martes, mayo 27, 2014

Ese invierno tantas veces anunciado


Durante años, muchas personas hemos advertido del peligro que para la democracia era el populismo que, antes o después, sobrevendría en nuestro país y otros de nuestro entorno. Pienso ahora, sobre todo, en Italia.

Pues bien, ahora, por fin, hemos visto por primera vez el rostro de ese tsunami que se avecina en cámara lenta. Por fin, hemos contemplado su rostro humano.

El chavismo ha desembarcado en nuestro país. Todos los que se preocupan, hacen bien en preocuparse. El problema es cómo detener un movimiento que tiene tantísimo apoyo social. En el rostro de ese joven he visto la mirada de Lenin, de Durruti, de Stalin. Me ha impactado su mirada oscura. Como si detrás de esos ojos cupiera una crueldad sin límites.


Cuando miro a ese joven, no veo a una persona sino al futuro. La sucesión de millares de decisiones equivocadas en una sociedad, nos han llevado a este joven. 

Adiós a la catedral de Córdoba, adiós a todas las catedrales, adiós a tantas cosas. Estamos a punto, en pocos años, de pasar de un estado de cosas a otro. Estamos al borde de un cambio de era. El invierno se acerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada