sábado, noviembre 29, 2014

He regresado de un viaje a Bolivia


La foto es de mi último viaje a Suiza. Pero hoy a las 5 de la mañana he aterrizado en el aeropuerto de Barajas. Después de 11 horas de viaje, más una hora de espera en el avión y tres en el aeropuerto, he regresado de Bolivia.

He estado dando algunas predicaciones en la ciudad de Santa Cruz organizadas por los laicos y dominicos que integran el grupo carismático conocido como La Mansión.

Hemos predicado algunos laicos, además de fray Nelsón de Colombia y fray Jamil de Puerto Rico.

Yo me había llevado ropa de abrigo tras mirar la temperatura en La Paz, que era donde pensaba que iba. Pero Santa Cruz no era el nombre del aeropuerto, sino el de una ciudad que estaba en la zona llana del país. Un lugar cálido como Paraguay. Si lo sé me hubiera llevado la sotana blanca de algodón.

Pero ha sido una experiencia muy bonita. Cuatro mil personas llenas de fe y fervor. Una multitud de almas orando con toda devoción, con todas sus fuerzas. Y no sólo orando, sino cantando y moviéndose llenos de entusiasmo.


He vivido estos días en un convento dominico. Lo cual me ha llevado a conocer más a esta importantísima orden para la Iglesia. Ahora los veo con más cariño a los dominicos. Pues antes los miraba sin haber tenido experiencia directa de ellos. Todos ellos se han portado muy bien conmigo. Me he sentido rodeado de hospitalidad y amor todos estos días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada