miércoles, julio 23, 2014

El Evangelio según San Mateo de Passolini: una opinión equilibrada



















Qué felicidad, hace unos pocos minutos, he acabado de ver El Paciente Inglés. La primera vez la vi hace años. No la considero una obra maestra, pero es cine con mayúsculas. Su banda sonora sí que la considero la mejor de la Historia.

Justo después de acabar de ver este gigante cinematográfico, leo los elogios en La Stampa de cierta persona que fue director de L´Osservatore Romano a La Pasión según San Mateo de Passolini, calificándolo como la mejor película de Jesús que se haya filmado nunca.

Me parecen lógicas sus palabras. Si tienes una determinada concepción de la Iglesia y del Evangelio, ésa es tu película.

Debo reconocer que en mi vida me he encontrado con un cierto número de clérigos cuya mentalidad estaba completamente en la línea de esa película: el minimalismo eclesiológico. El cual se corresponde con toda una forma de ver a Dios, también minimalista. Y con toda una forma de ver la Historia de la Salvación, humana y muy humana. Yo creo en un Dios esplendoroso, barroco, que interviene, y que cuando interviene ¡vaya que si interviene! Yo creo en el Dios de Los Diez Mandamientos.


Mi visión de todas estas versiones humanistas de Jesús, de un Jesús de andar por casa, de un Jesús más humano que divino, la resumo esta conclusión: humanamente me atrae más el Julio II de El Tormento y el Éxtasis, que el anarquista catalán que hizo de Jesús en la obra de Passolini. Humanamente hablando, la figura de ese pecador pontificio, lleno de vida y creyente, es mucho más atractiva que la figura insípida del Mesías que nos presenta Passolini. 

Ay, Julio II, en esas épocas de pecadores comme il faut sí que se construían templos de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada