lunes, abril 14, 2014

Domingo de Ramos


Hoy, Domingo de Ramos, tenía la mañana libre. Mi misa en el convento y la procesión las tenía por la tarde. Así que he ido al Palacio Episcopal para unirme a la procesión de mi obispo. Quería ir allí e imaginarme que realmente estaba en la entrada de Jesús en Jerusalén.

En realidad, me he unido en deseo. Porque la procesión era larguísima y no debo olvidar que mi hernia discal tiene sus derechos. Así que he estado en el comienzo de la procesión  y he esperado la procesión en la catedral, a que llegara. Sea dicho de paso, la foto que pongo no es de mi diócesis, ni estoy entre esos sacerdotes.

He podido hacer mucho tiempo de oración en la catedral, cerrada, vacía. Después, he estado confesando todo el tiempo que ha durado la misa del obispo. Ha sido una mañana muy provechosa para mi espíritu.

Post Data: Iba a escribir sobre el nacionalismo. Pero después he pensado: ¿y quién me manda meterme en estos líos? Y me he dicho: Escribe algo que no te comprometa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada