martes, mayo 27, 2014

Los huevos de la Serpiente eclosionarán y sus frutos surgirán llenos de rabia


En este blog, llevo años advirtiendo de que se avecinaba un invierno sobre Europa, un invierno que marcará un antes y un después. Después de las elecciones europeas de ayer, ya se ven las nubecillas, lejanas, que dentro de unos años serán el cielo de plomo al que tendremos que acostumbrarnos.

Los resultados en el continente son desesperanzadores no por lo que son, sino por lo que anuncian. Las versiones más extremistas de la política son las que triunfan. La pobreza, el desencanto ha llevado a buscar la solución en el populismo, sea de derechas o de izquierdas. El votante se transforma en comprador de soluciones baratas. La masa va aupando a los candidatos menos razonables.

En Italia el 25% de la población ha votado por un partido que se convertirá con el tiempo en un verdadero azote de la Iglesia.

En España, los resultados de las votaciones también auguran los peores quebraderos para los cristianos. Y ojalá que el partido Podemos llevara a cabo sólo su programa electoral respecto a la Iglesia. El problema es que eso sólo es el punto de partida.


No tengo la menor duda de que ni el Tribunal Constitucional ni el Tribunal Supremo supondrán una barrera que pueda contener a un ejecutivo decidido como el que tendremos dentro de algunos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada