jueves, junio 30, 2011

Grecia, Occidente, nuestra civilización


Al escribir estas líneas, no puedo evitar manifestaros la conmoción que me ha producido todo el desarrollo de la historia griega de las últimas semanas.

¿Cómo es posible que una nación esté desplomándose y los responsables no se pongan de acuerdo para sacar todo adelante? ¿Alguien se puede imaginar al Titanic hundiéndose y la tripulación peleándose en cubierta?

Lo cierto es que Grecia acumula un total de la deuda de unos 340.000 millones de euros. Os aseguro que no os hacéis una idea exacta de cuánto dinero es eso. Sí, son muchos maletines llenos de billetes. Es un rio de billetes manando muchas horas. Y ante esa situación, la única solución que se les ha ocurrido es añadir más división en la cabeza y más caos en el cuerpo.

Si hubiera caído Grecia, las cosas se hubieran puesto mal de verdad para esa nación. Los ciudadanos de ese país no se hacen idea a qué extremos hubieran llegado. Detrás de esa tragedia hubiera habido tantos dramas familiares, tantas ilusiones rotas durante toda una vida, tantos hombres aburridos delante del televisor todo el día sin nada que hacer, comiendo de la caridad estatal a base comedores públicos. Familias que de un día a otro se encuentran en la calle sin casa, hijos cuyas carreras ya no servirán de nada, abuelos cuyos tratamientos médicos no podrán ser sufragados ni por la Seguridad Social ni por nadie.

Todo este asunto me hace pensar cómo es posible que la civilización se hunda a sí misma. Nuestro mundo tiene la capacidad de enfilar hacia el desorden social. La libertad para dar un golpe en el volante y dirigir el barco hacia la catarata. Ahora le ha tocado a Grecia, mañana puede ser otro más grande. Pasado mañana un implacable efecto dominó puede ir tumbando las economías de medio mundo.

¿Creo que esto pasará? No. Pero jamás pensé que en tantos países fueran los más rufianes de la clase a los que se les pusiera al volante de una nación entera. Ahora comprendemos, ahora que es tarde, que debimos haber puesto al mando de todo a los hombres más honestos. En el fondo ésta es una crisis económica fruto de un hundimiento moral.

Pero tranquilos, 340.000 millones de euros se pagan enseguida, se trata de pasar el sombrero entre todos unas cuantas veces. Después, podéis volver a ver Gran Hermano, a mirar a otro lado y a elegir a los gobernantes por lo simpáticos que os caen.

martes, junio 28, 2011

Lo de Grecia me llena de pena

Tremendo lo de Grecia. Todos los que se manifiestan de un modo violento, no se dan cuenta de que no hay otra alternativa que aceptar las medidas de la Unión Europea.

Los que se manifiestan siguen pensando con aquellos viejos esquemas (hace tiempo caducados) de que el dinero está allí en los bancos y que lo único que hay que hacer es liberarlo.

No se dan cuenta de que el dinero de los ricos, incluso de los medianamente ricos, hace mucho que dejó los depósitos de los bancos griegos. Ellos abandonaron el barco hace mucho. El capital es la cosa más precavida del mundo. Las fortunas helenas descansan tranquilas en las bodegas suizas, alemanas e inglesas.

Ahora de lo que se trata tan solo es de evitar la suspensión de pagos estatal. Lo que conllevaría la bancarrota nacional y la puesta en marcha de un efecto dominó infernal que será breve en el tiempo pero que tardarán muchos años en levantar.

Frente a esta realidad, ellos siguen pensando que una vez que tomen la Bastilla, ya todo se habrá arreglado
El sistema debe cambiarse, los políticos griegos deben ser reemplazados, pero ahora no es el momento de una insurrección anárquica. Ahora es el momento de formar un gobierno de unidad nacional y hacer frente a un temporal de miseria que ya de por sí va a ser espantoso, sin necesidad de agravar todavía más la situación.

La única cosa que se me ocurre para mitigar la desazón de la situación (nótese la rima) es que veáis la liberación del pato Willy:

Hoy quiero que os lo paséis buen. Pues también yo tengo un noble corazón

Sólo os digo que veáis este video, entero. Es tan gracioso que el vídeo hoy basta. Es la primera vez en la Historia de la Humanidad que aparece un vídeo incrustado en un post del Blog del Padre Fortea.Ah, haced doble click sobre el vídeo para verlo a pantalla completa.

domingo, junio 26, 2011

La salud de Chavez




He escuchado como el vicepresidente de Venezuela decía ante los medios que hay Chavez para rato.


No tengo ni idea de cómo está la salud del Bolivar redivivo. Pero los que tenemos más de cuarenta años sabemos que jamás, jamás, hay que decir de un jefe de estado que lo tenemos para rato. Ésa es una expresión que ya es un clásico. Se dice esa expresión y unos cuantos telediarios más tarde anuncian la hora del entierro.


Esa frase es como el pistoletazo de salida en una carrera, de la carrera hacia la mort. Yo si fuera jefe de Estado (cosa que me puede sobrevenir por vía papal o por acabar nombrado copríncipe de Andorra) les diré a mis colaboradores que nunca hagan declaraciones del tipo tiene cuerda para rato. Si yo estoy trabajando tranquilamente en mi despacho y oigo esa expresión por la radio, automáticamente pulsaría un botón para que viniera mi secretario y me llevara al hospital.

Es como cuando un bando contendiente comienza a decir de los adversarios que no pasarán. Es decir, cuando el que está al mando de un bando en contienda ya no dice cosas como que les venceremos, que les machacaremos, que les trituraremos, sino que comienza a decir con voz titubeante que no pasarán, entonces es el momento de abandonar discretamente la plaza pública, subir a casa, y hacer las maletas con la mayor celeridad posible.


Sea dicho de paso, sobre este tema del NO PASARÁN, hay una canción llena de sorna que hicieron los nacionales al vencer, es decir, al pasar. La podéis escuchar en este link:



Quede claro que la canción la pongo aquí por un mero interés histórico (y musical), de ningún modo debe verse como que yo me inclino por ninguno de los bandos. Aunque un bando matara curas, quemara iglesias y pretendiera establecer un amplio régimen de libertades como del que ahora goza Corea del Norte.


Insisto, la canción está insertada aquí por su interés histórico (y sobre todo musical), manteniéndome yo, como siempre, en una estudiada neutral equidistancia. Una equidistancia entre el Bien y el Mal, entre el Orden y el Caos, entre la Armonía y el Caos.

Sobre el sacerdocio y la mujer



Como el tema de si las mujeres pueden ser sacerdotes es algo muy debatido entre los creyentes, os ofrezco el final de la Carta Apostólica ORDINATIO SACERDOTALIS del Papa Juan Pablo II, una carta que el Santo Padre envió a todos los obispos del mundo acerca de la ordenación sacerdotal reservada sólo a los hombres. Al final de la carta dice:


Por tanto, con el fin de alejar toda duda sobre una cuestión de gran importancia, que atañe a la misma constitución divina de la Iglesia, en virtud de mi ministerio de confirmar en la fe a los hermanos (cf. Lc 22,32), declaro que la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia.

Mientras invoco sobre vosotros, venerables Hermanos, y sobre todo el pueblo cristiano la constante ayuda del Altísimo, imparto de corazón la Bendición Apostólica.

Vaticano, 22 de mayo, solemnidad de Pentecostés, del año 1994, decimosexto de pontificado.


Por lo tanto, éste es un tema cerrado. La Iglesia no tiene la facultad de ordenar mujeres como sacerdotes. No se puede decir más claro. Y este dictamen debe considerarse definitivo. Punto final. Es que hay algunos que aunque se abrieran los cielos y oyeran la voz de Dios, no se quedarían conformes. Ayer leía en el Evangelio (Mt 20, 1-16) como el amo de la viña les decía a los trabajadores: ¿es que no puedo hacer lo que quiera en mis cosas?

sábado, junio 25, 2011

Un canto a la mejor literatura



Cada largo viaje que emprendo siempre pretendo que se convierta en una experiencia literaria. Pues como los antiguos viajeros ingleses, varios libros escogidos me acompañan. Esta vez le ha tocado el turno a Navokov, a Marguerite Duras, a Mark Twain, a Italo Calvino y a Borges.

He leído creo que por tercera vez, no descarto que sea la cuarta, Ficciones de Borges. Cuando leía esta obra hace pocos días, me admiraba tan rotundamente su arte y su inteligencia que tenía la sensación de que las veces anteriores había leído dormido esta obra.

El paralelismo entre Borges y Bach me parece incontestable: arte esencial, ninguna concesión, detrás de las notas o las palabras brilla el poderío de un intelecto en estado puro. Las notas y las palabras son una mera excusa para ofrecernos pensamiento, pensamiento en el más alto grado posible para el arte humano.

Resulta difícil pensar que el arte humano pueda admitir un mayor grado de saturación de inteligencia. Inteligencia de una densidad inigualable. Inteligencia acompañada de pasión. Como si la contemplación de El Supremo hubiera contagiado a los ojos de ambos humanos de algunas de sus características.

La prosa de Borges carece de decorados de cartón. Su sobriedad no evita que sus palabras (como en Bach las notas) se eleven, bajen, hagan piruetas. Los movimientos de la línea armónica borgiana son de un vigor heroico, densos, sólo comparables a ciertos movimientos lentos bachianos. En vano buscaremos el allegro en el argentino. Ese adagio de hierro, esa sinfonía de adagios, que es el Borges desconoce el oasis del allegro. Pero la desconoce porque toda su obra es el gran adagio que precede al allegro del Descubrimiento Futuro que será Dios. Enternecedor será en el más allá ser testigos del momento en que los ojos del ciego vieron, por fin, al Infinito que da sentido a la Lotería de Babilonia y que contiene en su mente la Biblioteca de Babel.

Sea dicho de paso, hoy he cocinado (los compré en El Corte Inglés) dos filetes de soja. La verdad es que están ricos y no tienen colesterol. El perro tampoco tiene que ver mucho. Pero no me digais que no es majo.

jueves, junio 23, 2011

El padre Fortea a los 80 años



Cuando el 18 de octubre de 2008, en pleno hundimiento de todos los indicadores en los mercados afirmé que en un año la crisis tocaría fondo (véase el link si se desea:




no era tan fácil hacer tal afirmación, pues la curva bajista estaba verdaderamente desatada y la línea descendente estaba embalada. Pero hasta qué punto mi previsión se cumplió, puede comprobarse en el siguiente link si se desea:


http://img.actibva.com/2009/11/prevision-opib-espana-ue-2010.jpg

¿Por qué recuerdo eso? ¿Por regodearme en los efluvios de mi vanidad? Pues sí. La verdad es que sí.

Bueno, y ahora vamos a lo que vamos, cuando hace un año alguien en un foro sobre liturgia (Ceremonia y rúbrica de la iglesia española) puso esta foto y comentó que el de la foto era el padre Fortea a los 80 años, me hizo mucha gracia y lo que pensé era lo bien que habían hecho el montaje de photoshop. Y me olvidé del asunto.


Varios meses después me volví a encontrar con la foto y entonces la miré con más detenimiento y me percaté de que no había montaje alguno. Aquel purpurado que se parecía a mí como una gota de agua, no era yo. El parecido me parece tan sorprendente que sólo lo puedo calificar con dos palabras: in-presionante.

miércoles, junio 22, 2011

El Movimiento 15M vive bello y fuerte y noble



Es una práctica común la de halagar los oídos de los indignados del movimiento del 15M. La verdad es que un político tendría que tener bastante personalidad para decir bien alto y claro que eso no va a ningún lado y que, sin duda, evolucionará hacia derroteros malsanos.

Como nadie quiere crearse enemigos, pues ya se sabe: en el fondo estoy con ellos, en el fondo tienen razón, en el fondo hay cosas muy válidas en lo que dicen, en el fondo podrían renovar nuestra sociedad, en el fondo del mar matarile-rile-rile.

Yo no me voy a unir al coro de niños-elogiosos de Viena. Más que nada por poder decir dentro de un año: os lo dije, os lo advertí, no me escuchasteis.

No deja de llamarme la atención el hecho de que la Iglesia lleve tantos años ofreciendo un verdadero mensaje lógico, razonable, acerca de cómo reformar la sociedad, y sólo recibe coces de las izquierdas, y olvido de las derechas. Llegan unos cuántos jóvenes antisistema desorganizados y que no ofrecen nada concreto, y todos los políticos les besan las manos y los dedos uno a uno.

La Iglesia lleva ayudando a los pobres todos estos decenios (duro con ella), estos jóvenes en el segundo acto de la obra se dedicarán a quemar coches (qué majos son).

Lo malo es que estos jóvenes tan majos lo que no entenderán es que las reformas del mercado de trabajo que necesita este país, son una medida necesaria para que ellos tengan trabajo. No la única, pero sí imprescindible. La historia de los últimos treinta años demuestra que en España sólo se crea trabajo de un modo significativo, si el PIB crece por encima del 2%. Así que el paro no es una mera cuestión de crisis. Como todos los economistas saben, el problema aquí está en las condiciones del mercado de trabajo. Pero como en el anuncio de Volkswagen (¿te gusta conducir?) aquí podríamos decir: ¿te gusta estar en el paro?, pues toma más condiciones laborales.

Esta lógica férrea de la economía jamás la entenderán los indignados. Y los políticos les darán caramelos como se les da dulces a un niño diabético. Pero como en el vídeo de Youtube Niño vs pared, curiosamente la pared siempre sale ganando.

Al final, para decir las verdades del barquero sólo quedarán la Iglesia y algunos intelectuales, de esos que van por libre.

Pero frente a las voces discordantes que recordarán la verdad, el coro será nutrido: partidos, sindicatos, pseudointelectuales, y algún teólogo de corte. Las televisiones saben muy bien dónde encontrar a estos teólogos áulicos que les dicen a las cámaras, lo que las cámaras quieren oír.

Menos mal que han levantado la acampada de Sol. ¿Por qué? Pues porque se han apercibido de que el calor pegaba que daba gusto. No, queridos, no se han marchado por estrategia, se han marchado porque ni Lenin, ni Trosky, ni Castro, ni el Che Guevara hubieran podido aguantar en junio en una plaza a pleno sol.

Una cosa es estar indignado y otra ser un indignado a la parrilla, como San Lorenzo. Y fue así como bajo las armoniosas bóvedas de plástico, los indignados comenzaron a comentar que parecía que el sol de Sol lo había enviado Esperanza Aguirre para desanimarlos. Y así algún indignado debió exclamar: no mandé mis indignados a luchar contra los elementos.

martes, junio 21, 2011

Un post repugnante. Soy su autor.

Hoy por la mañana he llegado de Nueva York. Una mano amiga ha estrechado la mía al atravesar la bellísima y futurista Terminal 4. Me estaban esperando. Como siempre que vengo, he hecho las compras esenciales de camino. compras esenciales significa comida.
Pero en esta mañana luminosa algo había ocurrido tiempo atrás que yo no sabía. Lo he descubierto al llegar a mi casa. Al abrir la nevera.


Al salir de viaje, había desconectado la electricidad de la casa, excepto la de la cocina. Pero hoy he sabido que el enchufe de la nevera está conectado no a la cocina, sino al salón.
Resultado: Al abrir el congelador he sabido cómo queda el salmón, el atún, las vieiras y las gambas congeladas cuando se les tiene a la temperatura de junio durante dieciséis días. El espectáculo ha sido apocalíptico. No había presenciado nada parecido desde que vi La noche de los muertos vivientes. No hace falta decir que en la película, además, los muertos no olían a zombi. Mis gambas sí.


Olfativamente lo de esta mañana no es comparable ni a la rosa fragante, ni al suave clavel, ni a la modesta margarita. Os aseguro que ninguna flor, que ningún perfume, que ningún ambientador, te puede dar semejante puñetazo en la cara como un par de kilos de pescado cerrados durante medio mes pudriéndose.


Os voy a ahorrar unos cuantos detalles por si acabáis de desayunar, de comer o de cenar. Cualquiera de estas tres comidas podría acabar fuera de su sitio si os explico todo. A mis amigos sí que les explicaré las minucias algún día que nos reunamos a cenar.

lunes, junio 20, 2011

Dos sueños



Durante este viaje he tenido dos suegnos largos, llenos de detalles y vividos con gran intensidad. En el primer suegno yo estaba en Barbastro, iba en coche con varios amigos de Madrid. Nos dirigiamos a la catedral. Yo iba a concelebrar. Lo curioso es que nos dirigiamos a ese sitio en direccion contraria. Llegando a la zona del seminario, pasamos a la otra vera del rio. En un momento dado, por problemas que nos impedian avanzar y viendo que yo no iba a llegar, les digo que me bajo del coche, que voy andando y que nos veremos en la catedral.


Pero conforme andaba, los problemas para llegar a esa zona aumentaban. Finalmente decido cruzar el rio. Dos extragnos puentes lo atravesaban. Dos puentes mucho mas largos que los reales. Puentes empinados por los que no pasaba nadie. Cada vez era mas claro que no llegaria a la misa, asi que decido, en mitad del rio, pasar de un puente a otro. Curiosamente se conectaban a mitad de su recorrido.


Pero el otro puente es mas empinado y acaba en un risco que forma una especie de pasaje estrecho que cae verticalmente hacia una orilla del rio. Me quedo dudando. Veo que el segundo puente me lleva a una zona en la que pongo en peligro mi vida. La imagen del rio, con los puentes y el precipicio era muy pictorica. Muy al estilo de Brueghel o El Bosco. Un ambiente oscuro, pero detallista. El segundo puente, como el primero, era estrecho, de piedra, con una valla que impedia el paso de uno a otro. Parecia un puente hecho para el paso de vagonetas mineras. Yo me quedo dudando ante la vista del alto precipicio al que debia subir si seguia por ese camino. Alli acaba el suegno.


El segundo suegno tuvo dos partes, aunque las dos con la misa tematica. Yo estaba con otra persona en un lugar muy concurrido de gente, era como una especie de gran Mc Donalds. Mi acompagnante y yo a paso muy ligero nos dirigiamos hacia el interior del edificio, hacia la zona mas subterranea que pudieramos encontrar. Porque sabiamos que en breves segundos muchos seres como los de Alien iban a acabar con toda la gente que llenaba no solo aquel local, sino toda aquella zona.


Para mi este otro suegno tuvo una interpretacion apocaliptica: el que sabe que en breve todo sera destruido, y busca al menos un lugar de refugio para si, sabiendo que no puede salvar al resto. El primer suegno podria tener un sentido moral: evitar los caminos que nos alejan de Dios y nos ponemos en peligro.

domingo, junio 19, 2011

En las cavernas oniricas

Tuve un suegno que consistia en que estaba celebrando misa en ingles. Pero de pronto tras la consagracion del pan, la persona que me pasaba las hojas del misal, pierde el lugar donde yo estaba leyendo. Por mas que pasa hojas, por mas que retrocede no encuentra el lugar de la consagracion del vino.

Al final yo le ayudo, pero por mas que miro y miro, no encuentro el lugar en un misal que es de otro pais, en otra lengua.

Me doy cuenta de que la gente esta esperando la continuacion. Pero yo no puedo hacer nada. Si no encuentro el lugar concreto dentro de ese libro, no puedo continuar.

Alli acaba el suegno. Es curioso, pero varias veces he sognado en mi vida que la misa pasa por problemas, que no se puede continuar, que las cosas no pueden proseguir de un modo normal y que yo no puedo hacer nada. Curiosamente en la realidad, tal cosa nunca me ha pasado. Ni siquiera es uno de mis miedos, por lo menos de mis miedos conscientes.

sábado, junio 18, 2011

Mi lugar favorito



En la foto, tengo detras la isla de Alcatraz. Nunca me han gustado las peliculas de presidiarios: lentas y aburridas. A mi que no me gusta viajar, curiosamente me gustan las peliculas de viajes.


Nunca pense que esto del microclima de la Bahia de San Francisco fuera algo real, cuando lo escuchaba por la television hace agnos. La gente llama microclima al hecho de que un lugar haga un par de grados menos.

Pero en el caso de San Francisco si. A unas ocho horas de Los Angeles, aqui hace frio por la magnana y por la noche en pleno junio. Frio suficiente como para tener que ponerse jersey y algo mas encima. Por lo que me dicen continua asi todo el verano. Despues siempre hay una capa de nubes cubriendo la ciudad. Viene del Pacifico y quita todo el sol que pudiera calentar esta ciudad y su bahia. Las aguas siempre estan frias. Tienen mar, pero aqui nadie se bagna.



Ayer vi una serpiente cascabel en una carretera. La serpiente estaba mas muerta que mi cinturon, porque habia sido aplastada.

Pase un dia muy agradable entre mi charla, la seccion de preguntas y la oracion por todos los presentes. Habia una lectora del blog alli.



En estos momentos me entra ya una grandisima morrina de casa. Ah, mi querida Alcala, mis paseos, mi sillon. Mi sillon es mi lugar favorito del planeta Tierra. Reconozco la imposibilidad de que el entero mundo se convierta en mi sillon. Por eso no me gusta alejarme mucho de el.

viernes, junio 17, 2011

La selva



En este viaje he comenzado a leerme el Codigo de Derecho Canonico. Nunca lo habia leido de principio a fin, y menos en una lectura personal, reflexionando cada canon.


Hoy estoy en la casa de un ministerio de apostolado formado por laicos. La capilla es el tipo de capilla que he visto en mas lugares de Estados Unidos: una capilla selva. Es decir, se trata de una habitacion de la casa donde no cabe una imagen religiosa mas. Las paredes estan cubiertas de cuadros, en el suelo enmoquetado se levanta un bosque de pilares y mesas donde se alzan virgenes, san joses, angeles, iconos.


Si ya la casa entera tiene imagenes religiosas y cuadros a cientos, la habitacion/capilla ya es la apoteosis de esta multiplicatio ad infinitum.


En la foto tengo detras el Golden Gate. Las aguas que corren por debajo de el son extremadamente frias, vienen del Polo Norte. Si te caes desde el puente, te mueres. Diez sanfranciscanos al agno suelen hacer la prueba.

jueves, junio 16, 2011

Volare, oh oh

Ahora estoy en San Francisco. No sabia que la ciudad fuera tan bonita. Creia que era la tipica acumulacion de casas bajas, una al lado de otra, sin formar una ciudad propiamente dicha al estilo europeo. Pero no. Es una de las ciudades mas bonitas que he visto en Estados Unidos. Mucho mejor que Los Angeles sin duda alguna.

No hubiera querido cenar, porque el vuelo llego con dos horas de retraso y estabamos solo a una hora y media de distancia de lo que aqui se acostumbra como hora de irse a la cama: las 10 de la noche.

Pero al final cai en la tentacion y nos compramos un sandwich. Un sandwich muy rico en un gran restaurante de bagels, que son un tipo de panes tipicos de aqui.

Sea dicho de paso, en las cinco horas de vuelo que hay desde Indianapolis a California, mas dos horas de espera por el retraso, mas las dos horas en la terminal de Detroit, mas la hora y media de espera en la terminal de Fort Wayne de donde partio mi primer vuelo del dia, como decia, en todo ese tiempo me acabe de leer entero el libro Lolita de Navokov.

Verdaderamente comprendo por que ese libro esta considerado una de las cien mejores obras de la literatura universal. La precision de sus descripciones, la inconmensurable profundizacion en las descripciones psicologicas, y otras muchas razones, hacen que yo lo considere uno de los mejores diez libros de todos los tiempos. Fue toda una experiencia literaria lo que vivi ese dia en las alturas y en los asientos de las terminales. Llevaba horas leyendo, pero sentia el impulso de seguir leyendo, no podia parar. Cada pagina me invitaba a leer la siguiente.

miércoles, junio 15, 2011

Sigo

Estas regiones de Estados Unidos tan frías en invierno, ahora en junio se vuelven incómodamente cálidas. Vamos, que el sol aprieta pero bien. En la parroquia que estoy ahora hay muchos vietnamitas. Un párroco lleno de entusiasmo y alegría. Se le ve emprendedor, lleno de celo.

Bueno, mañana más aviones, más turbulencias, más carritos abordo con cocacolas y similares. Me imagino que me espera más comida mexicana, más crema de cacahuete, más pretzels. Todo vale la pena cuando se ven los frutos de las predicaciones. La predicación de la Palabra produce frutos.

He hecho proposito de en mi proximo viaje grabar en audio mis charlas para colgarlas en Internet y que mas gente pueda escucharlas. Las colgare en www.sermonario.com

Pero habra que esperar. De momento mis charlas se perderan en las profundidades de los corazones de los que me escuchan. Sus ecos se iran apagando en las cavernas del alma. Extinguiendose lentamente.

martes, junio 14, 2011

Contemplando unos bancos vacíos

En uno de los lugares que he estado en este viaje, ha sido en Fort Wayne en Indiana. Me hospedé en una impresionante iglesia levantada por los irlandeses a finales del siglo XIX y que fue esplendorosa en lo material y en lo humano hasta los años 80. Después, lentamente inició un proceso de decadencia. La decadencia se debió a que los irlandeses fueron abandonado el centro de la ciudad para irse a vivir a los barrios residenciales. El centro de la ciudad fue conociendo un imparable proceso de decadencia.

Esto me lleva a comprobar, una vez más, lo triste que es ver un templo que es expresión de la pujanza material de una localidad, de las ilusiones de unos párrocos, del entusiasmo de los feligreses que otrora llenaron los bancos de la iglesia, y después ver el destrozo del tiempo. Y más que destrozo habría que usar la palabra decadencia.

Los humanos, yo mismo, todos, nos olvidamos de la decadencia que espera a las cosas que amamos. Qué será de nuestro barrio favorito, de la ciudad que habitamos, de los lugares que frecuentamos, dentro de medio siglo. Es triste ver los bancos de esta iglesia en la que ahoar estoy, cuando escribo este post, e imaginarlos llenos de irlandeses cantando himnos, familias enteras llenando la iglesia. Y sin embargo ahora un vacío, el vacío llenando esos bancos. La decaencia de las cosas, esa decadencia que dúlcemente lo va invadiendo todo.

Antes pensaba que al menos las ciudades no conocían esa decadencia. Pero ahora pienso, más bien, que la ciudad es el escenario. El escenario puede seguir lleno de vida. Pero todo lo que llenaba ese escenario es arrojado al desván. Sólo permanecen los edificios. El resto de las cosas, todas, van a ese desván donde se van disgregando. Los edificios, cual conchas duras, nos dan esa sensación de pervivencia. Pero es sólo una sensación. Esta iglesia vacía me ofrece una visión realista de la caducidad de las cosas, y de que sólo una cosa es importante.

lunes, junio 13, 2011

Los conjuntos

Qué curioso. Hoy me he despertado soñando que estaba más o menos en 4º de EGB (la educación primaria) y que me hallaba en la iglesia de los escolapios, con mi curso, aprendiendo una canción para la misa. Después, ya despierto, mientras esperaba a que sonara el despertador (sea dicho de paso, el nuevo despertador que me compré tiene la alarma estropeada), como decía, mientras esperaba a que sonara el despertador (que nunca sonó) recordé las primeras clases del primer curso de EGB.

Nunca me había puesto a rememorar a mi profesor explicándonos los conjuntos disjuntos y los conjuntos-conjuntos, las intersecciones, el incluir un subconjunto en un conjunto, y cosas así. Me acuerdo de los dibujos en la pizarra. Conjuntos de cuadrados, conjuntos de círculos. Creo que llegó a haber incluso algún conjunto de triángulos.

Después, recordé a la profesora explicándonos sobre una frase qué era el SUJETO y qué era el VERBO. Recuerdo perfectamente que no entendí bien qué era el PREDICADO. Ah, que tiempos aquellos en los que toda nuestra preocupación era aprender qué era el verbo o incluir un subconjunto en un conjunto, aprender una canción para la misa, o volver enfundado en mi abrigo y guantes a casa para tomar mi pan con Nocilla mientras veía Un globo, dos globos, tres globos.

domingo, junio 12, 2011

Colas, libros y viajes

Al menos en este viaje, ya me he leido una novela, Moderato Cantabile, de Marguerite Duras. Me ha gustado sin entusiasmarme. Tambien, por fin, por primera vez en mi vida, le he hincado el diente a Las Aventuras de Tom Sawyer. Siendo benigno, me limitare a decir que su interes radica exclusivamente en el campo historico. Menos mal que me traje varios pdf en mi ordenador. He leido por segunda vez un interesantisimo ensayo sobre el ritual de coronacion de los Reyes de Aragon.

Las esperas en las colas no es algo que deba ser subestimado en un viaje. Mi espera en la cola de la aduana de Boston fue de hora y cuarto. La cola estaba repleta de endocrinologos que se dirigian a un congreso. Menos mal que los absurdos comentarios de un medico que iba detras de mi, me hicieron mas agradable la espera.

Ah, el otro dia, en la lista de libros que aconsejaba para leer en una isla desierta, Blogger me hizo una pequegna trastada y no se leyo la lista. Eso me paso porque copie la lista de otro documento Word y algo paso con el formato. Arreglare el problema cuando pueda, y os volvere a ofrecer la lista.

Sea dicho de paso, la parroquia en la que estoy ahora al escribir este post, no dire cual, pero si que estoy en Wisconsin, dire que tiene un parroco que es un santo varon, un magnifico parroco. Pero gastronomicamente es un desastre. Un santo parroco que arregla sus necesidades gastronomicas a base de cereales y salchichas.

sábado, junio 11, 2011

Viajando

Desgraciadamente, predicar tambien incluye pasar largas horas esperando en las terminales. Andando de un lado a otro, con el solo proposito de que llegue la hora de embarcar.

Predicar supone esperar en una terminal, para despues de un vuelo volver a esperar en otra terminal. Volverse a sentar en un estrechisimo asiento en el que no se puede leer porque el viajero de delante, desde el principio, pone su respaldo completamente hacia atras.

Predicar supone esperar con temor la propia maleta en la cinta. Caera sobre la cinta, aunque sea al final, o se habra perdido?

Estos viajes suponen noches calurosas en aticos sin aire acondicionado. Miedo a perder un vuelo, lo que supondra perder el vuelo siguiente. Pasar otra vez por los escaneres de seguridad, ser cacheado concienzudamente por sexta vez esa semana. De nuevo los tipicos cacahuetes del vuelo, o los pretzel pequegnitos, la Cocacola light, el mareo acostumbrado tras la ultima turbulencia.

viernes, junio 10, 2011

De viaje

Otra cosa maravillosa de mis viajes es que yo, que estoy inmerso en la Teologia, en los papeles, en Roma (lo cual significa Curia, Congregaciones, organizacion), en estos viajes redescubro el sentido originario de esa teologia, de esa organizacion.

Todo en Roma esta al servicio de esta gente sencilla que viene a escuchar una predicacion. La organizacion sirve de un modo diaconal a la pastoral. Lo importante es que Jesus sea predicado. Eso es el centro.

Predicar es una de las razones esenciales por las que uno se hace sacerdote. No la unica, tambien el sacerdocio incluye el pastoreo, los sacramentos y otras cosas. Pero es maravilloso levantarse por la magnana en estos viajes y saber que lo que uno tiene que hacer en ese dia es predicar.

jueves, junio 09, 2011

El asi llamado Descanso en el Espiritu

Estos viajes que hago, suponen para mi como un retiro. Me renuevan el entusiasmo. Me renuevan las razones por las que me hice sacerdote. Son viajes hecho con el proposito de predicar, de predicar y orar por la gente. La palabra y la gracia. Me encanta imponer las manos y pedir a Dios que envie su Santo Espiritu sobre ellas.

Hay algo mas bello en el mundo que ver como algunas de estas personas caen al suelo como arrebatadas por la fuerza del impacto espiritual? El asi llamado Descanso en el Espiritu es una de las cosas mas impresionantes que experimento en mi vida. Algo de lo que soy testigo una y otra vez.

Buscad en Internet mas largas explicaciones sobre este fenomeno: el descanso en el Espiritu. Para mi descubrirlo fue toda una novedad. Ojala que tambien vosotros lo recibais algun dia.

miércoles, junio 08, 2011

Viajando como San Pablo

Escribo este post desde Wisconsin, Estados Unidos. En los ultimos dias he estado en Boston dando una serie de charlas. Ahora estoy en una zona tipicamente wisconsiniana: casitas de madera, todo verde, tranquilidad, de vez en cuando un conejo triscando en el jardin de la iglesia, comida tipicamente americana en el restaurante familiar El Castor Negro, ardillas yendo y viniendo por las aceras.

He hecho una visita a la cercana iglesia luterana. No estaba la pastora. Si tengo tiempo, hoy le hare una visita de buena vecindad.

No me alargo mas. Estos dias quiza el blog sean concisos como un Twitter.

martes, junio 07, 2011

Star Wars II



La Guerra de las Galaxias me parece una impresionante película, impresionante en su época. Después, el tiempo ha mostrado bien a las claras las fallas de la cinta: su pobre argumento, sus pobres diálogos, la película sólo tiene a su favor los efectos especiales, la creación de todo un mundo nuevo creíble, y sobre todo una nueva estética.

Los puntos que tiene a su favor, los desarrollarían muchas otras cintas en los decenios que seguirían. De forma que esta película es un hito histórico, incontestable, pero no es gran cine, no es una obra de arte sobre la que el tiempo no hace mella.

Insisto, los logros de esa película (que los tiene) fueron desarrollados y mejorados por otras muchas películas del género. Mientras que Blade Runner es inmejorable: el conjunto, la unidad que forma, no admite mejora porque en sí misma la cinta es una obra perfecta, una muestra de gran arte. Lo mismo podríamos decir de Ciudadano Kane o El Séptimo Sello.

Mientras que La Guerra de la Galaxias es una obra de buena artesanía hecha con pasión, pero allí acaba todo.

Cuando una de estas películas aparece, muchos en su momento no saben cuál es el calibre artístico de algo así, el tiempo lo ofrece sin ninguna. El tiempo es cruel y muestra de forma desnuda sus defectos, sus limitaciones, la medida de sus logros. Pero en el momento en el que apareció, visto con los ojos de un niño, fue una experiencia apoteósica, quizá irrepetible. La panda de amigos la recordamos con emoción durante años.

Una enseñanza que para todos tiene esta primera película de las dos trilogías, es que los grandes artistas deben esforzarse por lograr lo mejor. Deben sacar de ellos mismos la esencia de lo perfecto, de lo sublime. Deben trabajar para el arte. Es muy fácil despistarse, contentarse con lo menor. Pero claro, Casablanca la filma el que puede, no el que quiere. También a mí me gustaría cantar como Pavarotti, pero hay cosas en las que no vale el querer, hay que poder.

lunes, junio 06, 2011

Star Wars



En mi collegio, un sacerdote rumano al que me une una buena amistad aceptó mi consejo de ver, por primera vez en su vida, la Saga de La Guerra de las Galaxias. No había visto ni una sola película de las seis. A lo largo de una semana, se metió entre pecho y espalda las dos trilogías.

Escuchar su crítica no era ninguna tontería, ya que le considero el clérigo más inteligente de mi residencia, sea dicho de paso está cursando la licenciatura en filosofía.

A mi amigo le impactó profundamente la historia. Se sintió profundamente involucrado en la narración de un jedi bueno que se puede sentir tentado por el lado oscuro y sucumbir. Pasamos muy buenos momentos comentando cada parte en el incomparable palazzo del siglo XVII. No hay nada como un entorno arquitectónico del siglo XVII para que dos sacerdotes del siglo XXI comenten una historia acaecida en una lejana galaxia hace mucho mucho tiempo.

Pero escuchándole, no podía dejar de tener la impresión de que yo me había llevado la mejor parte. No hay nada como ver la primera película de la saga como cuando tienes diez años, sin sentido crítico, con ingenuidad, viviendo cada escena con la intensidad con que sólo la puede vivir un niño de 4º de EGB. ¡Qué malo era Dart Vader!

sábado, junio 04, 2011

Lista forteniana de libros para leer en una isla desierta

Muchos de vosotros me habéis dicho: Padre, me voy a una isla desierta, ¿qué libro me aconseja que me lleve? Mi respuesta siempre ha sido la misma. ¿Acabas en esa isla desierta por vía de naufragio o en una especie de destierro aristocrático como el de Ovidio?

Esta pregunta no es una cuestión menor. No es lo mismo lo que te puedes llevar metido en un bolsillo (y que descubres asombrado en la playa cuando pones a secar tus pantalones), que lo que te puedes llevar en uno de los muchos carros cargados de arcones, carros que son guiados por tus diez o veinte esclavos en tu camino hacia la costa del Mar Negro. (Qué conste que a mí Ovidio nunca me ha gustado.)

Si acabas en la isla desierta por tu propia voluntad y no por un capricho metereológico, mi consejo es que en vez de un libro que acompañe tu soledad, te lleves Internet. A la larga verás que hace más compañía que un libro.

Si a pesar de todo insistes en la cosa poética del libro, ésta es mi lista. La cual advierto que la confecciono echando mano de mi memoria, y que por tanto faltarán incluso muchos de los que me han gustado. Ésta es la lista, espero que tengáis años para leerlos:



Todo Borges . Borges va el primero, porque Borges es como Bach. Borges es el Bach de la literatura. De Borges tienes que leer ante todo La Biblioteca de Babel y La casa de Asterión. De otros autores escojo los siguientes:

El nombre de la rosa, (no se te ocurra leer ninguna otra novela de este autor)

La Regenta

Madame Bovary

Si una noche de invierno un viajero

Memorias de Adriano

Una historia de la lectura (ensayo)

El amor en tiempos de cólera


La familia de Pascual Duarte


El Gatopardo

El Coronel no tiene quien le escriba


El hombre sin rostro (autobiografía de Markus Wolf, jefe de los servicios secretos de la antigua Alemania Oriental).

Europa entre bambalinas (autobiografía de Paul Schmidt, era uno de los traductores de Hitler)

La autobiografía de Albert Speer, el arquitecto de Hitler

Groucho y yo (autobiografía de Groucho Marx).

viernes, junio 03, 2011

Manguel



En mi carrera como humilde escritor hay seres humanos que me sirven de inspiración. Uno de ellos es Alberto Manguel. De él he leído un solo libro, hago firme propósito de seguir leyendo otros de sus títulos. Pero con un solo libro, él ha conseguido lo que otros no han logrado con decenas de libros.

Ya en sus hojas percibí su espíritu mesurado, sin orgullo, su grandeza como persona. Pero cuando le escuché en varias entrevistas de programas literarios, comprendí que me había quedado corto. Todo en él es auténtico, ninguna respuesta tiene como fin quedar bien. Todas sus palabras respiran relajación, la paz de una vida.

Las entrevistas literarias suelen ser muy buenas, porque en ellas no hay prisa, no se hacen las típicas preguntas de relleno que no sirven para nada. En un programa sobre libros, lo que se busca es conocer al autor y su obra. Normalmente es así. He conocido excepciones.

Me acuerdo de cierto país en el que el director de cierta cadena estatal, decidió poner como director y presentador del programa literario de la nación a una especie de comisario político cuya incompetencia intelectual acabó por convencer al mismo director que lo había puesto que unos cuantos programas eran suficientes.

Qué diferencia entre los grandes (como Manguel con su voz suave y pausada) y los pequeños (como ese comisario político esforzándose en pontificar sobre literatura). Sí, en la vida hay grandes y pequeños. Poned vuestros ojos en los grandes y leed sólo lo que vale la pena.

Yo nunca pierdo tiempo en leer la paja comercial. Mañana os ofreceré una lista de libros para que podáis leer durante años.

Un poco de allí y un poco de allá



Hoy he acabado de ver El último emperador. Una película de casi tres horas vista a trozos (como es mi tradición) se convierte casi en una película eterna. Era la segunda vez que la veía. La primera vez fue en el seminario en Pamplona.


Es una muy buena película. La historia de por sí ya le ofrece el guión en bandeja al director. Conocer cuál fue la vida del último emperador de China es algo apasionante. Un hombre que pasó de ser emperador a ser jardinero.

La penúltima película que he visto, también por segunda vez, es La dolce vita. Bastante mala por cierto. No me importa que cien entendidos me digan lo contrario. De hecho, hoy día esta película está a la baja en la consideración de los críticos. Lo que descubrí en el último libro que pedí prestado en la biblioteca, fue que cuando George Lucas hizo la Guerra de las Galaxias, en realidad hubiera querido filmar la historia de Flash Gordon. Pero la empresa que tenía los derechos puso dos condiciones. La primera era monetaria, prohibitivamente monetaria. La segunda que el director tenía que ser ¡Fellini! ¿Os imagináis a Fellini dirigiendo una película titulada Flash Gordon? Increíble.


Como también me enteré de que al pobre hombre que interpretaba Dart Vader dentro del traje sólo se enteró al final de que le iban a doblar y que iba a ser la voz de otro actor la que sonaría en las pantallas.


Yo estos días estoy muy ocupado escribiendo mi libro titulado: La Guerra de los Pepinos.

jueves, junio 02, 2011

El Pepino Español contraataca en Alemania

He guardado silencio (prudente) hasta ver dónde paraba el sucio asunto de los pepinos. Al principio pensé que la única apepinada es la ministra alemana de agricultura.


Pero después, según dicen por esos lares, se encontró el dichoso E.coli en algunos pepinos españoles. Aunque era otra cepa de ese malvado microorganismo, no el que causó los muertos.


¿Quién puso esa otra bacteria? ¿El criado? ¿Paris Hilton? ¿Un monje que no quería que se descubriera el segundo Libro de la Comedia de Aristóteles? Quizá nunca lo sabremos.


Si el E.coli estaba allí en esos productos hispánicos, entonces no hicieron mal en vociferar a los cuatros vientos la maldad pepinácea de esos frutos de la tierra. Pero no, claro, para nosotros la mala tiene que ser ella, la ministra alemana.


Quiero recordar a los compatriotas (me refiero a los españoles) que los laboratorios germánicos insisten en que se encontró la bacteria (aunque fuera otra cepa) en esas muestras. En principio no tengo que desconfiar de las autoridades hamburguesas. Aunque suene mal, porque parecen las autoridades de Burger King.


Yo después de escuchar a unos y otros, creo que los alemanes no nos han mentido. Así que los españoles debemos tratar de calmarnos un poco.


Claro que era evidente que el pepino no podía ser culpable. ¿Hay algo más inocente que un pepino? ¿Hay algo que inspire un sentimiento más candorosamente tierno que un pepino? Sólo hay una cosa comparable que pueda producir esta impresión de honestidad del pepino: la fresa. Por eso a partir de ahora en este blog usaré a menudo la expresión: era más inocente que un pepino.