martes, septiembre 16, 2014

Vísperas solemnes





Las fotos que hoy he colocado corresponden a la celebración de las vísperas solemnes en distintos lugares. Porque la vida litúrgica de la Iglesia no se acaba en la misa. Pongo estas fotos porque el domingo por la tarde participé en las vísperas solemnes de la inauguración del año académico del seminario de mi diócesis.

Iba a poner ayer estas fotos, pero como el post trataba de las hienas dejé de hacerlo. No quería que alguien hiciese una conexión que no estaba en mi mente. Hay tantas conexiones que no están en mi mente.

Hoy ya me siento mejor de mi boca, al quinto día. Esta mañana he ido invitado a una recepción organizada por una embajada. Todo estaba lleno de embajadores, camareros con bandejas (una se ha caído), gente amable que se sonreía y estrechaba las manos. Ah, si el mundo fuera una armonía tan encantadora como una recepción de embajadores.

No sé por qué, pero al ir salir del hotel había en la calle un cierto número de policías. Y cuando he ido al parking del hotel había varios policías jóvenes, vestidos elegantemente, con maletines y pinganillos en las orejas que claramente buscaban algo allí.

Si hubiera estado dotado de algo más de sentido del humor, les hubiera dicho: No busquéis más. ¡Me habéis encontrado!

Evidentemente, nada me ha pasado porque estoy aquí ahora escribiendo este post. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada