lunes, octubre 21, 2013

Hoy hasta un refrán


Qué bien me ha sentado un largo paseo dominical por el centro de Madrid. La compañía era buena. Una amiga de hace muchos años, una persona realmente de buen corazón. 

Después se nos ha sumado un sacerdote de Madrid, un profesor de la Facultad de Teología. Un profesor que vive la Teología.

Ahora estoy deseando irme a la cama. Se me van a cerrar los ojitos, como cuando era pequeño y estaba todo el día en el campo. Me acuerdo que volvíamos a casa por la noche, después de todo el día corriendo, saltando y jugando, y que me lanzaba a la cama con un enorme deseo de sueño. Así voy yo a caer hoy, redondo.


Acabo con un antiguo refrán español lleno de sabiduría: No se acuerda el cura de cuando fue sacristán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada