viernes, agosto 08, 2014

¿Quién es este señor?



















Creía conocer bien la historia de Inglaterra, cuando hoy me he encontrado con que el último monarca inglés católico reinante fue Jacobo II. Y no sólo eso, su padre, Carlos II no sólo fue católico ocultamente, sino que fue admitido en el seno de la Iglesia Católica antes de morir. Impresionante.

Los monárquicos ingleses que nos tienen bien acostumbrados a conocer hasta las últimas minucias del trono británico: los perros de la reina, que si el pelo de los sombreros de la Guardia Real es de oso, Balmoral, y todo eso. Pero no suelen airear mucho este pequeño detalle. El detalle de que la monarquía inglesa estuvo a punto de ser católica a finales del siglo XVII.

Si vemos la historia del trono inglés desde el final de la época Cronwell, da la sensación de que el cetro (como si tuviera vida propia) insistía en volver a manos católicas a toda costa. Os ahorro el contaros todos los detalles de este retorno continuamente abortado.


Pero os contaré sólo un pequeño detalle, para poner en el trono a Jorge I (por el mero hecho de que era protestante), hubo que pasar por encima de los derechos de más de cincuenta descendientes de los reyes ingleses que tenían precedencia al trono frente a Jorge I. Para no poner a un católico en el trono, menos mal que no hubo que recurrir al primo bastardo del nieto bastardo del primo de la nuera esposa política de la última dinastía reinante, pero casi. Por delante de Jorge I, todos eran católicos. La Historia estuvo a punto de cambiar. Sí, Victoria, we are not amused.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada