domingo, agosto 10, 2014

John Elliot Gardiner y el típico cura hispánico de toda la vida
















Me sorprendieron hace unos días las declaraciones del director de orquesta John Elliot Gardiner acerca de los curas españoles. Se quejaba de que nosotros poníamos reparos a colocar a los músicos delante del altar. Pues claro Elliot, pues claro.

A lo mejor en otros países, todos se te cuadran y exclaman con una sonrisa: ¡a la orden! Pero aquí no. Aquí el clero es de armas tomar. ZP nos ha maleado mucho y ahora estamos muy resabiados. Y aunque venga Elliot o el mismo Beethoven mismo en persona, decimos que no y nos quedamos tan panchos.

Los templos no son auditorios para la gloria de ninguna orquesta. Si tantas ganas tienen de tocar como dice Elliot, que lo hagan en la misa. Pero si no que se vayan al auditorio municipal. La única música que se tocará a la fuerza en las iglesias españolas, será la de PODEMOS cuando la hagan sonar a fuerza de bayoneta.

Pero ese día no me extrañaría ver a algún cura defender la iglesia a tiros de trabuco desde el campanario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada