martes, agosto 19, 2014

Más sirenas


La imagen del post de ayer era de sirenas. La de hoy también. Aunque las sirenas que describe Homero, son sirenas aladas. Se trata ésta de una pintura sumamente detallista, sumamente fidedigna a la verdad histórica. Las sirenas no existen, pero la imagen que imaginó Homero fue algo así.

Se acerca el tiempo del Sínodo de la Familia en Roma. Octubre, un mes para marcar en nuestros calendarios. Allí se desatarán argumentos, pasiones, presiones, deliberaciones y declaraciones. Tengo muy malos presentimientos. 

Pero recordad, pase lo que pase, debemos estar con el Papa Francisco.
Sin duda algunos irán con deseos de dar la batalla, de no someterse, de comenzar una andadura en solitario. Porque andar fuera de la Iglesia, siempre es andar en solitario.

Las espadas dialécticas que ahora descansan, serán empuñadas, estarán en alto y sus pomos serán apretados con fuerza. Gran tormenta se prepara. Nuestra seguridad es el primado de Pedro. Francisco es la cabeza de los sucesores de los apóstoles. Sea lo que sea que se diga, yo estaré con el Papa.


Pero cuántas almas se van a desviar y después a extraviar. Cuantos engranajes se van a poner en marcha, que a su vez moverán otras ruedas dentadas, que acabarán produciendo efectos muy desagradables. Los tiempos están maduros. Que se desaten las tormentas, ya es la hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada