domingo, julio 06, 2014

La menorah y el culto cristiano, III parte


(Sigue de ayer.) No podemos dejar de advertir que el tenebrario del oficio de Viernes Santo tiene una patente semejanza con la menorá. Pero con una diferencia, el tenebrario es una menorá cristiana. Su simbolismo es riquísimo y nítido, su belleza estética está fuera de toda duda. Considero que hay que recuperar este tipo de candelabro tan antiguo como es el tenebrario. Consta que ya en el siglo VII se usaba en el oficio de tinieblas.

El tenebrario por su propia grandiosidad lejos de ser un elemento caduco, puede lucir en algún lugar adecuado de las catedrales, encendiéndose por ejemplo al caer la tarde. No situado en el presbiterio, pero sí en algún otro lugar conveniente.


Sin duda, el tenebrario puede hacer en la catedral las veces de la menorá en el templo salomónico. Y su simbolismo sí que es claro: Cristo, los once Apóstoles y las tres Marías, la Trinidad, el árbol de la Cruz. 

Resulta llamativo el olvido de la propia simbología litúrgica y que, repito, procede, al menos, del siglo VII, en favor del uso moderno de la menorá en la cena del Sabbat que como ya he dicho fue desconocida durante toda la historia del Israel bíblico. (Seguirá mañana.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada