miércoles, junio 25, 2014

No me extraña que haya gente que siga este blog sólo por las fotos.


Es triste ver una película en la que el director trata de hacer una mala imitación de sí mismo cuando era joven. La mala película que comencé a ver y decidí no seguir viendo, porque tenía demasiadas escenas inconvenientes (y demasiado inconvenientes), fue El Lobo de Wall Street. Qué pena. Para cualquiera que quiera seguir en gracia de Dios, no os pongáis a ver una película cuya inmoralidad no se arregla cerrando los ojos en algunas escenas.

Por la tarde, regresé al hospital escuchando a Bach en el coche. Bach es justo lo contrario: la nobleza de espíritu, el optimismo, e deseo de seguir luchando con alegría por el bien del mundo, la armonía en definitiva. La armonía del mundo expresada en música, en una música que es fruto del trabajo, fruto de todos los sinsabores y sufrimientos de una vida, pero que parece también inspirada desde el Cielo.

Hoy, durante la comida, he visto un trozo que tenía grabado de Libertarias. Parece mentira que películas como ésta fueran pagadas entre todos a través de subvenciones. Una película que es un insulto a la inteligencia, pura propaganda de lo peor que bucea en la naturaleza humana. Los odios del 36 elevados a la altura de un ejemplo a imitar por nuestra desnortada juventud. Menos mal que he visto menos de diez minutos. Confío en que no se me haya quedado ninguna imagen en la memoria.


Hace días comentaba a un amigo que el medievalismo me parece demasiado progresista. Y que mis anhelos se iban decantando hacia el retro-medievalismo. Después de lo que he visto estos días desde el trono español, si queréis encuadrarme, encuadradme dentro del retro-medievalismo de la estricta observancia. 

Cualquier cosa que se me presente como progresista, la veo como completamente caduca. El progresismo es el grano insulso que picotean las gallinas haciendo qcuaaak, mientras te miran inclinando la cabeza y les cae la cresta hacia la izquierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada