sábado, noviembre 22, 2014

La anécdota hospitalaria de hoy


Hoy estaba en el hospital esperando un ascensor, iba yo vestido (como siempre) con mi bata blanca de médico sobre el clergyman negro. En un determinado momento, de la puerta de la escalera situada a mi espalda empiezan a salir mujeres embarazadas. Más y más mujeres embarazadas que se quedaban alrededor de mí. 

No era algo normal que, de pronto, te encuentres rodeado por veinte mujeres en estado de buena esperanza.
Ante semejante situación, le pregunté a una de ellas. A lo cual me explicó que el hospital les estaba enseñando el paritorio. 

La última en llegar fue la médico. La cual, al verme rodeado, me dijo: No se asuste, les estamos enseñando esta planta. Y añadió que eso de tener niños está bien, ¿no?


Claro, claro –dije yo-, multiplicaos, multiplicaos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada