lunes, febrero 24, 2014

Ya vamos siendo algo II

Como podéis comprobar por la foto, ya me siento muy bien. Se me ve en la cara. La vida va entrando en la normalidad, aunque no entiendo este interés mío repentino por los patos.

Mañana me sacan los puntos. Os doy las gracias a todos por vuestras oraciones. No tengo la menor duda de que me han ayudado. También le doy gracias al Señor por el don del sufrimiento. Hay cosas que no se pueden aprender ni en los libros, ni en un sermón. Necesitamos experimentar en nosotros mismos el dolor.

Me preguntaba una persona por mi opinión acerca de un exorcista concreto de Latinoamérica. Mi respuesta clara y tajante es que uno tiene que ponerse en contacto con la curia de su diócesis. No se puede probar, ni hacer experimentos en este campo. Sólo se puede ir al que tiene el permiso del obispo. El sacerdote que me mencionaba esa persona, hasta donde yo sé, se otorgó a sí mismo el permiso para exorcizar, no vive sujeto a obediencia alguna y hace una ganancia de este tema del exorcismo.


Por favor, si conocéis a gente en necesidad de este ministerio, insistidles que vayan sólo a sacerdotes con permiso de la diócesis. Una simple llamada a la cura basta para comprobarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada