sábado, julio 19, 2014

Dedicada esta foto a todos los españoles que vivimos los años 70.

Buf, que recuerdos me trae esta foto. Aunque a mí nunca me gustó el Capitán Cola. Sólo probé una vez.  Como el Drácula, que sabía horrible. El Frigo-dedo era otra cosa. Hacíamos el tonto mientras nos lo comíamos.

Me preguntaba un lector de México lo siguiente. En el padrenuestro hay siete peticiones. La sexta dice no nos dejes caer en la tentación. Y la séptima líbranos del mal.

¿Por qué Jesús hizo esas peticiones en la fórmula del padrenuestro? ¿Aparentemente es la misma petición pero dividida? ¿Entonces, serian seis peticiones?

La pregunta me parece interesante. La primera petición se refiere a pedir a Dios que aleje las tentaciones, todas, no sólo las del demonio. La segunda petición se refiere a que aleje el mal, el mal genérico, sea este físico, económico, demoniaco, familiar o de cualquier otra forma.


Son dos peticiones distintas. La primera va más dirigida a nuestro deseo de no pecar. La segunda va dirigida a ser protegidos. La primera tiene como fin nuestra santificación. La segunda el ser preservados enteramente, como personas, en nuestro cuerpo, alma, en nuestra familia, sociedad, etc. Se pide la protección frente a todo mal y en todo ámbito en el que estamos insertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada