lunes, enero 09, 2012

El cardenal Tarancon: ha llegado la hora del analisis (II)

El cardenal Tarancón era un gran ser humano. No me voy a centrar en sus virtudes, porque este campo daría para mucho, hoy prefiero concentrarme en sus defectos. Tengo por norma no criticar a los eclesiásticos. Y no hago excepción, salvo que las condenas de Roma se acumulen sobre el sujeto. En cuyo caso me siento autorizado a atizar un poco más el fuego.
Pero con el cardenal es distinto. Murió hace mucho y ya es objeto de frío análisis. Tener caridad con él, sería como tener caridad de Napoleón.
El cardenal siempre actuó de buena fe, siempre creyó estar en la línea del Concilio Vaticano II. Estar en esa línea le convenció de que hacía lo correcto. Fue un hombre tolerante, dialogante y amante de la libertad. Pero eso sí, sólo con los progresistas. A todo aquello que le pareciera conservador, le aplicaba jarabe de palo.
Siempre medio cerró los ojos con sus buenos hijos liberales. Mientras no quemaran la iglesia, podían hacer lo que quisieran dentro de ella. Pero con los obedientes hijos amantes de la tradición fue implacable.
El Cardenal Tarancón fue una especie de héroe para muchos obispos españoles de los años 70 y 80. Gozó de todos los elogios posibles por parte de los políticos. Respetadísimo en la Curia Romana, amado por los partidos de izquierda, y todo así. Pero la Historia iba a portar su venganza del modo más inesperado: Juan Pablo II.
El Papa polaco conoció muy bien al cardenal en cuestión. Apenas han trascendido los detalles del pésimo pensamiento de Juan Pablo II acerca de Tarancón. Hace pocos meses apareció en la prensa una columna de Enric Juliana tratando este tema. No era ninguna revelación nueva, basta leer las memorias de Tarancón, para darse cuenta por sus silencios de lo que pensaba de Juan Pablo II. Yo tengo la información personal (y no publicable) procedente de un obispo que me explicó algunos pormenores de esto de lo que hablo.
Lo cierto es que Juan Pablo II tuvo muy claro que los juicios de Dios no son los juicios de los hombres. Tuvo muy claro que la dinámica promovida por Tarancón llevaba a la Iglesia a su destrucción. Tarancón como ser humano podía ser muy sociable, agradable y dialogante, pero como gobernante de la Iglesia siguió un camino equivocado.
Dos hombres, dos diócesis. Baste ver cómo dejó la diócesis el Cardenal de Toledo y cómo dejó Madrid el Cardenal Tarancón. Y estamos hablando prácticamente de los mismos años y con clero similar. Las dos diócesis estaban geográficamente colindantes, eclesialmente estaban a varios años luz.
No escribo estas líneas con ningún afán de revancha. No tengo nada personal contra Tarancón. Siempre me gusta hablar bien del clero. Pero no debemos dejarnos engatusar por cantos de sirenas. Porque esos mitos ficticios pueden tener su influencia en el presente. Hay que decir las cosas bien claras: el desembarco de Tarancón en Madrid supuso el triunfo absoluto de las tesis eclesiales más extremistas.
Porque el cardenal de la libertad y la tolerancia supuso un terremoto espiritual que dejó en ruinas al edificio invisible de la Iglesia durante una generación entera. Otra hubiera sido la historia si don Marcelo hubiera sido el arzobispo de Madrid. Ya no digo nada si lo hubiera sido Monseñor Guerra Campos. Pero Tarancón promovió a grandes puestos de la archidiócesis a un nutrido número de presbíteros que se emplearon a conciencia en el arte de la demolición.
Me ahorro los dolorosos detalles de la historia de cómo muchos lobos pasaron a cuidar de las ovejas. No entro en los detalles que nos darían la escalofriante magnitud de la destrucción. Pero una generación después ya va siendo hora de que empecemos a llamar las cosas por su nombre.
(Mañana sigo hablando sobre Tarancón.)

50 comentarios:

  1. Anónimo9:06 p. m.

    Padre, se le ha ido la mano con los palitos. Éste es el artículo II sobre Tarancón, y no el III como aparece. A no ser que se haya saltado el II a propósito para tenernos en ascuas.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:12 p. m.

    parece que el Padre Fortea anda tambien un poco despistado jajaja

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:14 p. m.

    En las cosas de la iglesia no se puede ser tan liberal, pero hay personas que se van porque ven que el sacerdote a veces no hace caso

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:18 p. m.

    El error más grave sería haber escrito la segunda parte habiendo puesto que es la tercera parte, después sería un lío poner la tercera parte con el palito de la segunda, pero estás muy bien en tus cabales
    además para hacerse el tonto, hay que ser demasiado listo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:26 p. m.

    Es decir, en lo humano, que para el caso es lo que menos importa, bien, y en lo profesional, que para el caso es lo que realmente importa, mal. Destrucción y tal.

    En cuanto a la política, ¿no será que confunde usted partidos de izquierda con partidos demócráticos? Porque, ¿había en tiempos del Cardenal Tarancón partidos de derechas?. En realidad, ¿habían partidos? En realidad, alguien sabía en España lo que era democracia? En realidad, ¿no había pasado demasiado poco tiempo para que nos olvidásemos de aquello de la "maldita partitocracia"? En realidad, ¿no estaban los armarios plagados todavía de camisas azules?

    Creo que en 1975 tenía usted 7 años.
    Pio Moa tenía 27, sí, y ya iba por estos mundos con la pipa (y el martillo) en el bolsillo.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:42 p. m.

    buenas noches

    ResponderEliminar
  7. Espero que estarás bien, tutu.
    Te beso, te abrazo y te doy las buenas noches con todo mi cariño.
    Descansa bien.
    Hasta mañana, amor.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10:36 p. m.

    Dile hola al padre Amorth de mi parte
    buenas noches

    ResponderEliminar
  9. Anónimo10:37 p. m.

    Nos deja en ascuas señor Fortea,es como si nos contara el principio y el final de la obra,¡o serà que usted debiera ser el paciente del divàn?,como lo menciona con respecto al personaje X de uno de los artìculos anteriores.o debemos tomarlo como una pequeña laguna mental,o ninguna de las anteriores.
    Con respecto al cardenal Tarancòn,o el "cura rojo" Como lo llamaban,me da la impresiòn del cura de doble estàndar,por el hecho,que fuè perseguido por los Franquistas,y de pronto es designado por el mismo Franco en un puesto de confianza,pregunta ¿serà que siempre se juega el doble juego?,o: Se esta con Dios o con el diablo.

    El Guardiàn.

    ResponderEliminar
  10. Cuando Tarancón era Obispo de Madrid, era yo muy pequeñita. Solo recuerdo a mi padre diciendo; mal mal se ve que un obispo salga siempre fumando un puro, siempre con el puro.
    No tenía ni idea de lo devastador que era. Y luego dicen que la Iglesia apoyaba se puso de parte de Franco.
    Un milagro que Madrid sea una ciudad tan católica, cuando sufrió la presencia de un Obispo así.
    Yo siempre veo a los sacerdotes y demás clérigos como personas muy buenas. Me cuesta creer que alguno no lo sea, después de dedicarse a un trabajo espiritual, que en teoría no permite disfrutar de los placeres de la vida.
    Que mundo tan complejo.
    Si se, porque me lo cuentan muchas personas, que hoy dia, hay ´templos también así muy progres, y así cuando hablo con algunos familiares católicos me sorprenden sus comentarios. Veo que ya en la época de Tarancón existía eso.
    Mi parroquia es muy tradicional, muy normal, y pensaba que así eran todas las parroquias, pero veo que en cuanto vayas a barrios obreros ó de clases más humildes, las cosas cambian. No vivo en la moraleja, ni en el barrio de Salamanca, pero mi barrio está bastante bien.
    Que cosas.
    Me gusta mucho el post.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo10:44 p. m.

    He estado escuchando en cuarto milenio sobre el juego de la ouija, en que un psiquiatra ha dicho unas barbaridades tremendas

    que si el sacerdote con las cosas sagradas hace creer que la persona está posesa, madre mmía lo que ha dicho

    Anda, que eso llega ha oído del padre AMORTH, y se pone las manos en la cabeza, bueno se ríe de él lo llamaría ignorante desgraciado

    ResponderEliminar
  12. Teimpos complejos10:44 p. m.

    estamos en tiempos de pensamiento muy libre, muy variado, con muchas convinaciones, y la enormidad que es la Iglesia Católica no está fuera de esas corrientes, y sufre ó disfruta de todas esas corrientes de pensamiento, tan amplias, sutiles, llenas de matices, de variables.
    Gobernar en pleno s. XXI es dificil. Complejo. Casi imposible.
    Que sea lo que Dios quiera, más que nunca.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo10:46 p. m.

    Ni yo misma se si soy de derechas, de izquierdas, progre ó conservadora, no se donde situarme ni en que momento siturarme en un sitio o en otro.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo10:46 p. m.

    yo no me fio de la palabra de ese ignorante, yo me fio de la palabara de DIOS

    ResponderEliminar
  15. Anónimo10:53 p. m.

    A mí lo que me sorprende es que hombres que han hecho tan flaco favor a la Iglesia de Jesucristo se les haya promovido hasta el cardenalato.... Y ejemplos tenemos en España, aún vivientes.
    No nombraré a nadie, porque tampoco se trata de remover el patio, pero me resulta un misterio con que artes hayan podido escalar hasta esos puestos clave de la Iglesia, para los que se presupone una adhesión indivisa a Jesucristo y una conformidad afectiva y mental plena con la bimilenario depósito de la fe de la Iglesia.
    En esos hombres no se dio, al menos, al 100%...
    En algunos baja hasta el 10%....
    En fin, un misterio, para quien tiene una fe ciudadana que procura contrastar con el magisterio de la Iglesia y avivar con una vida de oración y sacramentos.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo11:07 p. m.

    Anònimo 10:46,tanto odio acumulas,tu no eres la ecepciòn de la ignorancia.
    Recuerda que uno de los grandes dijo.
    ¡Solo se que nada se!

    ResponderEliminar
  17. Yo tenía 25 años en 1975. Y recuerdo al Cardenal Tarancón. El Santo Tomás Moro de la España de la Transición. Sí, seguro que si D. Juan Carlos no le llega a hacer caso cuando le aconsejó cómo debía reinar, se deja cortar la cabeza. Cómo debe ser.

    Qué mal lo debió pasar el día del entierro del Almirante Carrero Blanco, cuando, incomprensiblemente, centró toda la atención mediática sobre su persona. Parece ser que no tenía ninguna simpatía en su diócesis; le insultaban y le pedían que se fuera. Lejos, a ser posible.

    A Rouco tampoco le tienen mucha simpatía, y seguro que, si hubiera un entierro multitudinario de algún mandatario en activo, le pondrían en su facebook todo tipo de improperios, porque la culpa de todo la tiene siempre este cardenal. La última faena que ha hecho es traer al Papa. Ya me dirán que mala idea. Con el dinero que eso cuesta. Si Rouco no tiene facebook es porque es muy antiguo, si fuera Tarancón sí lo tendría y, jejejejeej se me ocurre un chichistecito ( que se lo dedico al Anónimo de siempre ) en vez de muro tendría un paredón.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo11:26 p. m.

    JAJAJA A MONICA LE ENCANTAN ESTOS CHISTES DE CARDENALES Y PAREDONES

    ResponderEliminar
  19. Y a Vd@ también. Lo digo por la risa de hien@.

    ResponderEliminar
  20. He prometido una novena a Dorotea Chopitea si apruebo el examen. Socorroooooo.

    ResponderEliminar
  21. Sip, tocaba el II.

    En cualquier caso, más que Tarancón (me acuerdo del «Tarancón, al paredón» que se decía cuando era pequeño), el que tiene más números para ser el «malo» real de la película es el nuncio de España Luigi Dadaglio; Tarancón es posible que obrara de buena fe pensando que ejecutaba directrices vaticanas (y esto explicaría su desconcierto ante la reprimenda de Juan Pablo II). Apareció el nombre del nuncio en la lista de masones del periodista masón arrepentido de la logia P2 Mino Peccorelli (al poco éste apareció asesinado en lo que parecía un crimen ritual). Aparte de ser el causante de que en España no cuajase un partido del estilo de la Democracia Cristiana —lo cual, a toro pasado, no sé si fue bueno o malo, visto cómo acabó la DCI—, Dadaglio fue especialmente sádico con Franco en sus últimos tiempos, cuando éste estaba ya enfermo.

    ResponderEliminar
  22. No dispare contra el pianista, que para ser tan pequeño ( ¿ cúanto de pequeño era entonces JCA ? ) tiene muy buena memoria. Huy, a lo mejor hasta lo ha leido en el libro gordo de Pío Moa.

    ResponderEliminar
  23. Dudo mucho que con el olfato político que tenía Monseñor Tarancón no se hubiera enterado de que en Roma soplaban otros vientos. El nombramiento de Juan Pablo II le pilló en medio de todo el lío de la Transición. Y él ya estaba atrapado en las trincheras de una línea Maginot de la que no podía salir con la banderita blanca, como si fuera un soldadito de a pie. A otro perro con esas pulgas.

    ResponderEliminar
  24. Anónimo12:00 a. m.

    no le haga caso jca
    ella era la que llevaba la pancarta de tarancon al paredon y iba en primera fila
    era de la seccion femenina y iba con pololos
    desde que ha perdido la esperanza de que la hagan cardenala se ha vuelto loca

    ResponderEliminar
  25. Que Tarancón tuvo sus defectos, no lo dudo. Que a lo mejor se equivocó con su trato a algunos conservadores, no lo sé, ya que de eso no tengo constancia, aunque a priori no tengo por qué desconfiar de esa información.

    Que Tarancón estaba a favor de aplicar el Vaticano II, y que Juan Pablo II y su sucesor Benedicto XVI están posponiendo todo lo que pueden la aplicación de algunos puntos y los han dejado en stand-by definitivamente contra el parecer de un Concilio de la Iglesia, no tengo ninguna duda.

    ResponderEliminar
  26. Anónimo12:05 a. m.

    cuando lo de tejero ella figuraba en la lista del gobierno de salvacion
    iba de ministra de labores del hogar pero ella lo que queria era ser reina pero el elefante blanco le dijo que no porque no sabia ingles

    ResponderEliminar
  27. Anónimo12:10 a. m.

    Tarancón quedó sentenciado el dia en que los nuevos aires que soplaban en Roma captaron que el Cardenal se habia ganado el respeto de la mayoria de españoles.

    Aquello se les hizo insoportable.

    ResponderEliminar
  28. Para cardenal@ su señorí@, que hizo de sacristan@ en 'Campanadas a Medianoche' ( era ell@ l@ que tocaba las campanas ) y ha llegado ya a la cúspide de su gran ambición: hacer de troll en este blog. También se pasea ( menos que antes, es cierto, que antes de la Guerra de las Galaxias ) por Atrio.org como Maite Lesmes, feminist@ de raigambre, que defiende con ardor el derecho de las mujeres a ser curas carlistas, como ella hubiera querido ser, de no haber nacido cobarde y huidiz@ como esa gallina Caponata que nos ha puesto el Padre Fortea ayer o un día de estos ( nunca se sabe cuando escribe, si ayer o pasado mañana )

    La esbirra de Satanás que dice llamarse Etelwina o algo así, y se queja de los puntos .... ¿ le duelen mucho ? en stand-bay, decirle, con todo el cariño, que, en contra del parecer de un Concilio de la Iglesia ( Católica Apostólica y Romana ) no se iban a posicionar ni Juan Pablo II ni Benedicto XVI. Posponer, lo que se dice posponer no posponen nada. O Vd@. se equivoca de Concilio, o de Iglesia, o de todo junto. Vaya a reclamar su queja a otro negociado.

    ResponderEliminar
  29. Yo toy okey may precious yoyo! ke tu tambien duermas muy bien! te envio muchos muchos muchos kises and hugs! may dear dear lov yoyo!
    x 100pre contigo!

    ResponderEliminar
  30. Creo que Tarancon actuo, o creyo hacerlo en la linea del Vaticano II,era el momento de la transición y penso que la Iglesia debía dar un giro siendo factor de diáogo y no de confrontación. Sin embargo la realidad 5 años despues era de un absoluto destape que ni mejor hablar y actitudes que constrastan con aquella actitud de amable encuentro al punto que el mismo cardenal llego a decir:" Santiago Carrillo quizo catequizarme". Hoy en día son los carrillo de hoy quienes pretenden negar la transición.

    ResponderEliminar
  31. Sería el suyo. Porque el mío, no. Tenía demasiados humos.

    ResponderEliminar
  32. ¿ A qué te da rabia que yoyo sea yo ?

    ResponderEliminar
  33. Cuando salga tu alma de su prisión será tarde. Te lo digo yo.

    ResponderEliminar
  34. Anónimo1:38 a. m.

    anónimo de las 10,44 . El psiquiatra que mencionas es el dr. Cabrera, que es forense. Negó la auntenticidad de fuerzas sobrenaturales en este juego, aduce siempre que se le menciona que son cosas de la mente A mi también me sabe muy mal que diga esto, pues le están escuchando jóvenes que no tienen las ideas muy claras y , por lo tanto, puede hacer muchísimo daño. él se tiene por católico practicante.

    ResponderEliminar
  35. José Ma. Díez-Alegría2:16 a. m.

    El mundo que estamos haciendo

    27-Febrero-2007 José Mª Díez-Alegría

    Soy un anciano que está viviendo el nonagésimo sexto año de su vida. Soy un hombre religioso de fe religiosa jesuánica (seguidor –muy imperfecto– de Jesús de Nazaret). He sido profesor de filosofía (ética) y profesor de teología de las realidades terrenas (morales, sociales y políticas)


    ¿Cómo veo yo desde mi ventana de fe imperfecta, pero vitalmente profunda, el cuidado de la vida en el mundo que estamos construyendo?

    Padecemos una globalización exclusivamente económica de carácter predominantemente financiero y especulador, marcadamente oligopolista, carente de elementos éticos, educativos, jurídicos, políticos y sociales, que serían propios de un liberalismo auténticamente humano y democrático. El resultado de este sistema (pretendidamente científico) es que media humanidad se debate entre una pobreza muy severa y una extrema miseria; mientras tanto el 20% más rico de la población mundial tiene unos ingresos setenta y cuatro veces más altos que el 20% más pobre, sin que se registren medidas redistributivas eficaces por parte de los más favorecidos.

    En el fondo de esta horrible situación, que es el caldo de cultivo de la inseguridad y el terrorismo que afectan al mundo, está el desequilibrio entre la enorme y creciente potencia científica y técnica de los medios y el empobrecimiento paulatino de la sabiduría de los fines. Es la realidad del “pensamiento débil”, que tiende a enseñorearse del mundo.

    Los movimientos contrarios al actual modelo de globalización acentúan la prevalencia de la solidaridad humana, del respeto a la naturaleza y de la ayuda de urgencia a los más necesitados. Creo como ellos, que estos son valores humanos fundamentales, que no son exclusivos de Jesús de Nazaret, pero de los que él es un testigo de máxima categoría.

    Jesús dijo que “no se puede servir a dos señores. No podéis servir a Dios y al dinero”. Pero las Iglesias cristianas –particularmente la católica romana– estas palabras de Jesús las tienen metidas en el frigorífico. En el desarrollo de las Iglesias Cristianas hay un factor que les impide romper su colusión con las estructuras del capitalismo moderno: su elevado grado de institucionalización. Aunque interiormente distantes del sistema, que hace cada vez más pobres a los pobres, estas Iglesias están ligadas al sistema en el plano institucional y, por tanto, tienen que tener la boca cerrada. ¡Para estar en condiciones de poder llevar su mensaje tienen que dejar de hablar¡ Es el círculo vicioso que caracteriza esta situación.

    Sigue....

    ResponderEliminar
  36. José Ma. Díez-Alegría2:17 a. m.

    Sería bueno no olvidar al Papa Juan Pablo I (Alberto Luciani), que lo fue sólo durante 33 días, desde el 26 de agosto hasta el 29 de septiembre de 1978. El recién nombrado Papa, que había sido obispo de Vittorio Veneto, al norte de la provincia de Treviso, y después patriarca de Venecia, era un cristiano profundamente humilde y evangélico, hijo de un albañil socialista, que había sido emigrante en Alemania. Alberto Luciani trabajó estudiando a fondo la figura teológica de Antonio Rosmini, que con su libro De las cinco llagas de la Santa Iglesia (de 1848) intentó que el cristianismo retornase a la pureza de los orígenes. Pero aquella obra fue incluida en el Índice de libros prohibidos al año siguiente. Luciani, el recién nombrado Papa, estaba convencido de que la iglesia tenía que renunciar de una manera drástica a un sistema que, para funcionar, exige una base económica tan grande, que le liga fuertemente a los problemas estructurales del capitalismo. El Papa Luciani quería hacer mucho más efectiva la colegialidad episcopal, más descentralizado el gobierno pastoral de la Iglesia, más pobre el tenor de vida y el aparato burocrático del obispo de Roma. Pero se sintió tan solo e impotente dentro del Vaticano, tan abrumado de papeles curiales atrasados (que le traía continuamente el cardenal Villot), que se agravaron algunos problemas circulatorios que tenía y murió de repente, (probablemente de una embolia pulmonar), sentado en la cama, con unos papeles (que estaba leyendo) en las manos, hacia las dos de la mañana del 29 de septiembre de 1978. (Véase Giancarlo Zizola, La otra cara de Wojtyla, Valencia 2005, pp. 91-110).

    Respecto al problema ecológico, el cambio climático, el calentamiento, el aumento del nivel del mar, la posible escasez de agua potable ¿a qué problemas pueden conducir en dos o tres siglos? ¿No podrá extinguirse sobre la tierra el homo sapiens como se extinguieron los dinosaurios, pero ahora por una especie de suicidio estúpido, por el abuso incipiente e irresponsable de posibilidades técnicas ecológicamente nocivas?

    En la carta de Santiago del Nuevo Testamento, contextualizada en el seno del primer cristianismo de Jerusalén, se encuentra la siguiente definición: “La verdadera religión consiste en atender a las viudas y a los huérfanos y conservarse incontaminado de este mundo” (Sant, 1, 27). La palabra griega que emplea (zreskeía) es la específica para lo que llamaríamos lo religioso, de modo que es como decir: “la verdadera religión no es rezar, sino asistir a las viudas y a los huérfanos”. Entonces tiene sentido rezar, porque por otra parte estoy convencido de que necesitamos la ayuda del Espíritu Santo, y ¡cuidado¡ que el monopolio del Espíritu Santo no lo tenemos ni lo católicos ni los hombres religiosos, porque el Evangelio de S. Juan dice aquello tan bello : “El viento (to pneuma) sopla donde quiere y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que nace del Espíritu (ek ton pneumatos)” (3,8). De modo que si hay una persona agnóstica o incluso atea que tiene un gran espíritu de solidaridad afectuosa y afectiva con los pobres, ese tiene el Espíritu Santo.

    ResponderEliminar
  37. Pues ahora solo falta leer el Caballo de Troya nº 9 y así, J.J. Benitez ( no es el torero ) completará ( en unión de todos los demás buenos samaritanos que por el mundo andan o anduvieron ) el turno de acusaciones y recriminaciones que le lanzan a la Iglesia como institución humana. Ya se sabe que todo lo humano presenta carencias y defectos.

    Pero a mí, que me señalen con el dedo señorit@s rar@s, con nombre de vampiro, como que me huele muy mal. Luciani se murió. Y se murió muy pronto para que nadie diga que dice que hubiera hecho esto y lo otro. Vino Juan Pablo II y se quedó mucho tiempo. A pesar de aquel Alí y su pistola. Quien no se tiene que ir no se va antes de tiempo.

    Creo recordar que Díez Alegría decía que el yo era un pelmazo. Que estaba cansado de vivir consigo mismo. Conozco algún sacerdote que a sus noventa años acude a los hospitales a dar la Unción de los Enfermos, medio camuflado para que los vecinos y familiares de al lado del enfermo que solicitó el sacramento no se molesten con su presencia y su labor. Ora et labora. O sea, menos samba ......

    ResponderEliminar
  38. Mónica, ¿siempre insulta usted llamado "esbirro de Satanás" a todo el que no está de acuerdo con su forma de pensar? Así solían zanjar también todas las discusiones teológicas Torquemada y sus amigos, lo cual me hace alegrarme mucho de que no tenga usted hoy en día una hoguera y una tea a su disposición para quemar a todos los que no opinan como usted.

    Por lo demás, sólo me queda lamentar que la excelente educación que debieron darle sus padres haya caído en saco roto.

    ResponderEliminar
  39. Anónimo8:14 p. m.

    No, fue el Doctor Cabrera, yo lo conozco que es médico forense, y además parece muy buena persona, es otro, pero yo creo que el doctor Cabrera, como creyente practicante, tendrá que creer en estas cosas, que esto no lo cura la psiquiatría y además partirá de la teoría teólogo- psiquiátrico, si se le invita a unas sesiones de exorcismo

    LOS psiquiatras tienen que espabilarse en el tema, si quieren ver a sus pacientes curados

    Monse

    ResponderEliminar
  40. Anónimo9:29 p. m.

    Estelwe ancalime, con esa pinta, con el pelo negro, y esos labios tan pintado y esa forma de vestir tan negro, tienes pintas de moda satánica
    da susto verte, hijo,, ¿vas a los bares heavy los fines de semana?

    ResponderEliminar
  41. Es normal que una persona que cree que se pueden juzgar las creencias y la forma de ser de una persona por su forma de vestir no sea capaz de distinguir un dibujo de una fotografía.

    ResponderEliminar
  42. Anónimo10:00 p. m.

    Hay personas que se hacen pasar por terceros para saber lo que se sonsaca de ellos, sabes Estelwen alcalin
    y el anfitrion me conoce perfectamente

    ResponderEliminar
  43. Earendil12:27 a. m.

    Estewel, no hagas ni puñetero caso, que por aquí ahi dos personas con muy mala baba y muchos prejuicios. Que además se han metido ya con todo el blog y ahora te toca a tí.
    Mónica deje usted ya, de dar por saco anda, que se nos va para el infierno si no se convierte.Y a Estewel le gusta el gothic como a mí y a cinco billones de personas más¿Algún problema? Y a ti anónim@ te gusta el satanismo que es peor asi que a callar y a dejar de juzgar a la gente solo por una foto, que por cierto no veo nada de malo(Sin embargo la tuya de MARÍA DE BORGOÑA ya apesta)
    Saludines.

    ResponderEliminar
  44. Gracias, Eärendil (¡a mí también me gusta Tolkien!). Ahora que sé que son trolls, pasaré de sus futuros comentarios. Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. Anónimo6:42 p. m.

    Las personas se van de la Iglesia porque no les gustó lo que dijo el cura, o porque no les prestó atención, o porque etcétera. Yo recuerdo antiguos Seminarios para la Juventud donde cierto Pbro., que no voy a nombrar, pero aún vive, tenía en absoluto y emocionado silencio a cien jóvenes escuchando su Homilía... son momentos que se quedan grabados para siempre.

    Pero lo de los curas progre fue algo distinto: esa era una opción de "poco, pero bueno", o comprometido vs. burgués. Después del default del antiguo progresismo, que se fue a pique con sus promesas revolucionarias, cuando los antiguos izquierdistas accedieron al poder que derechiza ;-)), transformando a su izquierda en un asunto de museo y recordatorio, muchos no querrán reconocer cuán progresistas fueron anteriormente. El problema es que el feligrés se desconcierta cuando lo que antes era "top" ahora ni se puede mencionar. Falta explicación. Se necesita mayor transparencia.

    ResponderEliminar
  46. Anónimo6:51 p. m.

    La Iglesia no tiene más remedio que ser conservadora en unas cuantas cosas. No puede dejarse atrapar en el falso dilema progresismo-conservadurismo. Eso va para los políticos, que buen provecho sacan todos, tanto los conservadores, cuanto los progresistas. Pero la Iglesia debe mantener su libertad profética frente a tirios y troyanos, o deja de ser Iglesia y se transforma en una sede partidaria o en un club social.

    ResponderEliminar
  47. Anónimo6:56 p. m.

    Y muchas veces las personas ponemos nuestras concepciones ideológico-políticas por encima de Dios, sin darnos cuenta. Nos gusta la Iglesia cuando habla más para la izquierda, o para la derecha, según. Es un tema de jerarquía de creencias. Y tú, Jesús, vas de derechas o de izquierdas? dímelo, porque no voy a dejar de pescar porque sí nomás...

    ResponderEliminar
  48. Anónimo12:37 a. m.

    eresIMPRESENTABLE, POR DECIR LO MENOS

    ResponderEliminar
  49. Anónimo12:37 a. m.

    eresIMPRESENTABLE, POR DECIR LO MENOS

    ResponderEliminar
  50. Anónimo12:37 a. m.

    eresIMPRESENTABLE, POR DECIR LO MENOS

    ResponderEliminar