viernes, octubre 11, 2013

Hoy es mi cumpleaños

Haciendo memoria, la verdad es que he hablado del altar en un buen número de posts. Pero es que desde el principio de mi sacerdocio, me pareció que en el altar todo tenía que estar perfecto. Sobre el altar debemos poner los objetos más bellos. Si el altar es feo y pobretón, y no se puede cambiar, lo mejor es cubrirlo con telas y más telas. Las velas naturales. Una buena y alta cruz en el centro, entre los candelabros. Yo cada día en mi parroquia ponía un incensario delante, a sus pies, con el humo aromático expándiéndose en torno. Una de las cosas que nunca me canso de mirar es un buen y bello altar. ¿Hay altares feos? Digamos que hay altares que expresan perfectamente de un modo visual, la fría teología de los párrocos que los hicieron. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada