lunes, junio 09, 2014

Estoy convencido de que la unión se dará


Un hecho interesante, desconocido incluso por no pocos historiadores, es que durante la Edad Media la temperatura en Europa fue bastante templada y poco fría. Se le denomina óptimo climático medieval a este periodo climático que va desde el siglo X al siglo XIV.

Mientras que desde comienzos del siglo XV hasta mediados del XIX, el clima se enfrió notablemente. Como prueba de ello baste ver en las crónicas, el tiempo que cada año permanecía helado el río Támesis. Incluso, había una feria que se celebraba sobre las aguas heladas del río, y que se llamaba la River Thames Frost Fair. La primera tuvo lugar en 1607 y la última en 1814.
Este cambio de clima, hizo que en el siglo XV desaparecieran las colonias noruegas de Groenlandia. Entre 1505 y 1789, el Ebro permaneció helado durante quince días.

En mi Barbastro natal, había un grandísimo nevero. Un lugar donde se acumulaba la nieve en invierno, para usarla en verano. El nevero de Barbastro es de unas dimensiones muy notables. Así que debía nevar bastante. Hoy día, como media, nieva mucho menos de una vez al año y poco. De ningún modo hubieran necesitado un nevero tan grande.

Alrededor de 1850 el mundo empezó a calentarse de nuevo. Os cuento esto como una curiosidad que seguro que os interesaba. No siempre estoy hablando en este blog de ángeles y demonios.


Post Data: En este blog, quizá de lo que menos hablo es de ángeles y demonios. Otra cosa, seguro que los anticlericales echan la culpa del calor medieval a la Iglesia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada