jueves, octubre 24, 2013

Hoy es un día otoñal, las hiedras de Alcalá ya están rojas

Si algo me gusta es hablar a mis hermanos sacerdotes. Pero volviendo al tema de mi tesis. En la realización de una tesis lo peor son los pequeños asuntos que te despistan. Es decir, como por la mañana tengas que hacer alguna pequeña cosa fuera de casa, ya cuando llegas es difícil ponerte manos a la obra. Lo normal es que sigas haciendo pequeñas cosas pendientes de la casa.


Para sacar adelante una tesis, nada más desayunar hay que ponerse manos a la obra. Dejando cualquier cosa para después de la comida.

En cosas profundas, es difícil trabajar media hora o una hora. Lo ideal es tener tres horas por delante.

Para todos aquellos que me quieran leer, hay un link donde pueden descargarse parte de mis libros:


Reconozco que me encanta escribir. En esta vida cada uno siente que algo es lo que más le gusta, algo con lo que se siente plenamente realizado.
La conjunción en mi existencia de escritura, conferencias, capellanías es un verdadero don de Dios.





Todo eso unido a paseos con los amigos, cocinarme mi propia comida y vivir en una ciudad que es una joya del siglo XVI. Gracias, Señor, gracias. Que mi vida sea un continuo cántico de alabanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada