martes, enero 07, 2014

Fotos como la vida misma


Muchas he conversado con los amigos acerca de cómo ha cambiado el mercado del libro en los últimos quince años. Pero hoy he visto algo que es la comprobación de cómo una etapa ha sido completamente cerrada y enterrada. En la Plaza Cervantes, me he encontrado con un puesto de libros de los años 70. No había nadie vigilando aquella mesa. En el centro, había una hucha. Delante un cartel que decía: la voluntad.

Jamás de los jamases, en los años 80, me hubiera imaginado que los libros se podrían vender por la voluntad. Hasta ahora, había visto alguna librería que vendía libros de hace más de veinte años por precios casi simbólicos. Pero lo de hoy es la comprobación de que una etapa ha sido cerrada.


En mi juventud, el libro parecía un objeto difícil de superar por su simplicidad, resistencia y precio. Cada vez me convenzo más de que me ha tocado vivir en una sola vida dos mundos. El mundo antes de Internet, los móviles y los dispositivos portátiles de lectura. La frontera, algo imprecisa, estuvo en torno al año 2000. 

Yo lo que sí que noto cuando hablo con mis amigos, es que cada vez hablamos más de la salud y las dietas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada