jueves, julio 03, 2014

Los decretos divinos


Sí, tenéis razón, he escrito toda una serie de posts de sabor apocalíptico. Pero es como si viera el futuro ya ante mis ojos. Los obispos del Viejo Continente llevan desde los años 70 advirtiendo de que estábamos sembrando las semillas del alejamiento del orden divino, y que eso traería consecuencias. Eso lo he oído mil veces. 

Pues bien, ahora se acerca el tiempo de ver los frutos consumados de una sociedad alejada de Dios. En un decenio, vamos a ver muchas cosas. Creedme, muchas cosas.


Ni yo necesito para afirmar esto de ninguna revelación particular, ni aquí os he dicho que creyerais ninguna revelación particular. Basta que leáis las Escrituras y las apliquéis. 

Lo de Siria es una tragedia, lo de África es para echarse a llorar. Países de Latinoamérica han caído en el populismo. En Irak están ocurriendo cosas espeluznantes. China ha creado un régimen de esclavos. La pobreza aumenta en el mundo entero. Ya sólo falta que el mazo de la Justicia golpee lo que, por tanto tiempo, ha sido el corazón del mundo, Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada