jueves, octubre 16, 2014

Neovaticano o los laberintos de la mente


Una noche, cuando todavía estaba en Roma, se me ocurrió esta idea: qué interesante sería si se reunieran en un solo edificio las oficinas de todas las congregaciones romanas y de los consejos pontificios.

Me pregunté cómo podría ser ese edificio. La arquitectura siempre ha sido una de mis pasiones. Le fui dando vueltas a la idea a ratos libres. Días y más días de cavilaciones tras la cena: ¡construir un edificio para toda la curia romana! El tema me parecía fascinante como entretenimiento mental. ¿Cómo debería ser ese edificio? ¿Qué estética sería la más conveniente?

La idea fue madurando en mi mente, fue cobrando forma, completándose poco a poco. Al cabo de unas semanas, se me ocurrió que sería bueno poner por escrito algunas de las cosas que se me habían ocurrido para que no se me olvidasen. Porque, al cabo de tanto tiempo, esa idea tenía ya muchos detalles, los cuales no resistirían frente al olvido. Pero esos apuntes eran sólo para mí. Nunca se me ocurrió que alguien los vería.

Pero conforme más aspectos eran puestos sobre el papel, nuevas ideas me venían a la mente. Y así, semana tras semana, las cuatro o cinco hojas iniciales se fueron convirtiendo en una extensa colección de apuntes. Esta colección de apuntes es la que hoy pongo a disposición de todos los lectores bajo el título de Neovaticano.

Esta obra es un conjunto de apuntes personales, de anotaciones reunidas durante cinco años. Me siento muy orgullosa de esta obra, porque por fin he creado una obra completamente loca. Una obra justo en el margen de la razón como verán aquellos que se asomen a ella.

La podréis descargar gratuitamente en este link si tenéis una cuenta gmail:

Si carecéis de una cuenta en gmail para acceder a Google Drive, lo podéis descargar en este otro link:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada