viernes, abril 18, 2014

La vida comienza cada día



















Un día de mi vida. Jueves Santo. Al despertar, el día está fresco, nuevo, lleno de futuro. Todo vuelve a comenzar.

Mi trabajo en el hospital es agradabilísimo. Habitaciones, conocimientos de nuevas dolencias, rostros nuevos. Rostros optimistas, rostros vencidos, sonrisas amables, cuerpos que viven sus últimos pocos años. Yo sólo puedo visitarles, asomarme. Sus vidas son suyas.

Misa en el hospital. No me hizo mucha gracia celebrar allí un día tan señalado como éste. Pero, al final, me resultó indiferente. Tantas cosas en la vida acaban así.


Feliz, felicísima, comida con una familia de amigos mexicanos. Risas, temas serios. Deliciosa comida. Les enseño mi ciudad. Un hombre que vive y pasea por una bella ciudad, es un hombre rico. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada