sábado, noviembre 02, 2013

En la foto, la consagración del myron en una iglesia oriental


Después de lo que he explicado en los post anteriores, las fragancias descritas en la Biblia son una predicación. Vayan ahora los siguientes simbolismos.

El aceite simboliza la vida ascética. Porque el olivo crece en tierras secas.

1. Perfume: Rosa, azucena, lirio del valle, nardo. Simbolizan el buen olor de las virtudes que perfuman a la persona y al mundo. Dios da ese buen olor al alma en gracia que se esfuerza en desarrollar las semillas que la Trinidad ha sembrado en ella. No existe un solo perfume, sino muchos. Porque muy diversas son las fragancias que exhalan las almas de los santos.


2. Incienso: simboliza la adoración a Dios.


3. Mirra: simboliza la muerte al mundo.


4. Miel: simboliza la dulzura de la Palabra de Dios. La miel tiene un sutil pero delicioso olor.


5. Sal: simboliza la incorruptibilidad. Ayuda a preservar el bálsamo.


6. Vino dulce: simboliza la embriaguez de vivir en el Espíritu Santo. Cuenta con un aroma propio y le otorga un bello tono al bálsamo.


7. Piedras semipreciosas: simbolizan la belleza de los santos. El lapislazuli y el ópalo azul simbolizan a María. El jaspe con su color rojo simboliza el ardor en el servicio del Señor. La amatista con su color morado simboliza la penitencia.


Como se ve, en la confección del bálsamo hay elementos que no huelen, pero ayudan a preservar la mezcla. Otros, como las piedras, le otorgan un aspecto visual imponente. Pues si ya el aceite es algo bello visto a través del cristal, cuando se le añaden esas piedras, es como si se volviera algo precioso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada