domingo, febrero 16, 2014

Ya he regresado a Alcalá desde Almería

He venido de dar dos conferencias cuaresmales en una parroquia de la ciudad de Almería. Tanto el párroco que me invitó, como sus parroquianos, me han recibido con todo el cariño del mundo. Incluso me encontré con una persona a la que conocía desde hace años por visitas que me hacía a Alcalá, y que yo no recordaba que era almeriense. Fue amabilísimo y me llevó a Cabo de Gata en una preciosa excursión. El tema de las conferencias era el infierno, el purgatorio y el cielo.

La catedral-fortaleza era impresionantemente bella con su coro en pleno centro de la nave principal. No me cansaba de mirar el templete de mármol en el ábside. Recorrí varias veces la girola gótica rezando el breviario. Incluso conversando en un agradable paseo, dimos varias veces la vuelta entera al perímetro de la catedral.


Di muchos paseos por  la ciudad, pero perdonad que insista tanto en la catedral, ese templo es la gran perla de la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada