martes, agosto 12, 2014

Hola, habitantes de Babilonia. Hoy os pongo una canción.


Lo que realmente llegó a ser la España católica de la época de mis abuelos y padres, difícilmente se lo podrán imaginar en todos sus grandiosos detalles los chicos jóvenes de esta época que han crecido en medio de una generación degenerada y pervertida. En la época de mis padres, escuché diez mil veces la música de Solamente una vez. Una canción que es todo un sermón acerca de la indisolubilidad matrimonial. Una canción que escucharon todos los españoles varios miles de veces en la radio, en el coche, en la televisión, en los bailes de pueblo.

Después, estas músicas serían despreciadas y ridiculizadas. Siendo sustituidas por el rock que hablaba de rebelión, relativismo, desobediencia, sexo libre, hedonismo y la ausencia de reglas.

Lo que jamás me imaginé es que la canción Solamente una vez tenía detrás una historia tan católicamente conmovedora. Os pongo primero la historia de esa canción contada en un vídeo brevísimo y a continuación la canción para que la escuchéis.

La historia

Y ahora la canción

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada