domingo, octubre 26, 2014

La ley eclesiástica, la del Antiguo Testamento, la del amor, la ley moral


(Sigue del post de ayer.) Quédate tranquilo, Félix, creo en la verdad del versículo que me has mencionado. Pero en 1 Cor 6, 9-10 también se dice que los inmorales o los maledicentes no heredarán el Reino de Dios. ¿Nunca has sido inmoral? ¿Nunca has hablado mal del prójimo?

Hay que tener cuidado, porque al lanzar la piedra contra ellos, puedes estar lanzándola contra ti. ¿Crees, Félix, que mereces más el Reino de los Cielos que ellos? ¿Consideras que el cielo se merece? ¿Crees que el hermano mayor de la Parábola del Hijo Pródigo hacía bien cerrando la puerta ante el hijo pecador para que entrara en la casa del Padre? ¿No crees que tú (y también yo) no somos ese hermano mayor?

En ningún momento he afirmado que la lujuria sea un acto indiferente; pero no lo es ni la lujuria homosexual ni la heterosexual. Mis palabras en anteriores posts han llegado hasta donde, a mi buen entender, me parece que puede llegar la misericordia de Jesús. Pero no más allá. Yo no quiero ser más estricto que Jesús, pero me cuido de no ser tampoco más misericordioso que Él.

Por eso en la balanza de mi pobre entendimiento peso mis palabras; intento hacer ese pesaje con cuidado, porque daré cuentas de ello al que me encargó ser pastor en su Pueblo. Por eso no sólo peso mis palabras, sino también mis pensamientos. Y, en materia de fe, mis palabras son reflejo de mis pensamientos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada