viernes, noviembre 01, 2013

Halloween


Mañana hablaré del simbolismo de los perfumes en el aceite bendito. Pero es que no podía dejar de decir que hoy he salido de misa en el convento y al caminar por las calles de Alcalá, he visto a niños y jóvenes vestidos con disfraces. Pero todo el mundo iba disfrazado sólo de dos cosas: o de brujas o de muertos vivientes.

Hubiera sido divertido ver a la gente disfrazada de zanahoria, de ovejita, de farola, de lechero, de coliflor, de rey medieval, de gallina o de libro. Pero no. La calle estaba llena de brujas y zombies.

Es cierto que la magia está creciendo más y más, y el cristianismo retrocede. Por eso, me confirmo en lo que dije ayer sobre el aceite santo. 

Los sacramentales bien usados son un remedio contra el deseo de la gente de usar objetos mágicos. Porque al dar los sacramentales hay que catequizar y explicar que el recurso a Dios excluye de forma absoluta apelar a las fuerzas ocultas.


Dios no permite que se le mezcle con nada más. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada