miércoles, marzo 05, 2014

El rostro del Pueblo


Esta foto me llamó mucho la atención hace unas semanas, cuando todavía la Plaza Maidán estaba ocupada por las protestas. Me llamó la atención porque refleja el vestuario de un revolucionario del siglo XXI. Chubasquero de plástico donde en otra época hubiera habido una manta de lana. Un casco atemporal que, por el aspecto, podría haber pertenecido a la II Guerra Mundial. La marca ADIDAS del gorro para calentar la cabeza ofrece un toque humano a la imagen. Un toque de realismo humano, para que la escena no sea excesivamente neutra. Y, por último, el rostro del hombre. El rostro del pueblo llano de la Revolución Francesa, de la Revolución de las Trece Colonias, de la Revolución Rusa. El rostro anónimo, real, concreto de todas las revoluciones justas e injustas. El mismo rostro al que se le podría poner cualquier atrezzo, para que valiera para cualquier óleo glorioso en cualquier palacio, una vez que se institucionaliza la revolución en la que participó. Curiosamente, esta gente sencilla nunca habita esos palacios. Irónicamente, son los que no están en las barricadas los que algún día usufructuarán la lucha de esos rostros cargados de pasión.

No digo esto como crítica. Normalmente, el que empuña la horca, el fusil o la barra de acero, no es el adecuado para sentarse en un palacio y regir los destinos de una nación. No, no es una crítica. Simplemente, las cosas son así. Es sorprendente la desidia de la Historia por no repetirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada