domingo, enero 12, 2014

Las tristes imágenes de la Generalitat en la Catedral Vieja de Lérida


Me produjo una gran tristeza que el 10 de enero se produjera en la Catedral Vieja de Lérida un acto político. Me parece que la diócesis de Lérida ya no tiene la posesión de ese templo. Pero sea quien sea el dueño legal de ese edificio, eso está mal. Podrá ser legal, pero a los ojos de los católicos es algo espantoso. El lugar construido para la mayor gloria de Dios, el recinto sagrado que debía servir sólo para la oración y los actos de glorificación de Dios, convertido en escenario político.

Antes prefiero que la catedral se caiga de vieja y mostrar a los turistas las ruinas, que ver lo que vi el otro día en televisión.

Ciertamente que la Iglesia poco puede hacer. Porque si no cuidamos materialmente un edificio, nos lo expropian. Y después sus dueños pueden hacer lo que quieran con él.

Pero hasta los ateos entienden que si existe Dios, estas cosas provocarán la ira de Dios. Iba a usar otra palabra más suave que ira. Pero que se use su casa para actos políticos, no es un asunto menor. 

Pero no caerá un castigo sobre ese lugar en concreto, porque el mal es nacional. El mal no está allí o aquí, está en todas partes. Después nos quejamos de que nos vaya tan mal ya ahora. Pero éste es un país en el que se falta mucho el respeto a la santidad de Dios. Pues nada, nada, sigamos por este camino, que ya ahora nos va de maravilla y mejor nos va a ir.


Pido y suplico a los ilerdenses que me lean y que sean temerosos de Dios, que se organicen para lograr que la catedral vieja no se utilice para cosas indignas. Que sea visitado ese templo vacío, que los guías la expliquen. Pero que no organicen nada dentro de sus muros que pueda desagradar al Señor de cielo y tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada