sábado, octubre 04, 2014

Esa pendiente cada vez más inclinada




Os pongo dos fotos de la fiesta mayor de la Cofradía de la Agonía de la cual soy su capellán.

Hoy en el convento tengo que predicar acerca de San Francisco, porque son franciscanas concepcionistas, y pertenecen a la familia de congregaciones franciscanas. Ayer les regalé cuatro melones. Un buen señor me trajo dieciséis melones. He dado melones a las franciscanas, a dos conventos carmelitas, a mi vecino, a una amiga y todavía me queda un saco.

Qué pena me dan todas las noticias que nos llegan del nuevo califato islámico. Cuanto antes sea extirpado ese tumor del planeta, mucho mejor.

Después está la nueva ley que ha aprobado el Parlamento de Cataluña. Una ley contra la homofobia que, en el fondo, se va a convertir en un instrumento para perseguir a aquellos que se destaquen más contra la opinión políticamente correcta acerca de la homosexualidad. El país se va arrojando, cada vez más, hacia un ladera de pendiente más inclinada. Qué triste ver este proceso que nos va a llevar tan lejos en unos cuatro o cinco años. Que Dios nos ampare.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada