lunes, marzo 31, 2014

De flores, religiosas y concursos


Ésta es la primera foto que pongo de mi viaje a reciente viaje a El Salvador. Fui a cenar a casa de unos catalanes residentes allí, y a la entrada me sorprendió la belleza para mí inaudita de esas tubergias colgantes. Resulta increíble que la botánica pueda tener este tipo de excesos estéticos. La foto no refleja todas sus tonalidades, ni la belleza de sus formas vistas de cerca.

Cambiando de tema, varios amigos me han enviado el vídeo de la monja italiana que canta en un concurso de televisión, preguntándome qué me parecía. Tengo tal respeto al estado religioso, que no me gusta que los religiosos salgan en los medios de comunicación haciendo ese tipo de cosas. Existe una virtud en la vida religiosa y en el estado clerical: la gravedad.


Los religiosos y el clero no sólo debemos ir a los medios de comunicación con permiso de nuestros superiores, sino que, además, debemos siempre y en todo momento mostrarnos dignos y recogidos, pues mostramos un estado de vida que no es el del mundo, sino un estado de vida que ha renunciado al mundo, un estado de vida consagrado a Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada