sábado, septiembre 06, 2014

El nuevo califato





























Hay ocasiones en las que la violencia sólo puede ser detenida con la violencia. Por supuesto que yo preferiría que todos los asesinos del Califato de Levante cumplieran pena en una prisión y ninguno de ellos saliera hasta que constase de forma fehaciente su completa rehabilitación. Por supuesto que eso y la cadena perpetua es preferible a quitar la vida de nadie.

Pero, aunque ése es el ideal, a veces, el ideal es irrealizable y hay que optar por la defensa de los inocentes con todas sus consecuencias. La historia de lo políticamente correcto ha provocado muchas víctimas. Hemos de hacer lo que se debe hacer.


Personalmente, creo que ese califato ha alcanzado, más o menos, su mayor apogeo y que será conquistado. El problema es que tantos lobos-hombre estén sueltos en Europa. ¡Cuánto sufrimiento pueden provocar y lo van a provocar! Por eso, cuánto antes se ponga remedio a todo (allí, en Europa, en África y en todo el mundo) de un modo sistemático, tenaz, pensando en el largo plazo y sin reparar en gastos, mucho mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada