesuitas.

Eso te incluye, Masiá. Que ya sé que me lees con avidez y cariño. Gracias. No me extraña que no digas nada. Ahora al lado de ese tal José Luís Cortés, viñetista, casi me pareces un conservador recalcitrante. Madre mía, otro vendrá que bueno te hará. Al menos Masiá no dibujaba.

Si yo fuera el superior de Masiá, escondería todos los lápices. No sea que ahora a la vejez le dé por dibujar.

lunes, enero 24, 2011

Mi hijo que había sido seguidor de Carrillo

La Diócesis de Granada ha denunciado públicamente este lunes la intolerancia religiosa de dos docentes de Zújar que han obligado a su compañera y profesora de Religión a retirar dos símbolos religiosos que ésta tenía en su espacio personal en el departamento que comparte con otros docentes.

Más concretamente, según ha informado la Diócesis, se trata de dos profesores del instituto Al-Zujayr de Zújar los que han obligado a retirar los citados símbolos porque, según ellos, se sentían ofendidos por la visión de estos símbolos.

No hace falta deciros que estoy de acuerdo con esos profesores ofendidos. Es más, a mí me ofende que los sacerdotes vayan con su sotana por la calle. ¿Es que se creen los curas que la calle es suya? ¿Se creen que pueden ir por la vía pública como el que va por el pasillo de su casa? Si quieren ir vestidos con sus hábitos, que lo hagan en el salón de su casa donde no molestan a nadie.

¿Pero qué hace todavía el Valle de los Caídos en pié? ¿Pero qué hacen tantos sagrados corazones en las puertas de las casas? Eso es inconstitucional. Y además antimoderno. ¿Qué hacen las cruces en los cementerios? ¿Pero qué pinta una cruz en un cementerio? El cementerio es de todos. Qué dejen en paz a los muertos con sus cruces. ¿Y por qué tiene que salir tanto el Papa en la tele? ¡Que nos deje en paz, que no salga tanto!

Y después está Flanders, siempre restregándome su sonrisa, su felicidad, la unión con sus hijos, el cesped bien cortado de su jardín, siempre saludándome con alegría como echándome en cara toda mi vida.

Y después está el Padre Fortea con su blog de mil demonios. Que si este post de gatos, que si este post de lo que hice ayer, que si ocho post acerca de yo que sé, que si más post acerca de lo que soñé ayer, de lo que cené, de lo que no pensé. ¿Pero esto qué es?

Ya no puedo más, no puedo más. Y encima a mí, un ateo de toda la vida, me tiene que ocurrir que mi mujer se me hace supernumeraria del Opus Dei, y mi hijo trapense de la estricta observancia. Mi hijo que había sido seguidor de Carillo. Todo en el mismo año. Todo revelado en la misma cena de Navidad. El turrón casi se me sale por las orejas. Me tuve que sentar. Me entró como un hipo raro y se me fue el color de la cara.

domingo, enero 23, 2011

Benito Mussolini: el Constructor del Porvenir y el Fundador de Ciudades

Hoy, tras la cena, he visto una hora de un reportaje sobre la propaganda de la época de Mussolini. El reportaje continuaba, así que proseguiré mañana tras la comida. Los periodistas de la época, las voces en off de los noticieros oficiales, los aduladores de profesión le pusieron muchos sobrenombres y adjetivos a Benito, algunos asaz curiosos.

(No los he puesto todos con mayúscula, porque a veces eran calificativos en una frase en la que iban unidos a un sustantivo, y otrás sí que eran sobrenombres. Por la misma razón no los he puesto todos con artículo.)

La lista es la siguiente: moralista, educador, nuevo superador de César y Napoleón, dinamo humana, genio, gigante, jurista, economista de la revolución, dominador de la Filosofía, escritor, poeta, filósofo, linguista, deportivo, aviador, piloto del pensamiento, Banquero de la Nación, artista, agricultor, músico, héroe del universo, émulo de San Francisco, Columna del Mundo, constructor del porvenir, guerrero, el fundador de ciudades.

Yo me quedo, por supuesto, con Dinamo Humana, Héroe del Universo y Guerrero del Antifaz. Bueno, este último es de mi cosecha.

Cuando veía el reportaje, reflexionaba en el hecho de que las fantasías de ese actor provocaron la muerte de 400.000 italianos. Cuando veo las imágenes de la Plaza Venecia llena a reventar de masas que le aclamaban, me imagino unas cien plazas como ésa llenas de cadáveres.

He calculado, grosso modo, que esa plaza es más del doble que la Plaza de San Jaume de Barcelona, que es de la plaza de la que he leído un análisis de cómo calcular la gente que hay en una manifestación. Pero después el resultado casi hay que doblarlo. Porque los cuerpos extendidos sobre una plaza ocuparían más del doble de espacio que esas personas de pie.
Si la gente que le aclamaba como héroe, hubiera tenido una visión divina, profética, de las cien plazas llenas de cadáveres, hubieran quedado horrorizados.

Qué cosa tan espantosa son las dictaduras. Los políticos, los pueblos, los intelectuales, deberían mimar las libertades. Qué poco respeto existe hacia la defensa de ese tesoro que es la libertad. Decisiones administrativas, leyes, jueces, funcionarios sin escrúpulos, decisiones inconfesables de hombres poderosos y de representantes públicos, tantas y tantas cosas que atentan un poco contra ese tesoro, y que muchas veces nunca aparecerán en los medios de comunicación. O si aparecen, lo harán como otro asunto deplorable, menor e inevitable.

Tenemos que tener cuidado con las dinamos humanas, con los partidos (todos), con fiscales desconocidos (estos sí, con antifaz), con la prostitución periodística. Pero más cuidado tenemos que tener con el silencio de los corderos.

sábado, enero 22, 2011

La felicidad de un matrimonio cualquiera, champán y el reloj a la espalda.

De nuevo otra foto. Lo que más me gusta de ésta, es la cara de felicidad de la esposa. El marido y la esposa deben tener expectativas de felicidades distintas, porque cada uno mira en una dirección. La sonrisa de la buena esposa sumisa es de las que convencen a primera vista.

Sobre el cine me gustaría añadir al post de ayer una cita de Alfred Hitchcock:

Ver un asesinato por televisión puede ayudarnos a descargar los propios sentimientos de odio. Si no tienen sentimientos de odio, podrán obtenerse en el intervalo publicitario.

Ah, qué grande es el cine. Volviendo al tema de ayer, Desayuno con diamantes es la colección de cursilerías más grande del mundo. Creo que se me quedó totalmente grabada en la memoria esta frase de uno de los diálogos:

Somos un par de seres que no se pertenecen, un par de infelices sin nombre, porque soy como este gato, no pertenecemos a nadie. Nadie nos pertenece, ni siquiera el uno al otro.

Lo del gato es genial. Es fantástico ver una película de este tipo con dos gamberros atiborrándose de pizza y haciendo broma de todo. Momentos maravillosos de la juventud. Ahora ya lo de la pizza es un sueño de juventud (hoy he perdido en un paseo de hora y media 300 gramos) y mis amigos ya no tienen el mismo humor, se han vuelto más circunspectos, más mesurados, algunos hasta tienen cargos. No les pega lo de la pizza y los ataques de risa. Ahora más bien les pega un salón de té, un brunch o algo así.

viernes, enero 21, 2011

Voy a hacerle una oferta que no podrá rechazar. Que la Fuerza te acompañe. Siempre nos quedará París.

Mi ratito de después de la cena. Hace pocos días comencé a ver la película Bruno. No la acabé. Es una película sucia y vulgar. Hoy he acabado de ver El Luchador. Ésta película tampoco es que sea Emma o Sentido y Sensibilidad, aunque era mil veces mejor que la otra película que no quise continuar.

Hoy por la calle he escuchado la inconfudible melodía de Desayuno con diamantes. El primer minuto de la película, el minuto de los créditos, es muy bueno, promete una gran historia. Pero después la película está llena de cursiladas, algunas de ellas monumentales. Nunca he podido entender cómo esta película ha sido una película de culto para tanta gente. Lo mismo que Vacaciones de Roma otra película cuyo único valor es enseñarnos las calles de Roma cuando esta ciudad todavía no había sido invadida por las hordas de germánico-galo-usaniano-niponas de turistas. Ver a Roma cuando era una ciudad normal supone todo un espectáculo. La historia de Hepurn y Mitchun es un rollo completamente previsible.

En los últimos meses he visto poco cine. Títulos completamente prescindibles cuyos nombres os ahorro. Al final, he decidido mirar una página con las mejores películas de cada año según los críticos, e ir viendo esas películas y sólo y exclusivamente ésas. No me importa el género, ni el trailer, ni quién actua o quien la dirije. Hago click en el título y la veo. Porque sí, ya me he acostumbrado a verlas por Internet. Método barato (gratis) y cómodo (sólo tengo que hacer click).

De todas maneras, yo sigo con mi criterio de hace veinte años: si una película no me gusta en cinco minutos, jamás le concedo la indulgencia del sexto minuto.

Hablando de actuar, os preguntaréis por qué he puesto la foto de arriba. Fijaos la fogosidad que pone la mujer besada. Eso sí que es pasión y lo demás son tonterías.

jueves, enero 20, 2011

El Vaticano que no fue, pero que pudo ser

Este interesantísimo dibujo fue el proyecto alternativo que se presentó para construir la fachada de San Pedro del Vaticano. Fue el proyecto de Antonio da Sangallo. Pero cada vez que voy al Vaticano y veo la fachada, algo me dice que al final no fue él el vencedor.

Hoy ha estado lloviendo todo el día. Una jornada gris, y lluvia y más lluvia. He llegado tarde a la cena, apenas cinco minutos, y ya no quedaba nada del primer plato. Por la tarde había ido hasta una pequeña basílica donde rezo muy concentrado, porque nunca hay nadie, pero hoy me he tenido que volver: la estaban preparando para una boda. Los ojos se me han irritado de tanto trabajar hoy (o estos días) en el ordenador. He llamado, ya tengo cita para el dentista. No sé por qué los nuevos zapatos me hacen daño en una parte de la planta del pie. No me duele nunca la cabeza, pero el caso es que ahora mismo sí que noto una cierta molestia.

He subido nuevas imágenes en Fortearius
http://elcanonigorampante.blogspot.com/

miércoles, enero 19, 2011

Un miércoles normal de un año cualquiera que es éste

La tesis está avanzando a toda velocidad. Hoy me ha despertado la alarma del reloj de un residente del pasillo. En realidad, nos ha despertado a todos los del pasillo. El dichoso residente se había marchado de la habitación y el reloj ha insistido durante media hora. Ha sido una media hora bastante larga.

Bueno, siguiendo la vieja tradición de este blog, pondremos hoy cuatro refranes de reyes:

De un colico de acelgas nunca murio rey ni reina.

El que nace para rey, del cielo le cae la corona.

Está creyendo la beata, que quien reza y peca empata.

Malos reyes, muchas leyes.

El tema de los pájaros que caen muertos me tiene muy preocupado, en serio. Es signo de algo, de algo no bueno. Yo soy la persona menos apocalíptica del mundo, pero esto no es normal. Estoy seguro de que ahora no viene el fin del mundo, pero algún desastre sí. Yo creo en algunos desastres sí que están provocados por nuestros pecados. Ya sé que no suena eso muy bien hoy en día. Pero, creedme, es muy bíblico.

Lo que sí que es un desastre es que la báscula hoy me ha susurrado dos palabras: 83 kilos. Ochenta y tres kilos justos, ni cien gramos más. O me pongo manos a la obra o estas vacaciones gastronómicas que me he dado, van a quedarse pegadas en mis costados.

Ah, el compañero olvidadizo del collegio ya me ha devuelto el libro que le presté y que perdió durante las navidades. Cuando me lo devolvió le dije con una gran sonrisa: no tenía la menor duda de que lo encontrarías. Después me he arrepentido, porque no tenía la menor duda de que jamás volvería a ver ese libro. Lo daba por desaparecido en combate.

martes, enero 18, 2011

Y Dios creó el sueño

Me queda menos de una hora antes de que me meta en la cama y me duerma. Este momento del día tiene un algo de tiempo que se acaba, de tiempo que muere. Se presta mucho a la reflexión. Dan ganas de hacer todo lo que no he hecho durante el día. A estas horas siempre me pregunto por qué no me ha dado tiempo a leer una buena novela. He leído mucho, sí, pero todo cosas de mi tesis. Debería haber reservado veinte minutos para leer algo por gusto. Pero ya es tarde. Siempre pienso lo mismo a estas horas.

Afortunadamente, sigo durmiéndome de forma inmediata. Con lo cual esta hora que me resta tiene para mí el aspecto de un tiempo ante un abismo de oscuridad. Es decir, como si el tiempo de pronto se encontrase con un muro de nada e inconsciencia. Como si pasáramos del tiempo al no-tiempo.

Ahora pienso, miro, toco, me siento mejor en la silla, y en unos minutos entraré en un nuevo estado el que mi ser quedará como suspendido, como levitando en el silencio de la mente.

Lo cual tampoco es del todo cierto, pues en esa oscuridad del no-ser pululan los sueños, escurridizos como anguilas a veces, densos y palpables como una historia que avanza llena de detalles otras veces. Es cierto lo que antes he dicho, pero también es cierto que en esa oscuridad hay pensamiento a ráfagas, hay colores, hay sensaciones, hay tiempo, pensamiento incluso. Es una profunda laguna de oscuridad, pero con regiones habitadas por los peces fugaces de mi conciencia. Bueno, os dejo, hago mis últimas oraciones, me lanzo a ese abismo de no tiempo, y mañana os diré como me ha ido por esa excursión por las regiones del silencio.

Martes del año 2011

Hace dos días, soñé de forma muy clara que pronunciaba varias veces las palabras: terror terribilis. No sólo las pronunciaba varias veces, sino que además lo hacía marcando mucho las palabras.

Hoy he soñado que me enfadaba mucho con una familia en cuya casa estaba y le decía al padre de familia que lo de corregir sus escritos se había acabado, que tenía mucho trabajo. El enfado durante el sueño ha sido monumental.

Mi peso no va nada bien. En los últimos días me he concedido unas vacaciones en mi contención dietética, y ha sido un desastre.

Esta noche, a las 20:30, he ido a una celebración ecuménica por la unidad de los cristianos. Había un obispo luterano, otro ortodoxo y uno católico, los tres de Finlandia. Los he saludo al acabar todo. Sea dicho de paso, el anglicano era el más simpático. Tendría que haberle dicho: ¿sabe usted que he soñado varias veces que yo era obispo anglicano?

Llevo varias tardes, desde hace diez días, haciendo mi oración en la Basílica de San Jorge. Una basílica antiquísima. Justo al lado del Foro Romano, el corazón de lo que fue la Roma Imperial. Me gusta esa basílica por su aspecto primitivo. Además, porque completamente solo. Bueno, yo y la persona con la que voy a rezar. Toda una basílica para mí, con un silencio total, perfecto.

Hoy estoy muy contento porque la tesis ha avanzado de un modo espectacular. Bueno, a ver qué nos depara el día de mañana. A ver qué sueño esta noche. No sé que me dirá la báscula al levantarme. Creo que debería dedicar un post al tema de los pájaros muertos que caen del cielo. Para mí que esto es un signo de una desgracia muy grande va a pasar. No es natural que los pájaros caigan del cielo. O por lo menos no es natural que caigan muertos. Esto tiene toda la pinta de un aviso divino. Y ahora sí que no estoy bromeando.

domingo, enero 16, 2011

Faus y compañía

A algunos les fastidia las cosas que digo de Roma. Me imagino que Faus no está del todo de acuerdo con mis apreciaciones romanas. Arregui y Masiá no creo tampoco que avalen mis afirmaciones de amor a la Curia y la ciudad que la rodea. No, no creo.

Aunque yo les admiro a Faus y compañía. Porque se pasan toda una vida entera en la Iglesia como quien está en una mala cama, con un mal colchón y con una sábana que no les llega al cuello. ¡Pero no se levantan de la cama! ¡Allí siguen echados! Y eso es muy de elogiar.

Nos tratan de dar, eso sí, muy mala vida a los que dormimos en la misma litera: se mueven, rechinan los muelles, roncan, hablan en sueños, se levantan al váter cada dos por tres, gritan en medio de la oscuridad de la noche. Pero yo tranquilo durmiendo con mis angelitos, porque duermo como un tronco. Como un tronco bendito. Siempre me preguntan si no me molestan los ruidos de la calle, del tráfico y del pub que tengo bajo mi ventana. ¿Qué pub?, pregunto yo. En cuanto me echo a la cama es como si me desconectaran la corriente electríca, ya ni oigo ni veo, sólo duermo.

Pero mis vecinos de la litera no duermen plácidamente en su lecho eclesial. No sienten el arrullo de los angelitos dormilones, sino más bien tienen pesadillas curiales con monseñores que les persiguen. Lo cual me parece bien, pero ¡que no se levanten tanto al aseo!

sábado, enero 15, 2011

Cosas del día

(La foto es de estas Navidades en Alcalá de Henares. Yo soy el del centro. Esto, no por sabido, conviene dejar de recordarlo.)

Vaya, observo que tengo un lector fijo del blog en Milán. Estoy intrigado por saber quién será.

Le dejé antes de Navidad un libro a un compañero del collegio. Le dejé dos cosas: le dejé el libro, y le dejé bien claro que era un préstamo. Ahora cuando se lo he pedido, pues que no lo encuentra. Primero se lo he tenido que pedir siete veces, siempre se le olvidaba. Y por fin ha llegado la respuesta: no lo encuentro.
¿Cuánto te ha costado? Veinte euros. ¡No! Ya ves. Pero si eres el autor. Tú crees que a nosotros nos regalan más de diez libros, éste me ha costado veinte euros.

En la comida he tenido una cordial y civilizada discusión teológica con un canonista. Lo que menos me gusta de una conversación de este tipo es decir algo y que el otro se vaya por los cerros de Úbeda. Es tan desagradable tener que decir una y otra vez al otro: No es ése el punto que estamos discutiendo. Sin embargo, esto es muy común. La mente humana es como si tuviera una cierta dificultad en centrarse, es como si necesitara divagar, irse por las ramas.

Por la noche iba yo por la calle y un señor mayor, de unos ochenta años, que venía de frente me ha visto con mi sotana. Este octogenario, al pasarme, por la espalda ha exclamado muy serio: Vaticano II.
Pobrecillo, no me he molestado en decirle nada. Es mejor que muera de viejo en esa santa inocencia.

En el supermercado le he pagado a la registradora con unos céntimos de euro del Estado Vaticano. Anda que no se ha puesto contenta. Desgraciadamente me he comprado galletas rellenas de crema de avellana (ésas que engordan tanto) y ya me las he comido todas.

viernes, enero 14, 2011

Bendito puente

El día de la solemnidad de la Epifanía ayudé a dar la comunión en la misa del Papa en el Vaticano. En el capítulo de lo reseñable diré que le he dado la comunión al secretario del Papa. Sí, como lo oís. Hubiera sido una buena fotografía para este post, je, je.

Una de las cosas que siempre me gusta al ir al Vaticano es cruzar por el Puente de Sant´Angelo. Me gusta ir por ese camino en concreto para ir rezando a los ángeles. Diez ángeles flanquean el puente. Cada uno tiene una inscripción en la base. Llevo un año y medio diciéndome que tengo que pasar con papel y lapiz para escribir las inscripciones e irlas repitiendo al pasar delante de las estatuas. Hoy por fin os puedo ofrecer esas preciosas frases.

El ángel de la columna, tiene la inscripción: Tronus meus in columna.

El ángel del flagelo, tiene la inscripción: In flagella paratus sum.

El ángel de la corona de espinas, tiene la inscripción: In aerumna mea dum configitur spina.
El ángel del sudario, tiene la inscripción: Respice faciem Christi tui.

El ángel de con la túnica y los dados, tiene la inscripción: Super vestem meam miserunt sortem.

El ángel con los clavos, tiene la inscripción: Aspiciant ad me quem confixerunt.

El ángel que sostiene la Cruz, tiene la inscripción: Cuius principatus super humerum eius.

El ángel con la cartela, tiene la inscripción: Regnavit a ligno deus.

El ángel con la caña, tiene la inscripción: Potaverunt me aceto.

El ángel con la lanza, tiene la inscripción: Vulnerasti cor meum

Como normalmente voy al Vaticano por la noche, después de la cena, no suele haber gente. La oscuridad y los pocos turistas me permiten cruzar el puente en oración. Para mí es difícil ver esos ángeles y no ir orando. En parte por los ángeles (me encantan las estatuas de ángeles si son dignas) y en parte por esa inscripciones, que son de una admirable profundidad en su concisión.

Paseando en medio de todas estas cosas, en medio de todas estas estatuas, edificios, inscripciones, en medio de toda esta ciudad, me siento orgulloso de ser católico. En esta ciudad, no exagero, siento el gozo y la alegría de estar en la fe verdadera. Esta urbe proclama por sus cuatro costados la verdad del mensaje de Cristo y de su Iglesia. Gracias, Señor, por haberme dado el regalo de la fe, por pertenecer a la Iglesia verdadera, por amar a sus legítimos pastores, por poderme alimentar de tus sacramentos cada día.

jueves, enero 13, 2011

Leyendo hoy el periódico en mi dulce estancia romana

Hoy he leido unas declaraciones de Evo Morales que me han hecho reir con verdaderas ganas. Pero con ganas de verdad.

Fuera de bromas, yo creía que Evo Morales era humorista, pero no, me he enterado que gobierna un país, un país de verdad. Lo lamento, porque imaginaos sobre un escenario a Evo y a Mahmud Ahmadinejad (genio iraní de la comedia), ese duo no tendría precio. Se lo disputarían en todas las fiestas. Y ya no digo nada si tras un rato de actuación del duo, en el que todos nos hubiéramos partido a carcajadas, hubiera aparecido saliendo de detrás del telón Kim Jong-il (suprema estrella de la comedia coreana). A Kim yo me lo imagino como Harpo Marx, sonriente, saludando con la mano, pero si decir nada.

Desafortunadamente estos tres individuos han orientado sus carreras profesionales por otros derroteros muy distintos a los de la comedia. La humanidad ha salido perdiendo. Aunque no del todo, porque sólo basta escuchar a Evo hablando del pollo, la homosexualidad y la calvicie (y esto no es broma), para darse cuenta de que el presidente de Bolivia ha decidido no deslindar del todo el ejercicio de la comedia y de la política.

A Ahmadinejad le va un tipo de humor más duro, más sombrío. Mientras que a Kim Jong-il lo que le gusta es ese tipo de comedias con grandes decorados y muchos figurantes, tipo Sopa de Ganso.

Pero volvamos a Evo.

Leo hoy que Evo Morales afirmó: Antes había un monopolio, una religión, había una jerarquía porque la Iglesia Católica era como el Estado. Ahora, cuando se trata de buscar cierta igualdad, hay protestas. Por supuesto tenemos la obligación de nacionalizar la educación pero algunas personas no aceptan eso.

Hay gente que critica a Evo por esta decisión, pero no se dan cuenta de que no tiene alternativa. Él mismo lo ha dicho: tenemos la obligación. No es que quiera, es que tiene la obligación ¿Qué va a hacer el pobre hombre? Y encima que hace lo que tiene la obligación, algunas personas no aceptan eso. Ya ves, Evo, haces lo que debes y hay personas que no aceptan eso. Qué triste.

Gobernar, trabajar hasta tarde, tomar decisiones y después de todo encontrarse con personas que no aceptan eso. Es que se quitan las ganas de gobernar.

Mira, Evo, yo creo que eres demasiado tímido en tus reformas, que las haces por obligación. Lo que deberías hacer es nacionalizar la Iglesia. Los curas andan demasiado sueltos y ya es hora de poner orden. En el fondo lo están deseando. Les gusta que alguien les ponga firmes, aunque con la boca pequeña digan: no, no.

Y yo seguiría el consejo de Cristina Fernández de Kirchner y nacionalizaría la prensa también. Últimamente la prensa se está tomando muchas libertades. Con lo que trabajas es triste comprobar que también en la prensa hay personas que no aceptan eso. Ay.

Pero tú no te preocupes, los que te critican son malos bolivianos. Comienza con lo que te he dicho. Después,yo seguiría nacionalizando el mercado de la banana y el del alpiste de pájaros.

miércoles, enero 12, 2011

Los Legionarios de Cristo VIII: Conclusión a la Carta de Monseñor De Paolis.


¿Hemos visto algo en los acontecimientos del Padre Maciel que no hayamos leído en la Biblia, ese libro donde se relatan tantos pecados, tantas traiciones, tantas debilidades, tantas felonías? Todo, por tanto, suena a conocido. Se ha repetido miles de veces, decenas de miles de veces, a mayor o menor escala, en los gentiles y en los servidores de Dios, en el Antiguo Testamento y en el Nuevo.


¿Por qué suceden estas cosas? Por el pecado. ¿Cuál es el remedio, la solución, el camino de salida? La virtud. La virtud que se logra por los medios habituales tantas veces repetidos por la tradición cristiana.

La reforma no requiere de medidas complicadas. Con el ejercicio de la virtud una congregación se construye. Con la permisión de lo que no es recto, hasta las casas más sólidas han caido. La solidez de la casa de la Legión ha quedado comprobada. Otras se hubieran resquebrajado por todos sus muros.

La Legión es algo bueno, es algo querido por Dios, es una obra de Cristo. El Fundador de la Legión, en espíritu, llevaba ya buena parte de su vida fuera de la congregación. La Legión y Regnum Christi fueron levantados por muchos hombres y mujeres que dieron su vida por seguir una llamada a construir el Reino de Dios sobre la tierra. La llamada provenía de Dios, aunque el mensajero inicial cayera abatido en esa batalla espiritual.

No debemos sentir ningún mal sentimiento hacia el Padre Maciel. Fue víctima de sus propios pecados. Seguro que él sufrió más que nadie. Pues el que hace el mal sufre más, creedme, que el que lo sufre.


Ahora lo que hay que hacer no es no mirar al pasado, sino por el contrario mirarlo y reflexionar para que cada uno saque sus propias conclusiones para su vida personal. La vida del Padre Maciel no es algo a ocultar, sino una gran enseñanza para todos. Su existencia nos muestra como estando llamados a la excelsitud de la vida mística, podemos caer en el lodo, y finalmente llevar una vida doble, dividida, falsa y por tanto sufriente. Nadie sufre más que el que hace el mal. No hay mejor vida sobre la tierra que la de la virtud, la vida en Cristo.

Como el profeta Elías, los legionarios deben tomar ese alimento espiritual traído por manos de ángeles, y ponerse en camino y aprestarse para una lucha que se libra con las armas del espíritu. El Señor que comenzó esta obra buena, la llevará a término. Amén.

Hoy acaba esta serie de post sobre los legionarios. Como dentro de unos meses sería un poco complicado ir buscando estos post uno a uno, para mayor comodidad, todos los post sobre los Legionarios de Cristo están reunidos en este link
http://loslegionariosdecristo.blogspot.com/

martes, enero 11, 2011

Los Legionarios de Cristo VII: La responsabilidad de los superiores . Penúltimo post de la serie sobre los legionarios.

Muchos me manifiestan sus dudas sobre los superiores de la Legión. Sobre este asunto mi postura es muy clara: dejemos que la Iglesia haga su trabajo. Es la Iglesia la que tiene el encargo de juzgar si alguien fue culpable de algo. Yo no tengo toda la información. Ni la información, ni el tiempo para investigar, ni los medios para llegar a las conclusiones justas. Si alguien sabe algo, que lo denuncie por los cauces reglamentarios. Denunciar es una obligación de conciencia. Ir propalando rumores (me han dicho..., sospecho que..., me ha llegado a mis oídos...), eso no construye, destruye.

Los sucesores de los Apóstoles tienen el deber de juzgar, aunque no quieran hacerlo. Y para ello deben investigar, dedicando a ello todo el tiempo que sea necesario. Un Sucesor de los Apóstoles DEBE juzgar. Para ello debe llegar hasta el final, y debe ser consecuente en la labor de limpiar la Casa de Dios llegando hasta sus últimas consecuencias. La labor de investigar debe ser minuciosa, justa y férrea.

Para un sacerdote que ha caído en una tentación con una mujer, cabe la misericordia, cabe decir: venga, levántate y no peques más. Para un sacerdote que ha caído en el vicio del alcohol cabe que el obispo le ayude a salir de eso, sin usar la justicia, sino la caridad. Pero ante otros pecados no sólo no cabe mirar a otro lado, sino que se debe defender la viña de Dios de los zorros.
El robo, la pederastia, ciertas complicidades, determinadas omisiones, por citar algunas cosas, deben ser investigados. Son trabajo del obispo, un deber. No es algo que se haga si se tiene tiempo o si le parece bien, es un deber que si no se realiza se cae en culpabilidad grave. Esto no es que nos lo tenga que decir como cosa nueva los actuales documentos de las congregaciones, sino que ya lo decían los viejos manuales de moral. En realidad, todo estaba escrito en ellos. No hemos descubierto nada nuevo.

Para mayor comodidad, todos los post sobre los Legionarios de Cristo están reunidos en este link
http://loslegionariosdecristo.blogspot.com/

lunes, enero 10, 2011

Los Legionarios de Cristo VI: La Legión como obra de Dios

Monseñor De Paolis escribe: "La Legión ha sido aprobada por la Iglesia y no puede no ser considerada como una obra de Dios."

Cuando a lo largo de mi vida me han preguntado: ¿Qué piensa usted del Opus Dei? ¿Y de los neocatecumales? ¿Y de los carismáticos? ¿Y de Comunión y Liberación? Mi respuesta siempre ha sido la misma: Si tal cosa ha sido aprobada por la Iglesia, ES parte de la Iglesia. Yo no puedo condenar lo que la Iglesia ha aprobado.

Eso no significa que todo en esas instituciones sea perfecto. Seguro que hay cosas buenas y malas en sus integrantes, o aspectos en las mismas instituciones que deben ser mejorados o reformados. Pero tales instituciones como tal son buenas. Quien a vosotros oye, a mí me oye, les dijo Jesús a los Apóstoles. Si los sucesores de los Apóstoles me dicen que una institución es buena, punto final.

Todos estamos acostumbrados a escuchar a tal o cual cristiano criticando al Opus Dei, a los carismáticos o a tal o cual institución. A veces hasta resulta de buen tono criticar un poco. Pero no obraron así San Juan de la Cruz, el Cura de Ars, Santa Teresa de Lisieux o la Madre Teresa de Calcuta.

En una comunidad religiosa se puede mantener entre sus miembros al que tiene una debilidad (sea el alcohol o la addición a Internet), se le puede mantener para ayudarle. Pero nunca se puede mantener al murmurador. Al sembrador de cizaña hay que abrirle la puerta cuanto antes para que salga. Si está descontento, ¡pues que salga!

La Legión se fundó para la gloria de Dios y el bien de las almas. Y esa labor no está por hacer. Se ha hecho y se hace.

El mal cometido por alguno de sus miembros ha sido muchísimo menor que el bien realizado a millones de almas.

Los medios para hacer ese bien a veces requieren fundar colegios, buscar dinero, o pedir a bienhechores. A ver si se piensan algunos que la Madre Teresa de Calcuta logró hacer bien a los pobres sin el concurso de eso que llamamos dinero. Para hacer el bien a las almas y a los necesitados se necesita dinero. Por lo menos en este planeta eso es así.

Para mayor comodidad, todos los post sobre los Legionarios de Cristo están reunidos en este link
http://loslegionariosdecristo.blogspot.com/

domingo, enero 09, 2011

Los Legionarios de Cristo V: Respecto a la reglamentación y la praxis.

Es indudable que la congregación se haya en un proceso de reforma. En cierto modo, la Iglesia también. Hasta yo mismo intento estar en continuo estado de renovación, mejora y cambio.

La palabra reforma no significa que todas nuestras seguridades quedan en entredicho hasta que acabe el proceso de renovación. Y lo que desde luego no significa la palabra reforma es que a partir de ahora la obediencia no será tan estricta. Resulta impensable en un religioso la idea de que la obediencia debe ser diluida. Para eso era mejor no haber entrado en ninguna congregación. Fuera de la vida religiosa existe toda la libertad del mundo.

La obediencia no está reñida con el diálogo. Cuánto más diálogo mejor. La obediencia no está reñida con decirle al superior lo que uno piensa. A veces al superior hay que decirle con toda claridad que tendrá que dar cuentas a Dios de sus decisiones. Recurrir al superior del superior a veces es un imperativo de conciencia. El que sigue el camino adecuado siente paz en su alma. El que va murmurando por las esquinas está intranquilo en su corazón.


Para mayor comodidad, todos los post sobre los Legionarios de Cristo están reunidos en este link
http://loslegionariosdecristo.blogspot.com/

sábado, enero 08, 2011

Los Legionarios de Cristo IV: La confianza de los miembros en la propia congregación

A ningún fraile se le obliga a confiar en una orden religiosa. Tampoco a ningún legionario se le obliga a confiar en sus superiores. Con que obedezca cumple lo mínimo.

La desconfianza, a veces, nace de la inteligencia. La inteligencia percibe cosas y deduce que no puede confiar. Pero muchas otras veces la sospecha, la desconfianza, son siembra siniestra del Maligno. Del Tentador que extiende la maledicencia a través de los pecados de la lengua.

Aquellos legionarios que queden anclados en el tiempo preterito, que miren una y otra vez sólo y exclusivamente los errores del pasado, no avanzarán, no vivirán felices.

A nadie se le obliga a tener confianza, pero sembrar la desconfianza es un pecado: en una congregación, en una parroquia, en una familia.

Para mayor comodidad, todos los post sobre los Legionarios de Cristo están reunidos en este link
http://loslegionariosdecristo.blogspot.com/

viernes, enero 07, 2011

Los Legionarios de Cristo III: La palabra que sale de la boca.

En la Iglesia debemos intentar no crear contraposiciones, como bien decía en su carta Monseñor De Paolis. Por el contrario, debemos intentar unir, colaborar, crear buen ambiente, contribuir, aportar, empujar en la misma dirección. Decir las cosas, aportar, ser sinceros, hacer comprender al hermano el defecto que le afea, pero todo con caridad, con amor, intentando no hacer daño.

Unas cosas deben decirse en público, como si de un concilio se tratara, porque de la conversación muchas veces sale la luz. Pero otras cosas, por su misma naturaleza, hay que decírselas al interesado en privado, jamás, ¡jamás!, en público so capa de que es por su bien. Otras cosas, también por su misma naturaleza, hay que decirlas al superior, pues ya nada se puede esperar de la corrección fraterna.

La palabra puede ser medicina o puede ser puñal. En boca de unos daña, en boca de otros sana, conforta, es como un bálsamo.

Debemos entender que todos vemos las cosas de un modo parcial. Cuántos creen tener la verdad total y absoluta sobre asuntos opinables. ¿No nos acordamos de cuántas veces nos hemos equivocado en nuestra vida al juzgar?

Debemos abrirnos al otro, debemos abrirnos a lo que piensa el otro. Qué triste es intentar prevalecer. ¡Yo tengo razón!, dice el necio en su interior. El hombre sabio duda de sí mismo, escucha y se somete incluso cuando las cosas no son como le gustan. Someterse, sí. Una palabra fea a los oídos de algunos. Pero en la vida religiosa no cabe otra posibilidad. Los sacerdotes seculares lo hacemos con nuestro obispo. Incluso los laicos deben obedecer de acuerdo a los parámetros de su estado.

Para mayor comodidad, todos los post sobre los Legionarios de Cristo están reunidos en este link
http://loslegionariosdecristo.blogspot.com/

jueves, enero 06, 2011

Los Legionarios de Cristo II: La fidelidad

La fidelidad a una congregación (la que sea) es fidelidad a Dios. La Legión no pondrá ningún problema a que salgan de ella los miembros que así lo deseen, de eso estoy bien seguro. Si yo fuera legionario tendría un gran deseo de que todos aquellos que no tuvieran ganas de continuar salieran cuanto antes. Es más querría que salieran cuanto antes.

Pero muy a pesar de que yo tuviera esas ganas, cuando me preguntaran debería recordar que abandonar o no abandonar una congregación no es una cuestión moralmente indiferente. La Iglesia no dice: ambas posibilidades son iguales, elegid la que queráis. Y no dice eso porque no son iguales, pues las promesas hechas a Dios de servirle en una congregación, son promesas que obligan.

La Iglesia da la posibilidad de salir, pero la Iglesia no dice que ambos caminos son exactamente iguales a los ojos de Dios. Cada uno debe ser fiel a su camino.

Cada uno debe perseverar, aun admitiendo que hay casos en los que un religioso puede lícitamente salir de su congregación. Por ejemplo, la Madre Teresa de Calcuta pidió salir de su congregación para fundar una nueva. Tenemos también muchos ejemplos de religiosos que han sido movidos por Dios para salir de su congregación, para entrar en otra más estricta.

Pero aunque haya excepciones, en principio, como norma general, uno debe perseverar en el camino al que fue llamado. Las razones por las que uno puede hacer votos solemnes en una congregación son muy variadas, algunas aparentemente muy humanas o fortuitas. Pero al final el lugar donde uno profesa, es el lugar adonde uno ha sido llamado por Dios. Insisto, esa llamada es divina por más que las razones para llegar a ese sitio puedan parecer meramente humanas y no divinas. Pero aunque uno llegara a un sitio por razones completamente humanas, la profesión solemne es algo divino, es un holocausto, una inmolación. La persona deja de pertenecerse para entregarse enteramente a la Divinidad. Uno abandona su propia voluntad para entregarse a Dios en ese camino. Un voto solemne es un arrojarse al abismo de amor del Ser Infinito. No exagero lo más mínimo cuando digo que es eso un voto solemne. Si alguno alberga una idea más mediocre de lo que es un voto solemne, jamás deberá emitirlo. El voto solemne o es entrega total cuando se profesa, o será un desastre.

Las dudas, la insatisfacción, comienzan a aparecer cuando se comienza a verlo todo de un modo humano de nuevo. La entrega puede ser total al principio, y después albergar ciertas restricciones después. Esas restricciones cambian el modo de mirar la propia congregación. Y así lo que antes parecía una legión de Jesucristo, ahora aparecerá como una asociación humana con fines humanos. Es decir, se ven con ojos terrenos las realidades que tienen que ver Jesús y sus seguidores. Pero si ese proceso de humanización continúa, también la diócesis a la que uno vaya aparecerá bajo esa luz que ya no es sobrenatural, y al final hasta la misma Iglesia acaba viéndose como una multinacional.


Para mayor comodidad, todos los post sobre los Legionarios de Cristo están reunidos en este link
http://loslegionariosdecristo.blogspot.com/

miércoles, enero 05, 2011

Sobre los Legionarios de Cristo


Hace varias semanas, me hicieron llegar a mi dirección postal en mi diócesis la carta que el Delegado Pontificio de los Legionarios de Cristo ha enviado a esa congregación. Metí la carta entre otros papeles para leer más adelante. Hoy, ya en Roma, he reencontrado la carta, de la que ya no me acordaba, la he leído y me gustaría hacer algunos comentarios que irán apareciendo a lo largo de los siguientes días.

El primer comentario es que creo que Monseñor De Paolis está haciendo la cosas bien, con prudencia, con conocimiento de las cosas. Si no lo pensara así, no escribiría estas líneas. Me callaría. Hacer las cosas bien, supone que siempre habrá algunos que piensan que no se está haciendo nada. Pero entre la nada y el todo, está la prudencia. Los proclives a dar golpes en la mesa y a reformar las cosas tirándolas abajo, no valen para un cargo así.

Monseñor De Paolis tiene un cargo extremadamente difícil. Unos le van a acusar de no haber comprendido el espíritu de la congregación y de querer cambiarlo todo. Otros le acusarán de no haber cambiado nada y dejarlo todo como está. Pero afortunadamente los que critican son gente tanto fuera de la Legión como fuera de Regnum Christi. Dentro apenas hay nadie que esté criticando. Si alguien lo hace es a escondidas y como algo excepcional. Y es que eso sí que es digno de elogio. La Legión ha sido obediente al Sucesor de Pedro aunque ello hubiera supuesto su misma supresión. Los legionarios no han puesto ninguna cortapisa al Delegado Pontificio. Aquí estamos, haga lo que tenga que hacer.

Francamente, eso muy pocas realidades eclesiales serían capaz de hacerlo con la sinceridad y obediencia que ellos lo han hecho. Y aun ha habido algunos (sobre todo periodistas) que querían que se disolviera la Legión. Menos mal que no les ha dado por anular cada diócesis allí donde ha habido un mal obispo, o cada parroquia allí donde ha habido un mal párroco. El heroismo de la Legión ha sido digno del mayor de los elogios. Me gustaría ver a muchos de los que han criticado a los legionarios, en la misma situación para ver lo que ellos hacen. Todos los que pertenecemos a un presbiterio diocesano sabemos lo que le cuesta a un obispo hacer la más pequeña reforma. Basta que un grupo o un sector se sienta afectado, para que se pongan palos en las ruedas, se critique y se alce la voz contra el obispo día tras día. Nada de eso ha sucedido en la Legión. Muchos inocentes habrán llorado a solas por el sufrimiento del descrédito acarreado, pero después se han presentado virilmente ante el Delegado y han dicho: aquí estamos, haga lo que tenga que hacer.

Para mayor comodidad, todos los post que he escrito sobre los Legionarios de Cristo están reunidos en este link
http://loslegionariosdecristo.blogspot.com/

martes, enero 04, 2011

La pasión por el peligro


Hoy después de la cena he estado un rato viendo algunos videos en youtube, algunos vídeos de cómo hay gente a la que le gusta ponerse en peligro. Siempre hay gente que agarra serpientes venenosas con la mano sin ninguna necesidad. Es curiosa la fascinación por el peligro que sienten algunos congéneres míos. Es como si el peligro les hipnotizara.

El veneno de esas serpientes no sólo no es algo que les aleja de ellas, sino que les atrae. Juegan con ellas, vuelven a intentar agarrarlas, se alejan y se acercan en una especie de baile mortal. Hay muchos modos de jugarse la vida con ellas. El modo depende de cada sujeto, o más bien de su poca sensatez.

Es como si vieran un agujero profundo, negro, sin fondo, y desearan ponerse cuanto más al borde mejor. Algo incomprensible. La vida por un momento de emoción. Normalmente no es la vida lo que pierden, pero las consecuencias de una mordedura no son ninguna tontería.
Otra cosa, para mí interesantísima (ya lo comenté en otros posts) es el tema de las iglesias del sur de Estados Unidos que cogen serpientes con las manos como acto de fe. Basta en youtube poner snake handling para ver infinidad de vídeos. Estos pentecostales lo hacen como un acto de suprema fe en las palabras de Cristo. Es un tema sobre el que llevo leyendo desde hace años. Me parece apasionante como tema de estudio.

Mi opinión sobre los snakeholders es que lo hacen con buena fe, pero que no debemos ponernos en peligro. Podemos verlo en video, más no es algo para que se extienda. Ellos son como Simeon Estagirita que vivió en lo alto de una columna, es decir, una excepción. Pero ellos lo hacen sin buscar nada terreno, sólo probar la veracidad de la Palabra de Dios, y las serpientes no les muerden. Algo impresionante.

lunes, enero 03, 2011

Enero 2011: título horrible para un post.

Para todos los que siguen este blog en Facebook quiero decirles que desde hace varios días sale la foto sin el texto. El dichoso problema ha traido de cabeza a algún virtuoso de la informática, pero la causa está en algo muy sencillo, pero que se tarda veinte líneas en explicar, y que os voy a ahorrar. Desde mañana, texto y fotos aparecen juntas, como tiene que ser.

Hace un mes o dos me metí en Facebook, no me sorprendió encontrar a varios padres Fortea pululando por ahí. No era una coincidencia de nombres y profesión, porque la foto también era la de mi cara. Podría ser una coincidencia de cara, nombre y profesión, pero es estadísticamente más improbable. El otro Padre Fortea, segun el perfil, había nacido en mi misma ciudad. Lo cual lo hacía más improbable. E incluso en mi misma casa. Yo creo que si hubiera nacido un segundo Padre Fortea en mi casa me hubiera enterado. Un segundo Padre Fortea viviendo en un piso de cien metros cuadrados es algo que no pasa desapercibido.

Por todo lo cual, pronto deduje que se trataba de mí mismo. Pero no había ninguna razón para la alarma. Ninguna de las páginas de Facebook habia nacido con propósitos indignos o ilícitos. Simplemente duplicaban mi blog o daban información sobre mí. Eran buena gente y les deseé suerte.

Más gracioso fue cuando una empresa me intentó vender CDs con sermones, y vi que los sermones eran míos. Hubiera sido interesante comprarlos para escucharme.
En otro país, al llegar, descubrí que habían hecho camisetas con mi cara. Después de un momento de rubor obligado, pensé que aquello era lo más kisch que había visto nunca y pedí una camiseta para mí.

Algún día a alguien se le puede ocurrir poner mi cara en globos, en biberones o en alguna marca de leche condensada o de carne de membrillo.


domingo, enero 02, 2011

Año nuevo: propósitos fortenianos

Ya estoy en Roma. Deseo que este nuevo año no sea una mera repetición de los anteriores, sino que sea un tiempo nuevo. Para ello necesitamos la iluminación de Dios. Por lo menos yo noto que preciso de su iluminación. Tengo la necesidad de una gracia que actue en mi intelecto y me haga ver todas las cosas de un modo nuevo. De ningún modo quiero que mi vida sea una reiteración de jornadas. Lo maravilloso de cuando éramos niños es que cada día era una novedad. Esa sensación continuó en mi adolescencia, y yo diría que hasta se acentuó en mi tiempo en el seminario. Sólo el Creador puede no sólo devolvernos esa sorpresa por la vida, sino incluso acentuarla. Para ello me propongo comenzar una vida más ascética.
Evidentemente en mi blog no entraré en detalles, ni se me pasa por la cabeza hacer exhibicionismo de mis mínimos logros en ese campo. Aquí en el post seguiré contando mis travesuras, metiéndome con Masiá, explicándo cuál ha sido mi merienda de ese día, pregonando las alabanzas a Chávez y revelando cuál ha sido el sueño de la noche anterior.

Algunos se hacen una idea cabal de mi persona a través de mi blog. No seré yo quien les quite la ilusión. Toda persona humana (y eso incluye a mis lectores) es un mundo mucho más interesante de lo que imaginamos los que tenemos algún contacto con ella. En toda persona humana hay muchas regiones que nunca hemos explorado. Juzgar al prójimo es un acto de necedad. Los necios se autoproclaman jueces de todos y de todo.

No es poco propósito para este año no hablar mal de nadie, que no salga ni una palabra criticando. Me conformo con lograrlo un mes, o una semana. No es fácil no decir ni una sola palabra contra la caridad. Intentadlo y vereís que no es tan sencillo como parece. No tenemos ninguna necesidad de criticar a nadie, pero parece que la lengua tiende a segregar un tipo de veneno que ha de descargar.

sábado, enero 01, 2011

Deus temporum

Lo mismo que hay cosas sagradas, también hay tiempos sagrados. Puede ser una hora, la hora de la liturgia. Puede ser un día, el Día del Señor. Puede ser un tiempo, el tiempo de penitencia, el tiempo de alegría. Dios, Creador del Tiempo, ha querido que haya tiempos sagrados.

Tiempos cargados de gracias. Tiempos de gracias especiales, específicas, como la gracia del arrepentimiento, o gracias para sentir la felicidad de recordar el misterio de la Resurrección.

El tiempo en sí mismo ya es una acción de Dios. El Tiempo es la prueba de la existencia de Dios. Hoy día sabemos que el Tiempo no fue eterno. Luego sólo un Ser Infinito puede sacar de la Nada el fluir del antes y el después, pues no hubo un antes delante del primer ahora.

Debemos nosotros, los hombres de Dios, saber leer el Tiempo. Debemos saber discernir los tiempos. Existe un tiempo de castigo, un tiempo de construcción, un tiempo de espera, un tiempo de amor tierno, un tiempo entre dos tiempos, tiempos revueltos, tiempos estables.

El hombre de Dios, el hombre que vive en Dios, el inmerso en el Misterio de Dios, el hombre perfecto que vive en la imperturbabilidad de la contemplación de la Trinidad, está por encima del tiempo. El tiempo no le afecta, es él el que modela el tiempo. Las olas de la desventura, de la inquietud, de la zozobra, rompen en él. Pero él como una roca sigue inamovible fundado en la Roca. Ni la alegría le emborracha, ni la tristeza le desespera. Porque sabe que tiene dentro de sí al Hacedor de las horas de la alegría y de la desventura. Pocos hombres han vivido así. Los grandes místicos sí. Nosotros podemos vivir un poco de todo eso, al menos un poco.