lunes, septiembre 08, 2014

No, el futuro no irá por ahí


¿Creo que el panorama que propuse ayer es el que va a ocurrir? No. Creo que la persecución contra la Iglesia vendrá del laicismo cada vez más exacerbado. La secularización irá tomando tintes cada vez más extremistas.
El auge del fanatismo musulmán, precisamente, llevará a los países europeos a tomar medidas acerca de la religión. En principio, esas medidas serán para limitar hechos muy graves. Pero una vez cogido el gusto a legislar en materia religiosa, irán descendiendo a detalles cada vez más opinables. Y lo que habrá empezado para contener al radicalismo musulmán acabará imponiéndose a la Iglesia.

Por eso, pero sobre todo por razones de principio, debemos ayudar a los buenos musulmanes. La mayor parte de los musulmanes europeos no son fanáticos, sino gente buena y tolerante. En la medida en que los defendamos a ellos, toda la sociedad estará más protegida contra las intromisiones del Poder en el campo de la religión.

El peligro está en PODEMOS, no en los vecinos musulmanes de nuestra calle. Serán gente como los jóvenes anarquistas, los radicales del PSOE y varios cientos de Monagos los que algún día nos pondrán contra las cuerdas. Nos quitarán las catedrales, nos prohibirán hablar de ciertos temas y, finalmente, nos impondrán ciertos requisitos constitucionales.

Post Data: Ay, los Monagos (José Antonio Monago, PP de Extremadura). La nueva dictadura de lo correcto no vendrá de Irán, ni de Egipto, sino de gente tan temible como ese Robespierre agazapado que es Monago. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada