miércoles, febrero 12, 2014

Más sobre el juez Freisler


Ésta sí que es la foto del juez del que hablaba en pasados posts. Retomando el post de ayer sobre el juez Freisler. Él no sabía que iba a morir en un bombardeo.

El avión ha partido, pero el juez sigue fanfarroneando sentado en su mesa.
La bomba que lo matará descansa en la bodega del avión. Pero el juez sigue tan tranquilo con sus argumentos.

La aeronave se aproxima a su destino a velocidad constante, pero el juez en lo último que piensa es en su muerte.

El juez está convencido de que allí, él es el único que imparte muerte. Y no sabe que la Muerte se acerca hacia él con la hora y el minuto fijado para ese mismo día.

El reo al que cree que va a enviar a la muerte, años después llegará a ser juez. No sólo Freisler no matará al hombre que tiene delante, sino que el reo se convertirá en juez.


Roland Freisler, se le nota, se siente orgulloso en su amplio traje de juez. Muestra, impúdico, su orgullo en su mirada y en sus gestos. Lejos está de saber que, como si de una maldición bíblica se tratara, sus hijos no querrán ni inscribir su nombre en la losa del cementerio donde será enterrado. Pero la losa no bastaba. Después de la guerra, sus hijos se lo sacaron de sus nombres. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada