sábado, agosto 02, 2014

Hoy es sábado


El post de ayer fue en el tono un pequeño desahogo. No aparece claramente en lo que digo, pero algo se trasluce en el tono. Desde el hundimiento de las editoriales, la vida de los que nos hemos dedicado a la escritura ha cambiado radicalmente. En quince años, este campo ha dado un espectacular vuelco. Un vuelco a peor. Hemos contemplado su desmoronamiento.

Con independencia de cuestiones económicas y mercantiles, el mundo editorial se ha maleado. La contaminación moral que reina en la sociedad, también ha afectado a esa industria. Es dudoso que muchos de los grandes nombres que hoy son ya la gran historia de la literatura del siglo XX, hubieran podido abrirse paso entre en la selva mercantilista de nuestros días. Nuestra época ha supuesto en este campo el triunfo absoluto de la mediocridad.


Siempre hubo mediocres triunfando en el mundo literario. Pero es que ahora la mediocridad ha formado una especie de monopolio. Y encima el Ébola extendiéndose por África. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada