viernes, marzo 21, 2014

Más sobre sobre cierta religiosa












Sea dicho de paso, qué bonitas son las gárgolas. Un lector de este blog me pidió que dijera algo acerca de cierta religiosa dominica contestataria con el Magisterio. Ya he hablado de ella, pero ahora me cuesta parar. ¿Qué más puedo decir de ella? ¿Qué puedo decir de alguien que dice al mundo lo que el mundo quiere escuchar?

Tengo muy claro lo que le hubiera dicho a ella el cardenal Wojtyla, si la hubiera escuchado y hubiera sido monja en su diócesis. Tengo muy claro, clarísimo, que el mensaje de esa criticadora de obispos es contrario al de Juan Pablo II. Es una sembradora de división.

Me cuesta mucho entender cómo no hay alguien con responsabilidad en la Santa Iglesia que no le dé un ultimátum. Creo en la disciplina en la Iglesia, en el orden, en el gobierno eclesiástico, en la autoridad. No entiendo la inacción ante los socavadores del edificio eclesial, cuando lo hacen de forma tan pública.

Esta monja, en las entrevistas, se nota que se muerde la lengua, que no dice todo lo que piensa. Yo no tengo que ocultar lo que pienso: tal como está ahora esta piedra concreta, debe ser removida sin contemplaciones de la construcción. Porque la construcción no debe acoger la destrucción de la misma construcción. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada